PICKY ZU­BIE­TA

Su en­tre­vis­ta más per­so­nal

Hola Panama - - Contenido - Tex­to: ELI­ZA­BETH CAN­TÚ MA­CÍAS Fo­to­gra­fía: RI­CAR­DO CANINO Pro­duc­ción: AKILES MACHUCA CASTRELLÓN - ADS IMAGES / @ ADS_IMAGES Ma­keup & Hair Sty­ling: JU­LIO CE­SAR AL­VA­RA­DO / @ CESARALVARADO26 Cal­za­do: BELLINI Lo­ca­ción: RES­TAU­RAN­TE CA­BA­NA / @CABANAPANAMA

SU RI­SA se es­cu­cha has­ta el fon­do del pa­si­llo. La en­con­tra­mos gra­ban­do uno de los vi­deos pa­ra su blog “En­tre Li­bras”. Su buen humor, ca­li­dez y es­pon­ta­nei­dad son no­ta­bles y la ener­gía que vuel­ca en ca­da pro­yec­to es una de sus me­jo­res cua­li­da­des. Ella es Ma­ría Patricia Zu­bie­ta, me­jor co­no­ci­da co­mo Piky Zu­bie­ta, una ta­len­to­sa pa­na­me­ña que uti­li­za las re­des so­cia­les pa­ra mos­trar­se a sí mis­ma y a otras mujeres tal cual es, sin com­ple­jos y con ga­nas de co­mer­se la vi­da bo­ca­do a bo­ca­do. Es una mu­jer be­lla, por den­tro y por fue­ra. Sí, con unas li­bras de más, que no le mo­les­tan pa­ra na­da y, so­bre to­das las co­sas, con una sa­na au­to­es­ti­ma que la ha­ce ad­mi­ra­ble. En los in­ter­va­los de su gra­ba­ción, com­par­te, con su ca­rac­te­rís­ti­co buen humor, sus pro­yec­tos y for­ma de ver la vi­da des­de “En­tre Li­bras”.

—¿Qué opi­nas de rom­per el es­te­reo­ti­po que es­ta­ble­ce que las mujeres de­ben ser del­ga­das?

—Los es­te­reo­ti­pos cam­bian de ma­ne­ra cí­cli­ca y cul­tu­ral­men­te son di­ver­sos. El atre­ver­me a ser yo mis­ma, sin tra­tar de en­ca­jar en lo que la so­cie­dad me quie­re im­po­ner, con­lle­va una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Pa­ra mí es im­por­tan­te, ade­más de alen­tar a los que son con­si­de­ra­dos di­fe­ren­tes, no con­ver­tir­me de víc­ti­ma en vic­ti­ma­ria.

—Aquí en Pa­na­má se dis­cri­mi­na mu­cho si la mu­jer es­tá pa­sa­da de pe­so, ¿có­mo has ma­ne­ja­do es­to?

—Mu­chas ve­ces su­frí por las com­pa­ra­cio­nes. He pa­sa­do por to­das las ta­llas y en to­das me han aco­sa­do por mi ta­ma­ño.

—El tér­mino curvy es­tá muy de mo­da. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti?

— “Curvy” es si­nó­ni­mo de mujeres con cur­vas pro­nun­cia­das y cin­tu­ras pe­que­ñas. El fa­mo­so cuer­po de Co­ca Co­la, por ejem­plo: So­fía Ver­ga­ra, Miss Ca­na­dá, Je­nif­fer Ló­pez y Ma­rilyn Mon­roe. Hay

«Los es­te­reo­ti­pos cam­bian de ma­ne­ra cí­cli­ca y cul­tu­ral­men­te son di­ver­sos. El atre­ver­me a ser yo mis­ma, sin tra­tar de en­ca­jar en lo que la so­cie­dad me quie­re im­po­ner, con­lle­va una gran res­pon­sa­bi­li­dad»

