10 erro­res de ERP co­mu­nes y có­mo evi­tar­los

IT Now Panamá - - UPDATE -

Cui­dar la au­to­ma­ti­za­ción

“Es muy co­mún y muy ten­ta­dor to­mar los pro­ce­sos co­mer­cia­les exis­ten­tes tal co­mo es­tán y au­to­ma­ti­zar­los con [un] sis­te­ma ERP”, di­jo Ed Feat­hers­ton, vi­ce­pre­si­den­te y ar­qui­tec­to prin­ci­pal de Cloud Tech­no­logy Part­ners, una em­pre­sa de con­sul­to­ría. Aun­que con­cep­tual­men­te es­to es com­pren­si­ble, de­be to­mar­se el tiem­po y es­for­zar­se por ana­li­zar esos pro­ce­sos co­mo par­te de la re­co­pi­la­ción de los re­qui­si­tos de ERP. La im­ple­men­ta­ción de un nue­vo sis­te­ma ERP es una opor­tu­ni­dad pa­ra iden­ti­fi­car y me­jo­rar / re­di­se­ñar sus pro­ce­sos co­mer­cia­les. Au­to­ma­ti­zar un mal pro­ce­so so­lo ha­ce que un mal pro­ce­so se eje­cu­te más rá­pi­do. “De­ma­sia­das em­pre­sas no iden­ti­fi­can pro­ble­mas cru­cia­les de uso del soft­wa­re / pro­ble­mas y tra­zan los pro­ce­sos crí­ti­cos an­tes de co­men­zar la mi­gra­ción a una nue­va so­lu­ción ERP”, co­men­tó Brian Berns, CEO de Knoa Soft­wa­re, que ofre­ce so­lu­cio­nes em­pre­sa­ria­les en la nu­be.

No in­cluir a los usua­rios fi­na­les (de to­dos los de­par­ta­men­tos)

“Al implementar un sis­te­ma ERP, mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes de­di­can su tiem­po y es­fuer­zo a ob­te­ner la apro­ba­ción de los eje­cu­ti­vos de li­de­raz­go, cuan­do de­be­rían in­vo­lu­crar a los em­plea­dos clave que usa­rán más el sis­te­ma”, ar­gu­men­tó Ke­vin Beas­ley, CIO de VAI, una com­pa­ñía de soft­wa­re ERP.

Es fun­da­men­tal in­vo­lu­crar a los em­plea­dos no so­lo en IT, sino en to­da la or­ga­ni­za­ción, des­de fi­nan­zas, ope­ra­cio­nes, fa­bri­ca­ción y al­ma­cén. In­vo­lu­crar a las par­tes in­tere­sa­das en to­da la or­ga­ni­za­ción en ca­da pa­so del pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes ase­gu­ra­rá que to­dos es­tén in­tere­sa­dos en en­con­trar e implementar la so­lu­ción co­rrec­ta de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble.

No pre­su­pues­tar ade­cua­da­men­te pa­ra el per­so­nal de tec­no­lo­gía

“A me­nu­do ve­mos que los lí­de­res sub­es­ti­man los gas­tos in­vo­lu­cra­dos en una im­ple­men­ta­ción, que in­clu­yen man­te­ni­mien­to y el ni­vel de ta­len­to ne­ce­sa­rio pa­ra que el pro­yec­to avan­ce con éxi­to”, di­jo Tim Webb, di­rec­tor de prác­ti­ca de ser­vi­cios de tec­no­lo­gía em­pre­sa­rial en Robert Half Tech­no­logy, pro­vee­dor de per­so­nal de tec­no­lo­gía.

En ca­sos en que las or­ga­ni­za­cio­nes in­ten­tan lo­grar más con me­nos, he­mos vis­to co­mo re­sul­ta­do im­ple­men­ta­cio­nes fa­lli­das. Tó­me­se el tiem­po pa­ra pre­su­pues­tar ade­cua­da­men­te, [te­nien­do en cuen­ta] el ta­len­to que im­pul­sa la im­ple­men­ta­ción, pa­ra que no se en­cuen­tre con pro­ble­mas o sor­pre­sas [más ade­lan­te].

Sin so­pe­sar los pros y los con­tras del ERP

“An­tes de de­ci­dir en­tre una so­lu­ción ERP lo­cal y una ba­sa­da en la nu­be, las em­pre­sas [de­be­rían] eva­luar va­rios fac­to­res”, agre­gó Mark Ca­nes, pre­si­den­te de Blue Link, un pro­vee­dor de soft­wa­re ERP de con­ta­bi­li­dad e in­ven­ta­rio.

Por ejem­plo, una im­ple­men­ta­ción en la nu­be re­quie­re una co­ne­xión a In­ter­net ade­cua­da, pa­gos de sus­crip­ción y be­ne­fi­cios que in­clu­yen la aten­ción a los em­plea­dos que tra­ba­jan de for­ma re­mo­ta.

“Con el soft­wa­re co­mo ser­vi­cio con­vir­tién­do­se rá­pi­da­men­te en la pla­ta­for­ma pre­do­mi­nan­te pa­ra las nue­vas im­ple­men­ta­cio­nes de ERP, SaaS pue­de pa­re­cer la so­lu­ción per­fec­ta pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta­ron im­ple­men­ta­cio­nes di­fí­ci­les o que han te­ni­do di­fi­cul­ta­des pa­ra res­pal­dar sus in­ver­sio­nes ERP an­te­rio­res”, di­jo Nat­han Frey, so­cio de In­for­ma­tion. Ser­vi­ces Group, una em­pre­sa de in­ves­ti­ga­ción y ase­so­ría tec­no­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.