CA­MI­LO NAVARRO

«Cul­ti­va­mos nues­tra com­pli­ci­dad a tra­vés de una gran co­mu­ni­ca­ción; res­pe­ta­mos el es­pa­cio per­so­nal del otro y apo­ya­mos las de­ci­sio­nes de ca­da uno»

Hola Panama - - Contenido -

En­tra­mos a su es­pec­ta­cu­lar bo­da pa­ri­si­na

CO­MO EN UN cuen­to de ha­das, los hoy es­po­sos Navarro Dufaur con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio en un cas­ti­llo de en­sue­ño en Pa­rís, Fran­cia. Una bo­da íntima e idí­li­ca col­ma­da de mo­men­tos emo­ti­vos y con gran ale­gría, acom­pa­ña­dos por los fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos. El fle­cha­zo, que ocu­rrió en un bar ubi­ca­do en el Cas­co An­ti­guo, fue so­lo el ini­cio de un ma­ra­vi­llo­so ro­man­ce de dos años. Des­de en­ton­ces Ca­mi­lo Navarro y Julie Dufaur no se han se­pa­ra­do ni un ins­tan­te. —¡Pa­rís!, el es­ce­na­rio per­fec­to…

—Julie: Es­co­gi­mos Fran­cia y el Châ­teau D´Ar­tigny pa­ra que nos acom­pa­ña­ran mis fa­mi­lia­res y ami­gos.

—Ca­mi­lo: Fue in­creí­ble, dis­fru­ta­mos de un es­ce­na­rio má­gi­co, al sur de Pa­rís en la re­gión de los cas­ti­llos del va­lle de la Loi­re. —¿Có­mo fue la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio? ¿La es­pe­ra­bas? —Julie: En mi cum­plea­ños Ca­mi­lo me lle­vó al Cas­co An­ti­guo, a un lu­gar don­de unos años atrás ha­bía­mos ce­le­bra­do nues­tro pri­mer año nue­vo co­mo pa­re­ja. Allí me hi­zo su pro­pues­ta allí, la cual no es­pe­ra­ba pa­ra na­da. ¡Fue una ver­da­de­ra sor­pre­sa y el me­jor re­ga­lo de cum­plea­ños!

—Ca­mi­lo: ¡Fue to­do sú­per emo­cio­nan­te! A es­co­ger el ani­llo me ayu­dó mi her­ma­na, Bea­triz Navarro de Obal­día. Le en­tre­gue una ca­ji­ta de «re­ga­lo» y era el ani­llo.

—No de­bió ser fá­cil or­ga­ni­zar una bo­da a la dis­tan­cia, vi­vien­do am­bos en Pa­na­má ¿Có­mo lo­gra­ron que to­do que­da­ra per­fec­to? —Julie: Mis pa­dres, es­tan­do en Fran­cia, vi­si­ta­ron va­rios cas­ti­llos y es­co­gie­ron el Châ­teauD´Ar­tigny.

—Ca­mi­lo: Exac­to, la lo­gís­ti­ca de la bo­da fue ma­ne­ja­da a dis­tan­cia en­tre Julie, su ma­dre Clau­de Dufaur y la coor­di­na­do­ra de la bo­da Ale­xa Re­cep­tion. —El equi­po en que se apo­ya­ron fue fun­da­men­tal.

—Julie: Así es. Con­ta­mos con un ex­ce­len­te equi­po, que in­clu­yó a la di­rec­to­ra co­mer­cial del Châ­teau d´Ar­tigny, la coor­di­na­do­ra de bo­da Ale­xa Re­cep­tion, la flo­ris­te­ría Ate­lier en Her­be y el equi­po de Be­lle­za de ACT´9; to­dos re­si­den en Mont­ba­zon y Tours, a po­ca dis­tan­cia del cas­ti­llo. —La de­co­ra­ción es­tu­vo ma­jes­tuo­sa y col­ma­da de de­ta­lles…

