GAIA TRUSSARDI

Co­mo sa­ca­do de la pe­lí­cu­la «Bla­de Run­ner», 900 ár­bo­les for­man un bos­que, de sie­te mil me­tros cua­dra­dos, por la fa­cha­da del edi­fi­cio, que ha si­do de­sig­na­do el más bo­ni­to del mun­do

Hola Panama - - Contenido -

Nos in­vi­ta a su es­pec­ta­cu­lar re­si­den­cia en Mi­lán

NOS en­con­tra­mos en la par­te fu­tu­ris­ta de Mi­lán, en la que des­ta­can los edi­fi­cios más mo­der­nos y re­vo­lu­cio­na­rios, con las fa­cha­das de es­pe­jo re­fle­jan­te, co­mo en una pe­lí­cu­la de «Bla­de Run­ner». Y es aquí don­de vi­ve nues­tra pro­ta­go­nis­ta, Gaia Trussardi, ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una de las em­pre­sas fa­mi­lia­res más im­por­tan­tes del mun­do de la mo­da. Su ca­sa, co­no­ci­da co­mo «El bos­que ver­ti­cal», una eco­obra del ar­qui­tec­to Ste­fano Boe­ri, es un mo­de­lo de in­te­gra­ción ve­ge­tal, en ple­na ciu­dad, en el que 900 ár­bo­les de dis­tin­tas al­tu­ras y es­pe­cies for­man un bos­que de sie­te mil me­tros cua­dra­dos por la fa­cha­da del edi­fi­cio, ele­gi­do por se­gun­da vez co­mo «el más bo­ni­to del mun­do». Es­pa­cios abier­tos, lu­mi­no­sos y si(SI­GUE)

len­cio­sos, atar­de­ce­res pre­cio­sos con vis­tas con el fon­do del «sky­li­ne», don­de es tan evi­den­te la di­fe­ren­cia en­tre lo an­ti­guo y lo nue­vo. Gaia, apa­sio­na­da del ar­te y de la mú­si­ca, an­tro­pó­lo­ga y so­ció­lo­ga, es, des­de hace tres años, di­rec­to­ra crea­ti­va de Trussardi, a la que ha apor­ta­do su nue­va vi­sión de la mo­da y la ha aco­pla­do a len­gua­jes con­tem­po­rá­neos. Ins­tin­ti­va y al mis­mo tiempo equi­li­bra­da, ob­ser­va aten­ta­men­te to­do lo nue­vo, dan­do siem­pre a las co­sas

Gaia, que ha es­tu­dia­do An­tro­po­lo­gía y So­cio­lo­gía, es di­rec­to­ra crea­ti­va de la fir­ma, a la que ha apor­ta­do su nue­va vi­sión de la mo­da: «Una ele­gan­cia “co­ol” to­tal­men­te con­tem­po­rá­nea», ex­pli­ca

una ex­pli­ca­ción cul­tu­ral que va más allá de su he­ren­cia fa­mi­liar y de sus es­tu­dios, cen­tra­da en crear un nue­vo ti­po de es­té­ti­ca.

—Há­bla­nos de es­te bos­que ver­ti­cal…

—Al prin­ci­pio, no con­ven­cía en ab­so­lu­to a la ciu­dad y lo re­cha­za­ba por­que, co­mo sue­le pa­sar, to­do lo nue­vo no en­cuen­tra una­ni­mi­dad y da mie­do. Sin em­bar­go, des­pués de lle­var vi­vien­do aquí un año, me doy cuen­ta de que es un edi­fi­cio muy fo­to­gra­fia­do y los tu­ris­tas pa­san y lo ad­mi­ran. Lo que me atra­jo, pre­ci­sa­men­te, fue la ar­qui­tec­tu­ra, por­que me pa­re­cía aco­ge­do­ra con la idea del ver­de. Es­ta­ba can­sa­da de vi­vir en el Mi­lán bur­gués, al que me tras­la­dé hace tre­ce años: esas tí­pi­cas ca­sas aris­to­crá­ti­cas con es­tu­cos en las pa­re­des y as­cen­sor tra­di­cio­nal. To­do muy bo­ni­to, pe­ro ne­ce­si­ta­ba con­fort y, so­bre to­do, vis­tas y Na­tu­ra­le­za.

