FIN­TECH Y BLOCKCHAIN, AC­TO­RES CLA­VES DE LA IN­CLU­SIÓN FI­NAN­CIE­RA

IT Now Panamá - - SUMARIO - Juan Jo­sé Ló­pez To­rres

Aun­que avan­zan len­to, pe­ro de for­ma de­ci­di­da, am­bas obli­ga­rán al sec­tor fi­nan­cie­ro a re­plan­tear sus es­tra­te­gias, a los re­gu­la­do­res a in­cluir­las en su vi­sión glo­bal e in­cre­men­ta­rán la in­clu­sión fi­nan­cie­ra.

Aun­que avan­zan len­to, pe­ro de for­ma de­ci­di­da, am­bas obli­ga­rán al sec­tor fi­nan­cie­ro a re­plan­tear sus es­tra­te­gias, a los re­gu­la­do­res a in­cluir­las en su vi­sión glo­bal e in­cre­men­ta­rán la in­clu­sión fi­nan­cie­ra.

Las fin­tech y el bloc�chain son los nue­vos ju­ga­do­res en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro en Amé­ri­ca Cen­tral y �epú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na que bus­can abrir­se ca­mino pa­ra dar res­pues­ta a los ciu­da­da­nos ex­clui­dos del sis­te­ma.

�n es­tu­dio del �an­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo � �ID� in­di­có que el ��� de la po­bla­ción en Amé­ri­ca La­ti­na y los paí­ses desa­rro­lla­dos no tie­ne ac­ce­so a los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros for­ma­les. El da­to lo to­mó del �lo­bal �in­dex ���� da­ta­ba­se, del �an­co �un­dial, y lo com­par­tió en el es­tu­dio: ��in­tech, in­no­va­cio­nes que no sabías que eran de Amé­ri­ca La­ti­na�, rea­li­za­do en con­jun­to con Fin­no­vis­ta.

El do­cu­men­to es de gran va­lor por­que se cen­tra en la reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na so­bre star­tups de fin­tech y los paí­ses so­bre­sa­lien­tes, aun­que Amé­ri­ca Cen­tral y el Ca­ri­be no die­ron da­tos de va­lor.

Pu­bli­ca­do en agos­to pa­sa­do, re­sal­ta que �ra­sil es un lí­der in­dis­cu­ti­ble con sus ��� star­tups de fin­tech, se­gui­do de �éxi­co �����, Co­lom­bia ����, Ar­gen­ti­na � ���, Chi­le ����, otros � ���, Pe­rú � ���, Ecua­dor � ��� y �ru­guay ����.

Aún así, las fin­tech cre­cen en Amé­ri­ca Cen­tral y �epú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, lo cual abre la dis­cu­sión pa­ra que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y a que los en­tes re­gu­la­do­res den ca­bi­da a los nue­vos ju­ga­do­res que desafían a los ban­cos.

�icar­do Es­tra­da, es­pe­cia­lis­ta en nor­ma­ti­va ban­ca­ria

en la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos de Gua­te

ma­la, con­fir­mó que el sur­gi­mien­to de las fin­tech en la re­gión si bien es­tá ocu­rrien­do pa­sa por un pro­ce­so len­to.

�En �ua­te­ma­la, hay seis fin­tech, lo cual es po­co. Los pro­vee­do­res de ser­vi­cios de di­ne­ro elec­tró­ni­co, co­mo �igo �oney, son con­cep­tual­men­te una fin­tech, no se pue­de ha­cer ca­so omi­so del mo­vi­mien­to de di­ne­ro elec­tró­ni­co�, in­di­có Es­tra­da.