otro, muy po­pu­lar, la lla­ma­da “gor­da/plus si­ze”, que es cuan­do la cur­va del vien­tre es pro­nun­cia­da, así co­mo la mía. Es­tá tam­bién el tér­mino “obe­sa”, que es “un con­jun­to de cur­vas en to­da la anato­mía”. La be­lla Tess Ho­lli­day es un ejem­plo. —¿Cuán­do ini­cias el pro­yec­to En­tre Li­bras? —En oc­tu­bre de 2014 hi­ce mi pri­me­ra pu­bli­ca­ción y ese mis­mo año le cam­bié el nom­bre por En­tre Li­bras, al que ele­gí jun­to a mi pri­ma Mó­ni­ca Guz­mán Zu­bie­ta, ya que mis his­to­rias eran re­la­cio­na­das al pe­so: en vez de “en­tre lí­neas” es “en­tre li­bras”. —¿Có­mo te sen­tis­te al ini­cio? —Al ini­cio fue una ca­tar­sis. Bus­ca­ba desaho­gar­me por los pá­ra­mos que pa­sé por ser una mu­jer de ta­lla grande. Me sor­pren­dí mu­chí­si­mo al no­tar la bue­na reac­ción de mis alle­ga­dos. —¿Cuál es el men­sa­je que quie­res llevar? —Es­pe­ro que mi men­sa­je no solo que­de en “el pe­so”, sino en la ac­ti­tud. Es in­creí­ble lo que se pue­de ha­cer cuan­do se cam­bian los pen­sa­mien­tos, cuan­do se ha­ce las paces con uno mis­mo, con el pa­sa­do, cuan­do nos acep­ta­mos. —¿Qué tan im­por­tan­te es la sa­lud pa­ra ti? —Es im­por­tan­te ve­lar por nues­tra sa­lud, no solo la fí­si­ca sino la emo­cio­nal. No se pue­de as­pi­rar a una sino se tie­ne la otra;ye­so no es cues­tión de pe­so sino de ac­ti­tud. —¿Quié­nes son tus pi­la­res?, ¿Có­mo te ha apo­ya­do tu es­po­so? —No veo mi vi­da con al­gún pi­lar en par­ti­cu­lar, sino co­mo un gran mu­ro, don­de to­das las per­so­nas que for­man par­te de mi en­torno tie­nen un va­lor en la cons­truc­ción

del mis­mo. Unos lle­gan pa­ra ayu­dar­me a ha­cer los ci­mien­tos, otros me ayu­dan a di­ri­gir la obra y otros, por muy in­sig­ni­fi­can­te que pa­rez­ca, solo co­lo­can un la­dri­llo; que no es me­nos im­por­tan­te que lo de­más. Paul, mi es­po­so, me da li­ber­tad, paz y es­pe­ran­za. —¿Qué va­lor le das a tu fa­mi­lia?

—Mi fa­mi­lia lo es to­do. Des­de muy jo­ven le pe­dí a Dios por la per­so­na que al­gún día com­par­ti­ría su vi­da con­mi­go y es­toy con­ven­ci­da de que mis ora­cio­nes fue­ron es­cu­cha­das. Soy cons­cien­te que la ma­yo­ría de las co­sas bue­nas que me han pa­sa­do es gra­cias al apo­yo in­con­di­cio­nal de mi es­po­so y de mi hi­ja, ella es mi cheer­lea­der per­so­nal. Co­mo siem­pre di­go: “aquí no so­mos perfectos, pe­ro so­mos felices”. —¿A quié­nes ad­mi­ras? —A to­das las per­so­nas que tie­nen el va­lor de lu­char por sus sue­ños. —¿Có­mo te de­fi­nes? Co­mo una mu­jer que es­tá tra­ba­jan­do con fe­li­ci­dad y a la que en el ca­mino se le han pre­sen­ta­do si­tua­cio­nes que le per­mi­ten con­ta­giar su bue­na ener­gía a di­fe­ren­tes per­so­nas. —¿Qué pa­sa­tiem­pos tie­nes?

