CH­RIS­TIAN RO­JAS Y VA­LEN­TI­NA CO­LLA­DO CE­LE­BRAN EL AMOR CON UNA ES­PEC­TA­CU­LAR BO­DA EN MÉ­XI­CO

Amor a pri­me­ra vis­ta, una bo­da de en­sue­ño y la lu­na de miel per­fec­ta por los paí­ses más exó­ti­cos de Asia

Hola Panama - - Mundo Singular - Tex­to: SOFÍA MÉN­DEZ Fo­to­gra­fías: MAU­REEN M. EVANS

¡UNA BO­DA de cuen­to de ha­das! Así fue la unión en­tre la es­pec­ta­cu­lar re­fe­ren­te de la mo­da y edi­to­ra de mo­da de la re­vis­ta Vo­gue Mé­xi­co, Va­len­ti­na Co­lla­do, con el em­pre­sa­rio cos­ta­rri­cen­se Ch­ris­tian Ro­jas. El es­ti­lo ma­rro­quí, pro­pio del des­tino fa­vo­ri­to de la no­via, ador­nó la Ha­cien­da his­tó­ri­ca San­ta Inés. Lo que an­tes era una azu­ca­re­ra, se con­vir­tió en el es­ce­na­rio per­fec­to para que el amor de es­ta pa­re­ja abrie­ra un nue­vo ca­pí­tu­lo. Las cú­pu­las y el am­bien­te rús­ti­co y poco co­mún le die­ron un to­que úni­co al am­bien­te, que ade­más man­tu­vo, co­mo nin­gún otro, el efec­to sor­pre­sa, pues sus columnas y ar­cos pro­pi­cia­ban el es­pa­cio per­fec­to para rea­li­zar las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des en zo­nas dis­tin­tas, sin re­ve­lar lo que se­guía a con­ti­nua­ción. La his­to­ria de amor sur­gió a pri­me­ra vis­ta, con un men­sa­je de Fa­ce­book por par­te de Ch­ris­tian que no tu­vo res­pues­ta. Cua­tro me­ses des­pués, des­cu­brió que por al­gún error tec­no­ló­gi­co, la res­pues­ta de Va­len­ti­na no ha­bía lle­ga­do. Se co­no­cie­ron en un even­to y la quí­mi­ca fue ins­tan­tá­nea des­de el pri­mer mo­men­to; las coin­ci­den­cias de lu­ga­res fre­cuen­ta­dos y de es­ti­lo de vi­da so­lo ase­gu­ra­ron que es­tas dos al­mas de­bían es­tar jun­tas. Tres años de re­la­ción fue­ron su­fi­cien­tes para que Ch­ris­tian to­ma­ra la ini­cia­ti­va de pro­po­ner­se. En la gran man­za­na, du­ran­te una se­sión fo­to­grá­fi­ca del tra­ba­jo de Va­len­ti­na y con la ayu­da de su asis­ten­te, Ch­ris­tian sor­pren­dió a su ama­da arro­di­llán­do­se en el lobby del lu­gar. Ami­gos y fa­mi­lia­res es­pe­ra­ban la res­pues­ta para lue­go ce­le­brar esa no­che jun­tos. La es­me­ral­da, su pie­dra fa­vo­ri­ta, es la que aho­ra acom­pa­ña a

«Nos gus­ta des­cu­brir nue­vos lu­ga­res, via­jar y co­no­cer di­fe­ren­tes ciu­da­des». Asia fue el des­tino ele­gi­do por la pa­re­ja para su es­ca­pa­da de lu­na de miel. Un mes de pa­seo es lo que des­ti­na­ron para ce­le­brar su unión.

Va­len­ti­na para siem­pre en un ani­llo di­se­ña­do por Ch­ris­tian jun­to a una re­co­no­ci­da di­se­ña­do­ra de jo­yas. ¿Có­mo eli­je una aman­te de la mo­da su ves­ti­do de no­via per­fec­to? “Co­noz­co muy bien mi es­ti­lo y co­noz­co mu­cho lo que me gus­ta, no fue com­pli­ca­do”, nos con­tó Va­len­ti­na tas pro­bar­se dis­tin­tos ves­ti­dos en to­dos sus via­jes a París, Mi­lán, Nue­va York…, en­con­tró en In­ter­net el bridal look book del di­se­ña­dor ate­nien­se, Ch­ris­tos Cos­ta­re­llos. Du­ran­te el Fas­hion Week New York, agen­da­ron una ci­ta y su amor sur­gió no por un ves­ti­do, sino por dos. El prin­ci­pal lo lu­ció para la mi­sa y ban­que­te, mien­tras que el se­gun­do fue para la fies­ta. Am­bos clá­si­cos y de­li­ca­dos, cu­bier­tos de en­ca­je y con especial cui­da­do en los de­ta­lles, la con­vir­tie­ron en la no­via per­fec­ta.