Julie: El Châ­teau d´Ar­tigny tie­ne una de­co­ra­ción de es­ti­lo Re­nais­san­ce y pre­fe­ri­mos op­tar por un dé­cor clá­si­co, ele­gan­te, en to­na­li­da­des mar­fil y ro­jo pro­fun­do; pa­ra agre­gar una no­ta ro­mán­ti­ca al es­ti­lo de­co­ra­ti­vo ya muy mar­ca­do del Châ­teau. —El Châ­teau se pres­ta pa­ra ha­cer am­bien­tes ma­ra­vi­llo­sos y úni­cos…

—Julie: Ce­le­bra­mos ca­da mo­men­to fuer­te de la bo­da en sus di­ver­sos sa­lo­nes. La ce­re­mo­nia se vis­tió de to­na­li­da­des oro y ro­jo, tan apa­sio­na­das y pro­fun­das

co­mo nues­tra re­la­ción; el coc­tel fue en el sa­lón ver­de, abrien­do so­bre la te­rra­za; la ce­na fue ser­vi­da en el Gran Sa­lón do­ra­do y el bai­le en el bar azul; to­do muy cozy. Op­ta­mos por una de­co­ra­ción con las flo­res y esen­cias de tem­po­ra­da que es­co­gió Ate­lier en Her­be. De­bi­do a la al­tu­ra de te­cho del Châ­teau ele­gi­mos arre­glos al­tos . Ca­da sa­lón tu­vo su su pro­pia de­co­ra­ción. —¿En cuán­to tiempo pla­nea­ron la bo­da?

—Ca­mi­lo: In­creí­ble­men­te, fue so­lo en 10 me­ses.

—¿Qué can­ción es­co­gie­ron pa­ra el pri­mer bai­le co­mo es­po­sos? —Julie: Ca­mi­lo y yo ama­mos la can­ción So­mew­he­re Be­yond the Sea, de Bobby Da­rin. —¿Qué mo­men­tos emo­cio­nan­tes que­da­ron en sus me­mo­rias?

—Julie: An­tes de la ce­re­mo­nia, cuan­do los in­vi­ta­dos y Ca­mi­lo es­pe­ra­ban mi en­tra­da, el ba­jar por las escaleras prin­ci­pa­les del Châ­teau del bra­zo de mi pa­pá, quien me en­tre­gó.

—Ca­mi­lo: Ese fue sin du­da el mo­men­to de ma­yor emo­ción, ya que am­bos hi­ci­mos nues­tra en­tra­da fren­te a to­dos los in­vi­ta­dos, lo que mar­có el co­mien­zo de la ce­le­bra­ción. —To­das las no­vias tie­nen su pro­pia his­to­ria a la ho­ra de es­co­ger el ves­ti­do pa­ra el gran día ¿Có­mo fue tu ex­pe­rien­cia? —Fue un pro­ce­so bas­tan­te ago­ta­dor, que lle­vé a ca­bo prác­ti­ca­men­te so­la, ya que mi ma­dre es­ta­ba en Fran­cia. Re­co­rrí va­rias ve­ces las tien­das más des­ta­ca­das de Pa­na­má sin en­con­trar mo­de­lo que tu­vie­ra “the right fit”, has­ta que lle­gué a tien­da KALAS, en Mar­be­lla, don­de en­con­tré el ves­ti­do ideal pa­ra la bo­da y fui aten­di­da a la per­fec­ción. —Te veías ra­dian­te. ¿Qué fue lo que más te gus­tó de tu ves­ti­do? —Me lla­mó la aten­ción por su ele-

Ca­mi­lo: «Nues­tra bo­da, de al­gu­na ma­ne­ra, nos ha per­mi­ti­do cre­cer co­mo in­di­vi­duos y co­mo pa­re­ja. Nos sen­ti­mos más fuer­tes y

com­pe­ne­tra­dos que nun­ca»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.