En ����, por ejem­plo, �igo �oney �on­du­ras su­peró el mi­llón de usua­rios, se­gún la Co­mi­sión �acio­nal de �ele­co­mu­ni­ca­cio­nes, es de­cir que el ��� de la po­bla­ción adul­ta usó una cuen­ta de di­ne­ro mó­vil, res­pec­to del ��� que po­seía una cuen­ta de aho­rro en una en­ti­dad fi­nan­cie­ra for­mal. En �ua­te­ma­la y El Sal­va­dor tam­bién so­bre­pa­sa el mi­llón de usua­rios y só­lo en es­te úl­ti­mo país, mo­vi­li­zó más de �S���� mi­llo­nes en ���� por transac­cio­nes.

En El Sal­va­dor ha ha­bi­do avan­ces im­por­tan­tes, co­mo la crea­ción de la Ley de In­clu­sión �inan­cie­ra en agos­to de ����, que re­gu­la al pro­vee­dor de di­ne­ro elec­tró­ni­co me­dian­te un ser­vi­cio elec­tró­ni­co.

En �ua­te­ma­la, hay un pro­yec­to de ley de di­ne­ro elec­tró­ni­co que bus­ca abar­car el mo­de­lo de �igo �oney con un gra­do de in­ver­sión mo­des­to por cer­te­za le­gal, que va por el mis­mo ca­mino, se­gún Es­tra­da.

�ica­ra­gua no tie­ne avan­ces no­ta­bles, mien­tras que Cos­ta �ica tie­ne una sa­lu­da­ble ac­ti­vi­dad tan­to so­bre las fin­tech co­mo el bloc�- chain y los even­tos son ca­da vez más fre­cuen­tes, de la mis­ma for­ma que los gru­pos or­ga­ni­za­dos que pro­mue­ven am­bos te­mas.

En Pa­na­má, �anes­co vio en las fin­tech un alia­do al com­pren­der que es­tas han abar­ca­do una par­te del te­rreno en la ban­ca tra­di­cio­nal al dar res­pues­tas a las ne­ce­si­da­des que tie­nen los usua­rios.

� �epú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, hay in­di­cios de que in­clu­sión fi­nan­cie­ra pa­ra ac­ce­der a ser­vi­cios mó­vi­les, ade­más de fo­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad en el sec­tor y em­pu­jar­lo a que in­no­ve o se es­ta­blez­can alian­zas.

�� aun­que to­da­vía se dis­cu­te si la trans­for­ma­ción del sec­tor ten­drá lu­gar por la vía de la com­pe­ten­cia o más bien de la co­la­bo­ra­ción en­tre unas y otras, los cam­bios que con­lle­va, es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca no tie­nen mar­cha atrás�, afir­mó el �ID.

Fin­tech, las alia­das de los ban­cos

Las fin­tech no son nue­vas y la in­co­mo­di­dad que pro­du­ce tam­po­co. Se­gún la Fe­de­ra­ción La­ti­noa­me­ri

ca­na de Ban­cos ��ela­ban�, el con­cep­to da­ta de ����, cuan­do el ban­co es­ta­dou­ni­den­se Ci­ti­group pre­sen­tó el pro­yec­to ��inan­cial Ser­vi­ces �ech­no­logy Con­sor­tium�, que cau­só cam­bios en mer­ca­dos, ne­go­cios y re­gu­la­cio­nes, en­tre otros.

A raíz de la cri­sis fi­nan­cie­ra de ese año y la per­cep­ción ne­ga­ti­va ha­cia la ban­ca, mu­chos pro­fe­sio­na­les des­em­plea­dos con co­no­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros em­pren­die­ron y bus­ca­ron al­ter­na­ti­vas de ingresos pro­pios ba­sa­dos en te­le­fo­nía mó­vil, ma­yor co­ber­tu­ra de In­ter­net y tec­no­lo­gías co­mo Peer to Peer, es­tas úl­ti­mas apro­ve­cha­das por quie­nes te­nían ex­ce­den­tes mo­ne­ta­rios pa­ra fi­nan­ciar a ba­jo cos­to a per­so­nas con ne­ce­si­da­des cre­di­ti­cias.

