ASÍ FUE LA FIES­TA PRI­VA­DA

Hola Panama - - Entrevista Exclusiva -

Harry y Meg­han pu­sie­ron el bro­che de oro a su gran día con una fies­ta pri­va­da en Frog­mo­re Hou­se. De acuer­do con los me­dios bri­tá­ni­cos, la no­che co­men­zó con una «ce­na informal», pe­ro dig­na de un Rey, ser­vi­da por la chef Cla­re Smyth —tres es­tre­llas Mi­che­lin—, por en­car­go del prín­ci­pe Car­los, y se desa­rro­lló ba­jo el le­ma «La pri­ma­ve­ra se en­cuen­tra con el ve­rano». La fies­ta, a la que asis­tie­ron 200 in­vi­ta­dos, in­clu­yó un sin­fín de to­ques y mo­men­tos divertidos, co­mo un cóc­tel per­so­na­li­za­do de jen­gi­bre y ron lla­ma­do «Cuan­do Harry en­con­tró a Meg­han» —en cla­ra re­fe­ren­cia a la pe­lí­cu­la «Cuan­do Harry en­con­tró a Sally»—, un gui­ño al co­lor de cabello de Harry; cer­ve­za «pong» —con jue­go in­clui­do—, ham­bur­gue­sas y al­go­dón de azú­car.

«TE AMO CON TO­DO MI CO­RA­ZÓN»

Tras la ce­na y los brin­dis, lle­gó la ho­ra de los dis­cur­sos, que lle­va­ron a los in­vi­ta­dos tan­to a las lá­gri­mas co­mo a las ri­sas. Rom­pien­do si­glos de tra­di­ción, Meg­han, que es­tu­vo acom­pa­ña­da por su pe­rro, «Guy» —un bea­gle—, dio las gra­cias a su ma­dre por ha­ber­la apo­ya­do du­ran­te to­da la vi­da, al prín­ci­pe Car­los por ha­ber­la acom­pa­ña­do has­ta el al­tar y a la Fa­mi­lia Real por ha­cer­la sen­tir «tan bien­ve­ni­da». En un tono más per­so­nal, y di­ri­gién­do­se a su ma­ri­do, di­jo: «He en­con­tra­do a mi prín­ci­pe. Te amo con to­do mi co­ra­zón». El prín­ci­pe de Ga­les tam­bién to­mó la pa­la­bra pa­ra con­fe­sar lo or­gu­llo­so que se sen­tía de ver al hom­bre en el que Harry se ha­bía con­ver­ti­do —«con un gran co­ra­zón»— y de la her­mo­sa pa­re­ja que for­man: «Mi que­ri­do Harry, es­toy tan fe­liz por ti».

«MEG­HAN, LO ME­JOR QUE LE PU­DO PA­SAR A HARRY»

Pa­la­bras a las que se su­mó el prín­ci­pe Gui­ller­mo, con otro dis­cur­so ca­li­fi­ca­do de «tra­vie­so», en el que, ade­más de bro­mear so­bre su cal­va y la de Harry, dio la bien­ve­ni­da a Meg­han co­mo la her­ma­na que nun­ca tu­vo y co­mo «lo me­jor que le pu­do pa­sar a Harry». Gui­ller­mo tam­bién re­cor­dó a su ma­dre y di­jo que Diana es­ta­ría muy or­gu­llo­sa. Muy emo­cio­na­do, Harry to­mó la pa­la­bra pa­ra di­ri­gir­se a su mu­jer, su fa­mi­lia y a los in­vi­ta­dos, de­jan­do cla­ro que era el hom­bre más fe­liz del mun­do. Agra­de­ció a los asis­ten­tes por ha­ber­le ayu­da­do a ser quien es hoy, y di­jo a Meg­han que es­ta­ba desean­do pa­sar con ella el res­to de su vi­da.

CAM­BIA­RON EL VALS POR WHIT­NEY HOUS­TON

Los no­vios abrie­ron el bai­le con «I Wan­na Dan­ce With So­me­body», de Whit­ney Hous­ton, el fa­mo­so te­ma de los 80 que Meg­han de­fi­ne co­mo su «can­ción fe­liz». Mi­nu­tos des­pués, el maes­tro de ce­re­mo­nias de la no­che, Ja­mes Cor­den, or­ga­ni­zó un con­cur­so de bai­le en el que par­ti­ci­pa­ron el prín­ci­pe Car­los y sus hi­jos. Un gran mo­men­to al que se unie­ron Meg­han y su ma­dre, Do­ria, así co­mo Geor­ge Cloo­ney, quien sa­có a bai­lar a la no­via y, des­pués, a la du­que­sa de Cam­brid­ge.

Ade­más de la mú­si­ca del DJ Same To­to­lee, los no­vios y sus in­vi­ta­dos dis­fru­ta­ron de un con­cier­to de sir El­ton John, quien in­ter­pre­tó «Your Song» y «Tiny Dan­cer», en­tre otras can­cio­nes, des­pués de que Harry pre­gun­ta­ra: «¿Al­guien pue­de to­car el piano?».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.