Cua­tro­cien­tos in­vi­ta­dos de to­dos los rin­co­nes del mun­do, dis­fru­ta­ron jun­to a la ena­mo­ra­da pa­re­ja su día más especial. La ce­le­bra­ción dio ini­cio des­de el día pre­vio a la ce­re­mo­nia, con un cóc­tel me­xi­cano con te­qui­la. Los no­vios no es­ca­ti­ma­ron en de­ta­lles; los in­vi­ta­dos re­ci­bie­ron una in­vi­ta­ción di­bu­ja­da a mano por el ilus­tra­dor pro­fe­sio­nal Ig­na­cio Suá­rez; fue­ron hos­pe­da­dos en una ha­cien­da a 15 mi­nu­tos del lu­gar de la unión; una bo­te­lla de tex­cal per­so­na­li­za­da es­pe­ra­ba a ca­da quien en su ha­bi­ta­ción; y, el día de la bo­da, se les en­tre­gó una mano de Fátima para la bue­na suer­te. El día tan es­pe­ra­do arran­có a las 12:30 de la tar­de con la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, en el mis­mo lu­gar del even­to. Un cóc­tel ma­rro­quí es­pe­ra­ba a los in­vi­ta­dos con mar­ga­ri­tas, música y bo­ca­di­llos. Ar­cos y una de­co­ra­ción su­ma­men­te de­ta­lla­da, rea­li­za­da por los me­jo­res ar­tis­tas me­xi­ca­nos, re­ci­bie­ron a to­dos para el ban­que­te. Oli­via Stee­le, artista con­tem­po­rá­nea que tra­ba­ja con neón, plas­mó la frase “I lo­ve whe­re this is going” co­mo par­te de la de­co­ra­ción. Pin­ta­da de mo­ra­do y asom­bran­do a to­dos los pre­sen­tes, Mi­che­lle Gon­zá­lez, fa­mo­sa y re­co­no­ci­da can­tan­te cos­ta­rri­cen­se, can­tó du­ran­te la bo­da. “Nos gus­ta des­cu­brir nue­vos lu­ga­res, via­jar y co­no­cer di­fe­ren­tes ciu­da­des”. Asia fue el des­tino ele­gi­do por la pa­re­ja para su es­ca­pa­da de lu­na de miel. Un mes de pa­seo es lo que des­ti­na­ron para ce­le­brar su unión. Hong Kong, Ba­li, Singapur y Tai­lan­dia fue­ron so­lo al­gu­nos de los des­ti­nos de su via­je. Con su ves­ti­do de en­ca­je, los are­tes que su ma­dre uti­li­zó en su pro­pia bo­da y un es­ca­ra­ba­jo en el ca­be­llo en me­mo­ria de su bi­sa­bue­la, Va­len­ti­na ca­mi­nó al al­tar para em­pren­der una nue­va eta­pa jun­to al amor de su vi­da: Ch­ris­tian. Con una bo­da don­de ca­da de­ta­lle fue pen­sa­do con de­li­ca­de­za y amor, la pa­re­ja dis­fru­tó jun­to a sus se­res más que­ri­dos de un día inol­vi­da­ble. Al­ma y co­ra­zón que­da­ron ta­lla­dos en ca­da pe­que­ña par­te del even­to, que sin du­da que­da­rá en el re­cuer­do de to­dos los pre­sen­tes.

(SI­GUE)

Tres años de re­la­ción fue­ron su­fi­cien­tes para que Ch­ris­tian to­ma­ra la ini­cia­ti­va de pro­po­ner­se. En la gran man­za­na, du­ran­te una se­sión fo­to­grá­fi­ca del tra­ba­jo de Va­len­ti­na y con la ayu­da de su asis­ten­te, Ch­ris­tian sor­pren­dió a su ama­da arro­di­llán­do­se en el lobby

del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.