A jui­cio de Da­vid Sch�artz, pre­si­den­te y CEO de FIBA ��lo­ri­da In­ter­na­tio­nal �an�ers As­so­cia­tion�, que jun­to con la �ela­ban rea­li­za­ron en �ia­mi el even­to CL�� ����, una con­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra e in­no­va­ción de Amé­ri­ca La­ti­na, las fin­tech son una so­lu­ción pa­ra la in­clu­sión fi­nan­cie­ra.

�Las tec­no­lo­gías emer­gen­tes y los mo­de­los de ne­go­cio in­no­va­do­res de­ben ser par­te de la so­lu­ción. Pe­ro la res­pues­ta pro­ba­ble­men­te no sal­ga de la in­dus­tria: la co­la­bo­ra­ción con em­pren­de­do­res ex­ter­nos y star­tups for­ta­le­ce­rá los pa­ra­dig­mas vi­gen­tes, ge­ne­ra­rá so­lu­cio­nes más rá­pi­das y me­jo­ra­rá las ex­pe­rien­cias de los clien­tes, tan vi­ta­les pa­ra la bue­na mar­cha de los ope­ra­do­res tra­di­cio­na­les�, se­gún Sch�artz.

En Amé­ri­ca Cen­tral y �epú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, el te­ma avan­za len­to y hay una

ten­den­cia ha­cia la po­si­bi­li­dad de crear alian­zas pa­ra apro­ve­char la ha­bi­li­dad de las fin­tech.

Se­gún Fran­cis­co Pe­co­re­lla, ge­ren­te mul­ti­na­cio­nal de in­no­va­ción en Ba­nes­co Pa­na­má, los ban­cos quie­ren pa­re­cer­se ca­da vez más a las fin­tech, por­que es­tas en­tien­den que la agi­li­dad en las ne­ce­si­da­des del clien­te es fun­da­men­tal pa­ra la sub­sis­ten­cia del ne­go­cio.

“Al prin­ci­pio los ban­cos veía­mos a las fin­tech co­mo em­pre­sa pe­que­ñas, po­co re­gu­la­das y que nos iban a qui­tar te­rreno y mer­ca­do. En Ba­nes­co anam las ve­mos co­mo un alia­do, de he­cho tra­ba­ja­mos una alian­za ha­ce al­gu­nos años con di­fe­ren­tes fin­tech. Iden­ti­fi­ca­mos ocho gru­pos que van des­de prés­ta­mos, blockchain (crip­to­mo­ne­das) y se­gu­ros, en­tre otros�, di­jo �eco­re­lla

Es­tuar­do Eche­ve­rría, CIO de Ban­ru­ral en Gua­te­ma­la, con­fir­mó que pa­ra res­pon­der a la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca del ne­go­cio e in­no­var, las fin­tech fi­gu­ran en la re­com­po­si­ción de su es­tra­te­gia.

“Ban­ru­ral es­tá en un pro­ce­so de ac­tua­li­za­ción de su par­que tecnológico, ha si­do la prio­ri­dad; sin em­bar­go, no se ha que­da­do sin in­no­var, pro­duc­to de ello es que ha ve­ni­do to­man­do en cuen­ta en su pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca al­gu­nas op­cio­nes fin­tech�, di­jo Eche­ve­rría.

En ma­yo del año pa­sa­do, el ban­co com­ple­tó una eva­lua­ción -va­li­da­da por en­ti­da­des ex­ter­nas e in­ter­na­cio­na­les y se­cun­da­da me­dian­te una eva­lua­ción in­ter­na- que se ba­sa en sa­nas prác­ti­cas y con­clu­yó que de­bían co­men­zar un re­cam­bio tecnológico.