—Ha­brás, en­ton­ces, dis­fru­ta­do de­co­ran­do los es­pa­cios.

—He man­te­ni­do los sue­los y los es­pa­cios tal y co­mo es­ta­ban pla­nea­dos. En las pa­re­des he que­ri­do dar co­lor a ca­da ha­bi­ta­ción y, es­pe­cial­men­te, ha­cer en­trar el ver­de en ca­sa. Así que, ade­más de las pa­re­des y el sa­lón o zo­na de es­tar, he de­ci­di­do lle­var al in­te­rior ele­men­tos que pue­dan re­cor­dar la Na­tu­ra­le­za, in­clu­so de for­ma muy pop, co­mo el cua­dro de Rob Pruitt con el pan­da, el mo­ti­vo de jun­gla, al­fom­bras flo­ra­les…

—Ade­más, tie­nes obras de ar­te, una pa­sión que ha­brás he­re­da­do de tu pa­dre.

—Di­ga­mos que, se­gu­ra­men­te, he vi­vi­do des­de pe­que­ña por os­mo­sis el in­te­rés por el ar­te gra­cias a mis pa­dres, aun­que ten­gan gus­tos en­te­ra­men­te dis­tin­tos a los míos. Mi ma­dre ha si­do siem­pre una co­lec­cio­nis­ta de ar­te mo­derno: De Chi­ri­co, Ba­con, et­cé­te­ra. A mi pa­dre, en cam­bio, le apa­sio­na­ba des­cu­brir ar­tis­tas y lue­go ha­cer­se ami­go, cul­ti­var una re­la­ción, pen­sar jun­tos so­bre las obras con las que de­co­rar las ca­sas; se veía mu­cho con Sa­gra, Ar­nal­do Po­mo­do­ro, Co­dre y otros es­cul­to­res y se di­ver­tía. Me gus­ta ese con­cep­to de la re­la­ción hu­ma­na, con­ce­bir las obras jun­tos. Yo ten­go con el ar­te una re­la­ción es­pe­cial en cuan­to que es muy ins­tin­ti­va. No soy una co­no­ce­do­ra an­sio­sa y aca­dé­mi­ca del ar­te, pe­ro cier­tos co­no­ci­mien­tos sí que (SI­GUE)

«Ne­ce­si­ta­ba un cam­bio. De vi­vir en las tí­pi­cas ca­sas aris­to­crá­ti­cas, con es­tu­cos y as­cen­sor tra­di­cio­nal, a es­tar aquí, con in­creí­bles vis­tas, con­fort y ve­ge­ta­ción»

los ten­go, por lo que he es­tu­dia­do en la es­cue­la y lue­go por la fun­da­ción de ar­te que re­gen­ta mi her­ma­na, lo que me per­mi­te se­guir to­dos los mo­vi­mien­tos del ar­te con­tem­po­rá­neo. Me fio de mi ins­tin­to, me gus­ta mu­cho com­prar e in­tere­sar­me por ar­tis­tas que pro­vo­can, por los que sien­to cier­ta emo­ción, más allá del va­lor eco­nó­mi­co y por cuán­to es­tán co­ti­za­dos o no.

—¿Te has traí­do en­ton­ces mu­cho de lo que tú ya te­nías?

