GINA Y VIC­TOR

Entramos a su ro­mán­ti­ca bo­da

Hola Panama - - Contenido - Tex­to: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ

L A IGLE­SIA San Fran­cis­co de Asís, en el Cas­co An­ti­guo de la ciu­dad, fue el lu­gar má­gi­co e ideal don­de dos enamo­ra­dos, Gina Pao­la Gaudiano Vac­ca­ro y Víc­tor Eras­mo Mén­dez Spie­gel se­lla­ron su amor an­te Dios. Gina lo­gró que su bo­da tu­vie­se esos to­ques úni­cos pa­ra una ce­le­bra­ción tan es­pe­cial. A Víc­tor le en­can­ta­ron to­das sus ideas. Acom­pa­ña­dos por fa­mi­lia­res y ami­gos, los no­vios dis­fru­ta­ron en el Ame­ri­can Tra­de Ho­tel el día más im­por­tan­te de sus vi­das. Có­mo no com­par­tir su fe­li­ci­dad y di­cha con Ho­la Pa­na­má. —Gina, ¿có­mo fue la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio? ¿La es­pe­ra­bas? —Víc­tor me pi­dió la mano mien­tras ce­ná­ba­mos

en un res­tau­ran­te en New York. La bo­da la pla­nea­mos en tan solo ocho me­ses. —¿Cuán­do fue ce­le­bra­da la bo­da ci­vil? —Fue el 9 de no­viem­bre de 2016 en el Ho­tel Las Cle­men­ti­nas, ubi­ca­do en el Cas­co An­ti­guo, un am­bien­te ma­ra­vi­llo­so y lleno de his­to­ria. —¿Y la ceremonia re­li­gio­sa?

—Gina: El en­la­ce ecle­siás­ti­co fue rea­li­za­do el 21 de enero de este año en la Igle­sia San Fran­cis­co, en la que fui bau­ti­za­da. Sin du­da, fue muy es­pe­cial pa­ra mí y mis fa­mi­lia­res. —¿Quién con­sa­gró su unión an­te Dios? —Tu­vi­mos la ben­di­ción que fue­se el Ar­zo­bis­po Me­tro­po­li­tano de Pa­na­má,

«Pa­ra am­bos la fa­mi­lia es muy im­por­tan­te, siem­pre com­par­ti­mos con nues­tros fa­mi­lia­res y agra­de­ce­mos a Dios por esos mo­men­tos tan es­pe­cia­les»

Mon­se­ñor José Do­min­go Ulloa, que fue asis­ti­do por el Pres­bí­te­ro Ró­mu­lo Da­niel Agui­lar. —¿Có­mo fué la de­co­ra­ción de la igle­sia? —La Igle­sia de San Fran­cis­co de Asís fue re­cien­te­men­te res­tau­ra­da y es­tá tan be­lla que pre­fe­ri­mos no re­car­gar­la con de­ta­lles de­co­ra­ti­vos. Co­lo­ca­mos flo­res en ca­da una de las ban­cas y en el atrio mu­cho fo­lla­je ver­de que da­ba una sen­sa­ción de ele­gan­cia y sim­ple­za, lu­mi­no­si­dad y pu­re­za. —¿Qué mo­men­to de la ceremonia re­li­gio­sa re­cuer­dan con es­pe­cial ca­ri­ño? —Un mo­men­to inol­vi­da­ble fue, cuan­do al so­nar el can­to del “Ave Ma­ría”, em­pe­za­ron a caer pé­ta­los de ro­sas blan­cas des­de la cú­pu­la prin­ci­pal del templo. —La música en la igle­sia dio de qué ha­blar. Fue al­go ma­jes­tuo­so. —Fue be­llí­si­ma la par­ti­ci­pa­ción del Co­ro Po­li­fó­ni­co de Pa­na­má, di­ri­gi­do por la pro­fe­so­ra Elec­tra Castillo, quie­nes se han es­pe­cia­li­za­do en la vo­ca­li­za­ción co­ral de le­tras sa­cras, se­cu­la­res, po­pu­la­res y re­gio­na­les pa­na­me­ñas. —¿Quién les ayu­dó en la de­co­ra­ción de la igle­sia? —Fue un equi­po de pri­me­ra. La de­co­ra­ción es­tu­vo a car­go de la se­ño­ra Pi­lo Le­wis de Rincón de Flo­res, que tie­ne un gus­to ex­qui­si­to pa­ra crear ramos, ca­mi­nos y or­na­men­ta­cio­nes de igle­sias. —¿Con quién te ase­so­ras­te pa­ra que to­do re­sul­ta­ra de ma­ra­vi­lla? —La per­so­na que es­tu­vo jun­to a mí, al pen­dien­te de ca­da de­ta­lle, fue nues­tra wed­ding plan­ner, Cris­ti­na Ale­mán, quien con su em­pre­sa Event So­lu­tions, le dio el to­que per­fec­to a ca­da de­ci­sión pla­ni­fi­ca­da. —¿En qué fue inspirada la de­co­ra­ción de la re­cep­ción? —En el ve­rano. Trans­for­ma­mos el hall del Ame­ri­can Tra­de Ho­tel en un lu­gar ale­gre, vi­vo y fes­ti­vo. Uti­li­za­mos flo­res di­fe­ren­tes y po­co ha­bi­tua­les en la es­ce­na flo­ral pa­na­me­ña, ta­les co­mo gla­dio­los, tu­li­pa­nes, bo­var­dias y ra­nucu­los en to­nos fuc­sias y na­ran­jas ba­jo el for­ma­to de mo­no­cro­mía flo­ral. —Sin du­da, una ver­da­de­ra ex­plo­sión de co­lo­res. —Así es, ca­da flor por co­lor en ba­ses in­di­vi­dua­les. Co­mo com-