“Las tec­no­lo­gías emer­gen­tes y los mo­de­los

de ne­go­cio in­no­va­do­res

de­ben ser par­te de la so­lu­ción. Pe­ro

la res­pues­ta pro­ba­ble­men­te no sal­ga de la

in­dus­tria: la co­la­bo­ra­ción

con em­pren­de­do­res ex­ter­nos y

star­tups for­ta­le­ce­rá

los pa­ra­dig­mas vi­gen­tes, ge­ne­ra­rá so­lu­cio­nes más rá­pi­das y me­jo­ra­rá las ex­pe­rien­cias de los clien­tes,

tan vi­ta­les pa­ra la bue­na mar­cha de los

ope­ra­do­res tra­di­cio­na­les”.

Da­vid Sch­wartz, FIBA.

��llí se adop­ta­ron es­tra­te­gias fin­tech�, con­fir­mó el CIO.

��as fin­tech fo­men­tan la com­pe­ti­ti­vi­dad e in­no­va­ción en las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, les sir­ven de alia­dos pa­ra ofre­cer al clien­te la me­jor ex­pe­rien­cia de au­to­ges­tión a tra­vés de un ser­vi­cio fá­cil y rá­pi­do, lo cual dis­mi­nu­ye la pre­sen­cia en las su­cur­sa­les y agen­cias�, con­si­de­ró Ed­ward Or­tiz, ge­ren­te de TI en Ban­co on sa, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Di­cho de otro mo­do: las fin­tech im­pul­san la in­clu­sión ban­ca­ria pa­ra ofre­cer a los clien­tes no ban­ca­ri­za­dos ser­vi­cios des­de un dis­po­si­ti­vo mó­vil, por men­cio­nar un as­pec­to.

Los re­tos por sor­tear Los nue­vos ac­to­res tec­no­ló­gi­cos en fi­nan­zas tie­nen una suer­te de re­tos por su­pe­rar: ga­ran­tías de se­gu­ri­dad, el com­pro­mi­so de las di­rec­cio­nes eje­cu­ti­vas de los ban­cos por re­co­no­cer­las, los cam­bios en las re­gu­la­cio­nes fi­nan­cie­ras y sus nor­ma­ti­vas y la acep­ta­ción de los usua­rios.

El te­ma es com­ple­jo en Amé­ri­ca La­ti­na, en par­te por la brecha pa­ra el fi­nan­cia­mien­to de es­tos ne­go­cios emer­gen­tes, ade­más de la es­ca­sez de ta­len­tos pa­ra ha­cer­las es­ca­lar. De las ��� fin­tech con­sul­ta­das por el BID, so­la­men­te 77 ope­ran en más de un país, �� en dos� �� en tres y nue­ve en cua­tro na­cio­nes, lo cual tie­ne sen­ti­do por­que son ne­go­cios jó­ve­nes.

Chris Cor­cino, co­fun­da­dor de Fin­Tech, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, cree pa­ra co­men­zar a di­ge­rir el te­ma los CIO de­ben con­ven­cer a los di­rec­ti­vos so­bre el va­lor de las fin­tech y las po­si­bi­li­da­des del bloc�chain.

�ar­te­zon, una fin­tech cos­ta­rri­cen­se que brin­da ser­vi­cios de fac­to­ring (ne­go­cia­ción di­rec­ta de fac­tu­ras), len­ding (otor­ga­mien­to de prés­ta­mos pa­ra em­pre­sas por par­te de in­ver­sio­nis­tas), en­tre otros, pro­yec­ta que pa­ra ���� el vo­lu­men transac­cio­nes de las fin­tech ron­da­rá el ��� a es­ca­la glo­bal.

Mien­tras que pa­ra Will Mad­den es im­por­tan­te pa­ra un miem­bro del per­so­nal de TI te­ner una com­pren­sión só­li­da de se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción y di­se­ño de sis­te­mas de tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra.