—Sí, pe­ro lo he ra­cio­na­li­za­do de for­ma dis­tin­ta. Ten­go mu­chos cua­dros de Del Pez­zo por­que me en­can­ta el uni­ver­so, el in­fi­ni­to de fi­gu­ras geo­mé­tri­cas y el fon­do es­tre­lla­do que, por otra par­te, me re­cuer­dan a cier­tas obras de De Chi­ri­co, aun­que es­tén muy dis­tan­tes. Los co­lo­res pri­ma­rios de es­tos cua­dros se re­fle­jan, ade­más, en el res­to de co­lo­res de la ca­sa. A pri­me­ra vis­ta, pa­re­ce que no ha­ya cohe­ren­cia, pe­ro la cohe­ren­cia sí exis­te por­que el gra­fis­mo es sua­ve, no es mi­ni­ma­lis­ta y aus­te­ro y sí pop, aun­que no de­ma­sia­do le­jos del es­ti­lo «pop art». Tam­bién hay al­go de tra­di­ción en pie­zas co­mo la lám­pa­ra de ara­ña de mi abue­la, col­ga­da en una es­qui­na, o la «chai­se(SI­GUE)

«En los úl­ti­mos quin­ce años, he cam­bia­do do­ce ve­ces de ca­sa. No quie­ro trans­mi­tir a mis hi­jos la idea de ape­gar­se a una de­ter­mi­na­da. Pre­fie­ro que ten­gan am­pli­tud de vis­tas y creen su ho­gar don­de quie­ra que es­tén»

lon­gue» de piel, que mi pa­dre di­se­ñó en los años ochen­ta; los si­llo­nes en las ha­bi­ta­cio­nes de los ni­ños, que tam­bién eran de una abue­la y que he vuel­to a ta­pi­zar con piel de co­lo­res, por­que te­nían una de es­tas ta­pi­ce­rías con flo­res ti­po lien­zo que, en una ha­bi­ta­ción pa­ra ni­ño, no en­ca­ja­ban. Es, en fin, un es­ti­lo muy ecléc­ti­co pe­ro muy pre­ci­so. No es vic­to­riano con Bauhaus o años cin­cuen­ta. —¿Es­ta ca­sa es tu re­fu­gio?

—La ver­dad, mu­dar­me aquí no me ha su­pues­to un gran tras­torno. En los úl­ti­mos quin­ce años he cam­bia­do de ca­sa una do­ce­na de ve­ces. Tam­po­co quie­ro trans­mi­tir a mis hi­jos la idea de una ca­sa a la que ten­gan que ape­gar­se, por­que no trae na­da bueno. Pre­fie­ro que ten­gan am­pli­tud de vis­tas y se creen su ho­gar don­de quie­ra que es­tén. En mi ca­so, aho­ra aquí me sien­to en ca­sa, pe­ro pue­de que sea so­lo una eta­pa. No lo sé.

—¿Qué su­po­ne pa­ra ti ser di­rec­to­ra crea­ti­va de Trussardi?

—Ofi­cial­men­te, me he in­cor­po­ra­do hace tres años, pe­ro lle­vo ya en la em­pre­sa unos tre­ce. Des­pués de ha­ber te­ni­do cam­bios en la di­rec­ción crea­ti­va en los úl­ti­mos años, mi pri­mer ob­je­ti­vo ha si­do de­vol­ver cier­tos có­di­gos precisos de la mar­ca. Ese ha si­do mi pri­mer pa­so. Lue­go, más que preo­cu­par­me del di­se­ño del ves­tua­rio, mi ob­je­ti­vo era crear y fo­men­tar cier­to ti­po de es­té­ti­ca, lo que sig­ni­fi­ca in­sis­tir so­bre de­ter­mi­na­das pren­das, de­ter­mi­na­dos cor­tes o co­lo­res, com­bi­na­cio­nes de te­ji­dos de cier­to ti­po con de­ter­mi­na­das tex­tu­ras, de bo­to­nes y de­ta­lles de cos­tu­ra que, aun­que a pri-