—Me en­can­ta leer, es­cri­bir, ha­cer sen­de­ris­mo, padd­le y sue­ño lan­zar­me con un pa­ra­caí­das. —¿Quié­nes son tus au­to­res pre­fe­ri­dos? —Mis au­to­res fa­vo­ri­tos, son José Fran­co, Ja­ne Aus­ten e Isa­bel Allen­de; me gus­tan mu­cho Martin Llo­rens y Pi­lar Sor­do, pe­ro en este mo­men­to ten­go tan­tas ideas y pro­yec­tos en la ca­be­za que me im­pi­den con­cen­trar­me y dis­fru­tar los li­bros. —¿Cuál es tu co­mi­da fa­vo­ri­ta y con qué la acom­pa­ñas? —Una de­li­cio­sa en­sa­la­da de qui­noa con un ba­ti­do de pro­teí­na es al­go que nun­ca vas a es­cu­char de mí. Me en­can­tan los ma­ris­cos y los dis­fru­to mu­cho con un buen vino blan­co. —Ha­blan­do de co­mi­das…¿ Si­gues al­gu­na ru­ti­na de ejer­ci­cio? —Tra­to de man­te­ner mis ca­mi­na­tas ma­tu­ti­nas y de ha­cer por lo me­nos una vez a la se­ma­na stand up padd­le. Tam­bién aca­bo de em­pe--

«Es­pe­ro que mi men­sa­je no solo que­de en “el pe­so”, sino en la ac­ti­tud. Es in­creí­ble lo que se pue­de ha­cer cuan­do se cam­bian los pen­sa­mien­tos, cuan­do se ha­ce las paces con uno mis­mo, con el

pa­sa­do, cuan­do nos acep­ta­mos»

zar nue­va­men­te en las cla­ses de dan­cea­ton y fla­men­co. —Adi­cio­nal a “En­tre Li­bras” ¿A qué otros pro­yec­tos te de­di­cas? —Ac­tual­men­te co­la­bo­ro con la re­vis­ta Mu­jer en la co­lum­na Ac­ti­tud Plus, con un es­pa­cio de­di­ca­do a la mo­da de ta­llas gran­des. En el mor­ning show AJI, de Nex Tv, ten­go un seg­men­to se­ma­nal de­di­ca­do al es­ti­lo de vi­da de las mujeres de ta­llas gran­des lla­ma­do “Vi­ve tus cur­vas”. Ade­más for­mo par­te del equi­po de crea­ti­vi­dad del pro­gra­ma de humor La Cás­ca­ra, en TVN, en que se re­crean las his­to­rias con las cua­les em­pe­cé En­tre Li­bras. He par­ti­ci­pa­do en el círcu­lo de con­fe­ren­cias de Trián­gu­lo de la Mu­jer. Este año or­ga­ni­cé la pri­me­ra pa­sa­re­la de no­vias plus si­ze del Bridal Week. Uno de mis tex­tos fue ele­gi­do pa­ra ser par­te de un con­jun­to de es­cri­tos que con­for­man un li­bro con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. Ten­go pro­yec­tos a con­cre­tar­se pron­to, Dios pri­me­ro, pe­ro el pro­yec­to más im­por­tan­te pa­ra mí es ser ma­dre y es­po­sa. —¿Cuá­les son tus próximos pla­nes? —Me en­can­ta­ría te­ner mi pro­pio pro­gra­ma de te­le­vi­sióny es­pe­ro poder se­guir ayu­dan­do con char­las y crear pro­gra­mas den­tro de las es­cue­las, no solo por el bullyng sino pa­ra es­ti­mu­lar la au­to­con­fian­za.

Ma­ría Patricia Zu­bie­ta, me­jor co­no­ci­da co­mo Piky Zu­bie­ta, es una ta­len­to­sa pa­na­me­ña que uti­li­za las re­des so­cia­les pa­ra mos­trar­se a sí mis­ma y a otras mujeres tal cual es, sin com­ple­jos y con ga­nas de co­mer­se la vi­da bo­ca­do a bo­ca­do.

Es una mu­jer be­lla, por den­tro y por fue­ra. Sí, con unas li­bras de más, que no le mo­les­tan pa­ra na­da y, so­bre to­das las co­sas, con una sa­na au­to­es­ti­ma que la ha­ce ad­mi­ra­ble. En los in­ter­va­los de su gra­ba­ción, com­par­te, con su ca­rac­te­rís­ti­co buen humor, sus pro­yec­tos y for­ma de ver la vi­da des­de “En­tre Li­bras”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.