Da­niel Agui­lar, vi­ce­pre­si­den­te de ven­tas pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca en La­ti­nia, di­jo que las fin­tech en­fren­tan la com­ple­ji­dad de ser una al­ter­na­ti­va di­rec­ta de un ban­co por te­mas de re­gu­la­ción aun­que es­te se per­fi­la co­mo el prin­ci­pal me­ca­nis­mo de sub­sis­ten­cia al ac­tuar co­mo pro­vee­dor.

“Se ne­ce­si­tan, los pri­me­ros pa­ra ace­le­rar sus pro­ce­sos de in­no­va­ción, es­pe­cial­men­te en lo re­la­ti­vo a ex­pe­rien­cia de clien­te e in­ter­ac­ción con és­tos, que es don­de la fin­tech pue­de apor­tar­les más�, in­di­có �gui­lar.

Lo cier­to, apun­tó Agui­lar, es que las fin­tech, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, han pa­sa­do de ser vis­tas co­mo com­pe­ti­do­res a crear una re­la­ción de clien­te�pro­vee­dor. � di­fe­ren­cia de los ban­cos, una de las ven­ta­jas de las fin­tech es que in­no­van con agi­li­dad y eso les per­mi­te en­ten­der las ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras de las per­so­nas.

Se­gún Car­los del Cid, ge­ren­te de in­for­má­ti­ca en

Ban­co Fi­cen­sa, Hon­du­ras, “al pa­re­cer blockchain y las fin­tech vie­nen a cum­plir par­te de es­tas ex­pec­ta­ti­vas�.

A pe­sar de ello, los sis­te­mas fi­nan­cie­ros, co­mo el de Hon­du­ras, son con­ser­va­do­res en la im­ple­men­ta­ción de es­tas ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas, ade­más del es­cep­ti­cis­mo de los usua­rios so­bre sus ca­pi­ta­les cuan­do se tra­ta de so­lu­cio­nes que no han al­can­za­do la ma­du­rez ne­ce­sa­ria pe­ro que no es­tán le­jos de ser acep­ta­das.

Pe­ro si las fin­tech por aho­ra no son gra­tas pa­ra los sis­te­mas fi­nan­cie­ras y los re­gu­la­do­res, ha­blar de blockchain es más com­ple­jo aún. Los ex­per­tos hi­cie­ron ver que am­bas aca­ban con el ano­ni­ma­to del di­ne­ro efec­ti­vo y trans­pa­ren­tan las transac­cio­nes: se sa­be de dón­de pro­vi­nie­ron, dón­de es­tu­vie­ron y en dón­de ter­mi­na­ron.

�Lo que fal­ta­ba pa­ra com­ple­tar las transac­cio­nes es que hu­bie­ra una mo­ne­da pa­ra usar en In­ter­net� las crip­to­mo­ne­das�, se­gún En­ri­que Mar­tí­nez, CEO de We­bCa­pi­ta

lists, en �ia­mi, �lo­ri­da. En ju­nio pa­sa­do, La �ed de In­ves­ti­ga­do­res del Ban­co Cen­tral de Re­ser­va ��EDI��CE�� lle­vó a ca­bo la con­fe­ren­cia� �La Tec­no­lo­gía Blockchain: mo­tor de cre­ci­mien­to fi­nan­cie­ro y co­mer­cial�, even­to que de­mos­tró al­gu­nos be­ne­fi­cios po­ten­cia­les, co­mo la crea­ción de un sis­te­ma de pa­go que in­cen­ti­ve el co­mer­cio me­dian­te crip­to­mo­ne­das ras­trea­bles y que pro­pi­cie la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, en­tre otros. El non gra­to blockchain Blockchain tie­ne mu­cho ca­mino por re­co­rrer pa­ra lle­gar a la ma­du­rez en el sec­tor fi­nan­cie­ro de Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

�La fal­ta de re­gu­la­ción aumenta el ni­vel de ries­go pa­ra los clien­tes al ope­rar en esa plataforma, a pe­sar de su es­que­ma de se­gu­ri­dad y ra­pi­dez de trans­mi­sión, ya que no exis­te un pun­to in­ter­me­dio en­tre los clien­tes. La re­gu­la­ción de­be ser una prio­ri­dad uni­ver­sal y su no­to­rie­dad est� muy vin­cu­la­da a es­to�, se­ña­ló el ge­ren­te de TI do­mi­ni­cano, Ed�ard Or­ti�.