«Con trein­ta y sie­te años y ma­dre de dos hi­jos, di­ver­tir­me no sig­ni­fi­ca ir a bai­lar, sino sa­lir com­ple­ta­men­te de la ru­ti­na dia­ria: ir­me en co­che, to­car la gui­ta­rra con los ami­gos, en­con­trar­nos en un bar…»

me­ra vis­ta no re­sul­tan tan evi­den­tes, con el tiempo crean con­sis­ten­cia y es­ti­lo, has­ta que pa­se que una cier­ta com­bi­na­ción de te­ji­dos te re­cuer­de a Trussardi. No me in­tere­sa que sea una pren­da pre­ci­sa o un di­se­ño pre­ci­so, sino un equi­li­brio, una es­té­ti­ca.

—Has de­fi­ni­do tu con­cep­to co­mo ele­gan­te«co­ol».

—Sí, he in­sis­ti­do pre­ci­sa­men­te so­bre el len­gua­je. Has­ta aho­ra, se nos ha co­no­ci­do co­mo mar­ca clá­si­ca y tra­di­cio­nal, pe­ro el ele­gan­te clá­si­co en­ve­je­ce. Te­ne­mos una vi­sión com­ple­ta­men­te con­tem­po­rá­nea. Yo, ade­más, he te­ni­do un es­ti­lo de vi­da muy di­ná­mi­co y ecléc­ti­co, de­por­te, via­jes, et­cé­te­ra. Por eso, pa­ra mí, la pa­la­bra ele­gan­cia no im­pli­ca al­go vie­jo, sino to­do lo con­tra­rio, pe­ro acom­pa­ña­da por otras pa­la­bras que la si­gan dan­do im­por­tan­cia: ele­gan­te-«co­ol», ele­gan­te-pop, et­cé­te­ra.

—Tus fuen­tes de ins­pi­ra­ción, tu vi­sión de la so­cie­dad, ¿na­cen tam­bién de tu for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria?

—Efec­ti­va­men­te he es­tu­dia­do An­tro­po­lo­gía y So­cio­lo­gía en una Uni­ver­si­dad ame­ri­ca­na en Lon­dres y es­toy muy sa­tis­fe­cha con mis es­tu­dios por­que me si­guen sir­vien­do aho­ra, quin­ce años des­pués de li­cen­ciar­me. Creo que la so­cio­lo­gía aquí, en Ita­lia, es­tá más orien­ta­da ha­cia cien­cias po­lí­ti­cas, pe­ro don­de yo la es­tu­dié se en­fo­ca­ba en des­cu­brir­lo to­do y abrir los ojos an­te to­do: se pa­sa de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas a la his­to­ria de la so­cio­lo­gía clá­si­ca y an­tro­po­lo­gía. Y por an­tro­po­lo­gía no se en­tien­de so­lo, por un de­cir, el es­tu­dio de los in­dí­ge­nas de la (SI­GUE)

Ama­zo­nia, sino an­tro­po­lo­gía tam­bién cor­pó­rea, có­mo te­ner en cuen­ta las di­fe­ren­cias de per­so­na­li­dad, re­la­ti­vis­mo an­tro­po­ló­gi­co que pue­de apli­car­se tam­bién en el in­te­rior de una em­pre­sa y có­mo po­der uti­li­zar es­tos co­no­ci­mien­tos et­no­grá­fi­cos pa­ra po­der lue­go optimizar el tra­ba­jo de los equi­pos. Se pa­sa de los es­tu­dios de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en­tre la gen­te a có­mo se en­cau­za a tra­vés del «mar­ke­ting» de las gran­des em­pre­sas por la te­le­vi­sión. Se es­tu­dia to­do. —¿Có­mo te ins­pi­ras?

—Yo soy muy ins­tin­ti­va y no me pa­ro a pen­sar sen­ta­da a la me­sa. Lo sien­to siem­pre co­mo un «flash» mien­tras ca­mino por la ca­lle o es­toy con­du­cien­do… De re­pen­te, sien­to co­mo una vi­sión, una pe­que­ña chis­pa que lue­go hace ex­plo­tar mi­les de co­ne­xio­nes.