«Cuan­do en­tré a la bou­ti­que Gau­dí en­con­tré lo que con tan­to amor bus­ca­ba. Me en­can­tó tan pron­to lo vi, me lo pro­bé y su­pe que era pa­ra mí»

ple­men­to fue­ron in­cor­po­ra­dos li­mo­nes per­sas, na­ran­jas y man­da­ri­nas pa­ra dar­le tex­tu­ras a los arre­glos. Ca­da pie­za en su pro­pio es­pa­cio y el de­sa­rro­llo de pun­tos fo­ca­les e im­por­tan­tes. La ilu­mi­na­ción fue te­nue y el co­lor ám­bar le dio al lu­gar la ca­li­dez ne­ce­sa­ria pa­ra sen­tir la ma­gia del Cas­co Vie­jo.

—¿Quién fue el en­car­ga­do de la de­co­ra­ción de la re­cep­ción?

—No po­día­mos es­co­ger a otro de­co­ra­dor que no fue­ra Alex Gaudiano, quien tie­ne un ex­tra­or­di­na­rio don pa­ra el ma­ne­jo de los arre­glos flo­ra­les y sus de­li­ca­das mez­clas de ele­men­tos ma­de­ra­bles y de ilu­mi­na­ción.

—¿Qué can­ción es­co­gie­ron pa­ra el pri­mer bai­le co­mo es­po­sos?

—Fue una can­ción que nos en­can­ta y que tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy pro­fun­do. «Te Ama­ré» de Miguel Bo­sé.

—¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia de es­co­ger el ves­ti­do que es­tre­na­rías pa­ra este día tan es­pe­cial?

Lue­go de vi­si­tar to­das las tien­das de no­vias pa­na­me­ñas jun­to a mi ma­má, cuan­do en­tré a la bou­ti­que Gau­dí en­con­tré lo que con tan­to amor bus­ca­ba. Me en­can­tó

«Fue be­llí­si­ma la par­ti­ci­pa­ción del Co­ro Po­li­fó­ni­co de Pa­na­má, di­ri­gi­do por la pro­fe­so­ra Elec­tra Castillo, quie­nes se han es­pe­cia­li­za­do en la vo­ca­li­za­ción co­ral de le­tras sa­cras, se­cu­la­res, po­pu­la­res y re­gio­na­les pa­na­me­ñas»

tan pron­to lo vi, me lo pro­bé y su­pe que era pa­ra mí. Aun­que el ves­ti­do es de una re­nom­bra­da di­se­ña­do­ra, le hi­ce al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra im­pri­mir­le mi es­ti­lo. Fue el ves­ti­do so­ña­do.

—¿Dón­de pa­sa­ron la lu­na de miel?

—Pa­ra este via­je tan es­pe­cial es­co­gi­mos vi­si­tar Pa­rís y Ja­pón, que son des­ti­nos in­creí­bles. Si bien Pa­rís ya lo co­no­cía­mos, no ha­bía­mos ido jun­tos. Tam­bién fui­mos a Ja­pón, ya que que­ría­mos co­no­cer jun­tos y por pri­me­ra vez un lu­gar es­pe­cial. Que­da­mos en­can­ta­dos con la cultura ja­po­ne­sa.

—¿Quién pla­neó la lu­na de miel?

—To­dos los de­ta­lles fue­ron pla­nea­dos mi­nu­cio­sa­men­te por Víc­tor, con la ayu­da de sus tías, en la Agen­cia de Via­jes Glo­ria Mén­dez.

—Ade­más de los que ya fue­ron men­cio­na­dos, ¿quié­nes con­for­ma­ron el equi­po de pro­fe­sio­na­les que les ayu­da­ron en este gran día?

—La fo­to­gra­fía la reali­zó Ál­va­ro Ching, un fo­tó­gra­fo y di­se­ña­dor gráfico que es­tu­dió en Madrid, Es­pa­ña. Pa­ra no­so­tros, las fo­tos de nues­tra bo­da son un gran re­cuer­do. No fal­tó la bue­na música, que fue to­ca­da por True­nos y Re­lám­pa­gos; el vi­deo lo pro­du­jo Kai­to Vo­loj, de Uto­pía Films; el dul­ce de no­via fue ela­bo­ra­do por Me­lis­sa Chen y la me­sa de dul­ces fue mon­ta­da por La Co­ci­na de Sofy.

—¿Qué lu­gar tie­ne la fa­mi­lia pa­ra am­bos?

—Pa­ra am­bos la fa­mi­lia es muy im­por­tan­te, siem­pre com­par­ti­mos con nues­tros fa­mi­lia­res y agra­de­ce­mos a Dios por esos mo­men­tos tan es­pe­cia­les.

«Víc­tor me pi­dió la mano mien­tras ce­ná­ba­mos en un res­tau­ran­te en Nue­va York. La bo­da la pla­nea­mos en tan solo ocho me­ses»

Gina lo­gró que su bo­da tu­vie­se esos to­ques úni­cos pa­ra una ce­le­bra­ción tan es­pe­cial. A Víc­tor le en­can­ta­ron to­das sus ideas. Acom­pa­ña­dos por fa­mi­lia­res y ami­gos, los no­vios dis­fru­ta­ron en el Ame­ri­can Tra­de Ho­tel el día más

im­por­tan­te de sus vi­das.

Gina po­sa es­plén­di­da jun­to a su ma­dre y ami­gas de to­da la vi­da. La bo­da es­tu­vo car­ga­da de emo­ción y mu­chas sor­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.