Pe­ro en Cen­troa­mé­ri­ca, ade­más de ser des­co­no­ci­do, ge­ne­ra te­mo­res de se­gu­ri­dad.

“He­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­blar con ban­cos de la re­gión. En uno de ellos, el CIO se rió por con­si­de­rar que no es se­gu­ro, cuan­do en reali­dad se tra­ta de un con­sen­so transac­cio­nal y no un sim­ple pro­ce­so en­tre un pun­to � y un pun­to ��, se�aló �os� �ivas, C�O de Fri.

El des­co­no­ci­mien­to es uno de los te­mas prin­ci­pa­les pa­ra que la que la ma­yo­ría de los CIO lo re­cha­cen, aun­que hay ex­cep­cio­nes, co­mo en Pa­na­má don­de la co­mu­ni­dad Pa­naFin­tech ha crea­do so­lu­cio­nes pa­ra ban­ca y el te­ma ha co­men­za­do a an­dar.

Fe­li­pe Echan­di, fun­da­dor de Pa­naFin­tech, in­di­có que el re­cha­zo se da por­que no hay ban­cos con

“Al prin­ci­pio los ban­cos

veía­mos a las fin­tech co­mo em­pre­sa pe­que­ñas, po­co

re­gu­la­das y que nos iban a qui­tar te­rreno y mer­ca­do. En Ba­nes­co Pa­na­má las ve­mos co­mo un alia­do,

de he­cho tra­ba­ja­mos una alian­za ha­ce al­gu­nos años con di­fe­ren­tes

fin­tech. Iden­ti­fi­ca­mos ocho gru­pos que van des­de prés­ta­mos, blockchain

ope­ra­cio­nes mun­dia­les, co­mo Sco­tia­bank, lo que ha­ce de blockchain al­go non gra­to.

“Mu­chos CIO ban­ca­rios son ex­tre­ma­da­men­te con­ser­va­do­res. En Pa­na­má mu­chos de ellos man­tie­nen los sis­te­mas ce­rra­dos que han lo­gra­do re­le­van­cia con el mo­de­lo tra­di­cio­nal de su­cur­sal y aten­der en per­so­na�, in­di­có Echan­di.

Elio Ro­jas, ge­ren­te ge­ne­ral de Mar­te­zon, en Cos­ta Ri­ca, di­jo que de­be ma­du­rar más, an­tes de que pue­da ser uti­li­za­do en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, pe­ro es cues­tión de tiem­po.

Sin em­bar­go, Will Mad­den, es­pe­cia­lis­ta en blockchain y CEO de

Brid­ge21 Inc, acon­se­jó que el te­ma de­be tra­tar­se con pru­den­cia.

“Es im­por­tan­te en­ten­der que las crip­to­mo­ne­das no van a des­apa­re­cer. Piense en más de cin­co a�os co­mo pla�o�, se­gún �ad­den.

En lu­gar de ate­mo­ri­zar­se por las crip­to­mo­ne­das, los CIO de­be­rían iden­ti­fi­car qué po­si­bi­li­da­des tie­ne blockchain y ser cu­rio­sos, aun­que el te­ma re­gu­la­to­rio por aho­ra sea in­cier­to y pro­pi­cie que las crip­to­mo­ne­das ri­ñan con las re­gu­la­cio­nes vi­gen­tes, se­gún �ad­den.

Las mo­ne­das di­gi­ta­les son una cla­se de ac­ti­vos no co­rre­la­cio­na­dos con la ma­yo­ría de di­vi­sas, bo­nos o ac­cio­nes; son una for­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.