—Cuan­do no tra­ba­jas o no es­tás en ca­sa, ¿qué ha­ces?

—Via­jar, aun­que úl­ti­ma­men­te no lo ha­go mu­cho. Des­de hace unos seis me­ses en­cuen­tro que los via­jes de es­tu­dio a ni­vel de mer­ca­do ya no me es­ti­mu­lan, pe­ro pue­de que sea so­lo una fa­se, en el sen­ti­do de que hay de­ma­sia­da in­for­ma­ción y no ne­ce­si­to aña­dir más. Pue­do, qui­zá, ne­ce­si­tar más ex­pe­rien­cias y sen­tir, pe­ro eso de unas ex­pe­rien­cias di­ver­si­fi­ca­das es di­fí­cil de en­con­trar en gran­des ciu­da­des; pue­des ir al mu­seo o al res­tau­ran­te o don­de quie­ras, ya pue­des en­con­trar de to­do en to­das par­tes. La vi­da ur­ba­na, des­de ese pun­to de vis­ta, ya no me ins­pi­ra. Me ins­pi­ra lo opues­to, el ais­la­mien­to, el con­tac­to con la Na­tu­ra­le­za, los si­len­cios… Via­jar ya se hace por tra­ba­jo, así que es­toy siem­pre por la ciu­dad. La in­for­ma­ción te lle­ga en cual­quier ca­so. —¿Có­mo te di­vier­tes?

—Te­nien­do trein­ta y sie­te años y dos hi­jos, se­gu­ro que no voy a la dis­co­te­ca o las sa­las de bai­le. Pa­ra mí, di­ver­tir­me sig­ni­fi­ca el lu­jo de po­der des­pe­gar­me com­ple­ta­men­te de la ru­ti­na dia­ria. Una sa­li­da en co­che, to­car la gui­ta­rra con los ami­gos, en­con­trar­nos en un bar… —¿Tie­nes una ru­ti­na dia­ria?

—Sí, es im­pres­cin­di­ble. Me des­pier­to, lle­vo a los ni­ños al co­le­gio y vuel­vo a ca­sa pa­ra ha­cer ejer­ci­cio cin­cuen­ta o se­sen­ta mi­nu­tos; lue­go, du­cha y ofi­ci­na. Cuan­do pue­do, voy a es­quiar o a la pla­ya. —¿Tu gran pa­sión?

—La mú­si­ca, aun­que, a ve­ces, me pa­rez­ca que no ten­go ni tiempo pa­ra apa­sio­nar­me. Rea­li­za­cion y tex­to: NANÁ BOTTAZZI Fo­to po­sa­do: FER­NAN­DO LOM­BAR­DI Fo­to ca­sa: GIORGIO BARONI Tra­jes y com­ple­men­tos: TRUSSARDI

Tras la muer­te del pa­dre y del her­mano ma­yor de Gaia, en sen­dos ac­ci­den­tes de trá­fi­co, las mu­je­res de la fa­mi­lia to­ma­ron las rien­das de la em­pre­sa por pri­me­ra vez en su cen­te­na­ria his­to­ria

Con la ca­mi­se­ta de la em­bar­ca­ción de su ma­ri­do, el ca­ta­ma­rán «Ma­li­zia», Beatrice ha vi­vi­do con emo­ción la re­ga­ta en aguas de Ma­llor­ca

«Lo que me atra­jo pre­ci­sa­men­te de es­ta ca­sa —nos cuen­ta Gaia Trussardi— fue la ar­qui­tec­tu­ra, por­que me pa­re­cía aco­ge­do­ra con la idea del ver­de. Ne­ce­si­ta­ba con­fort y, so­bre to­do, ve­ge­ta­ción». Iz­quier­da, vis­ta del es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio don­de vi­ve, co­no­ci­do mun­dial­men­te co­mo «El bos­que ver­ti­cal», en el que las plan­tas crean un mi­cro­cli­ma que pro­te­ge a las vi­vien­das de la con­ta­mi­na­ción

«Ade­más de las pa­re­des y el sa­lón o zo­na de es­tar —cuen­ta Gaia Trussardi—, he de­ci­di­do lle­var al in­te­rior ele­men­tos que pue­dan re­cor­dar la Na­tu­ra­le­za, in­clu­so de for­ma muy pop, co­mo el cua­dro de Rob Pruitt con el pan­da (en la fo­to de al la­do)». Y aña­de: «He man­te­ni­do los sue­los y los es­pa­cios tal y

co­mo es­ta­ban pla­nea­dos»

En la co­ci­na (so­bre es­tas lí­neas) y en el dor­mi­to­rio, los apa­ra­tos es­tán co­nec­ta­dos con lia­nas y ra­mas. El bam­bú de la jun­gla, siem­pre so­bre fon­do ver­de. «To­dos es­tos ele­men­tos ha­cen pen­sar que al­guien vi­ve den­tro de ese bos­que y, cla­ra­men­te, en cla­ve pop, di­ver­ti­da y eclé­ti­ca, que, a fin de cuen­tas, es un po­co mi es­ti­lo», con­fie­sa Gaia. En la otra pá­gi­na, las vis­tas que se ven des­de el co­me­dor pa­re­cen trans­por­tar­nos a una ciu­dad del fu­tu­ro

«Al prin­ci­pio —re­cuer­da Gaia, mien­tras po­sa, a la iz­quier­da, en el dor­mi­to­rio—, el edi­fi­cio no con­ven­cía en ab­so­lu­to a la ciu­dad, que lo re­cha­za­ba por­que, co­mo sue­le pa­sar, to­do lo nue­vo no en­cuen­tra una­ni­mi­dad y da mie­do». Iz­quier­da aba­jo, cuar­to de ba­ño «mi­ni­mal», y de­re­cha, rin­cón pa­ra la prác­ti­ca del bo­xeo y ha­cer ejer­ci­cio

«Se­gu­ra­men­te, he vi­vi­do des­de pe­que­ña por os­mo­sis el in­te­rés por el ar­te gra­cias a mis pa­dres —ex­pli­ca Gaia Trussardi—, aun­que ten­gan gus­tos en­te­ra­men­te dis­tin­tos a los míos. Mi ma­dre ha co­lec­cio­na­do siem­pre ar­te mo­derno, De Chi­ri­co, Ba­con… Y a mi pa­dre, en cam­bio, le apa­sio­na­ba des­cu­brir ar­tis­tas y lue­go ha­cer­se ami­go, cul­ti­var una re­la­ción, pen­sar jun­tos so­bre las obras con las que de­co­rar las ca­sas». Iz­quier­da, una de las te­rra­zas, con in­creí­bles vis­tas

Beatrice Bo­rromeo ob­ser­va son­rien­te a su ma­ri­do, Pie­rre Ca­si­rag­hi, que, al igual que el año pa­sa­do, ha par­ti­ci­pa­do en la Co­pa del Rey de Ve­la, pa­tro­ci­na­da por Map­fre y BMW, que se dis­pu­tó en la bahía de Pal­ma. En la otra pá­gi­na, arri­ba, el hi­jo de Ca­ro­li­na de Mó­na­co, a bor­do del ca­ta­ma­rán «Ma­li­zia», gui­ña el ojo a su mu­jer en el puer­to. Aba­jo iz­quier­da, el sa­lu­do de Pie­rre y el Rey Fe­li­pe VI, que par­ti­ci­pó a bor­do del «Ai­fos». A la de­re­cha, Beatrice ani­man­do a su ma­ri­do con la ca­mi­se­ta del equi­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.