EDU­CA­CIÓN SE­XUAL, ‘UN TE­MA que de­be ser tra­ta­do sin mor­bo’

El te­ma de edu­ca­ción se­xual ge­ne­ró en el país un de­ba­te en­tre va­rias par­tes a fa­vor y en con­tra. Mu­chas son las recomendaciones de ex­per­tos quie­nes ase­gu­ran que es ne­ce­sa­rio abor­dar el te­ma.

Like Magazine - - TOPICS LIKE HEALTH -

Pa­ra la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), La edu­ca­ción se­xual de­be abar­car mu­cho más que la in­for­ma­ción. De­be dar una idea de las ac­ti­tu­des, de las pre­sio­nes, con­cien­cia de las al­ter­na­ti­vas y sus con­se­cuen­cias. De­be au­men­tar el amor, el co­no­ci­mien­to pro­pio, de­be me­jo­rar la to­ma de de­ci­sio­nes y la téc­ni­ca de la co­mu­ni­ca­ción.

Mu­chos reite­ran que la ne­ce­si­dad pa­ra una edu­ca­ción se­xual es ur­gen­te, por­que hoy en día los me­no­res es­tán re­ci­bien­do to­do ti­po de in­for­ma­ción que mu­chas ve­ces no es la co­rrec­ta. Se tra­ta de un te­ma com­ple­jo que si no es abor­da­do con la de­bi­da res­pon­sa­bi­li­dad ter­mi­na des­in­for­man­do a la po­bla­ción.

La ma­yo­ría de los pa­dres pre­fie­ren ser quie­nes den ese pri­mer pa­so pa­ra ha­blar con sus hi­jos so­bre edu­ca­ción se­xual, pe­ro ¿ qué pa­sa con quie­nes no tie­nen la ma­ne­ra co­rrec­ta de ex­pre­sar­se?, ¿có­mo es la me­jor for­ma de abor­dar­los?, ¿ qué de­ben de­cir?.

El equi­po de la re­vis­ta Like se tras­la­dó has­ta el con­sul­to­rio del doc­tor Ro­ber­to Epi­fa­nio, gi­ne­có­lo­go obs­te­tra con sub es­pe­cia­li­dad en in­fer­ti­li­dad y me­di­ci­na re­pro­duc­ti­va pa­ra co­no­cer el pun­to de vis­ta mé­di­co so­bre es­te te­ma.

El doc­tor ini­ció ex­pli­can­do que edu­ca­ción se­xual es to­do lo que le ha­bles al ni­ño, des­de que tie­ne 2 o 3 años. Te­ne­mos que ir guián­do­los a co­no­cer su cuer­po y en­se­ñar­les que lo de ellos es de ellos y na­die lo pue­de to­car.

¿ Cuál es la edad es la apro­pia­da pa­ra que el ser hu­mano co­mien­ce a re­ci­bir edu­ca­ción se­xual? Des­de que el ni­ño te ha­ce la pre­gun­ta “Pa­pi o Ma­mi, ¿de dón­de vie­nen los ni­ños?”. Los en­ten­di­dos en la ma­te­ria di­cen que men­tir no tie­ne nin­gún ob­je­ti­vo sa­lu­da­ble y es por eso que cam­bia­ron el cuen­to de la ci­güe­ña por el de que los pa­pás po­nen una se­mi­lli­ta que lue­go se con­vier­te en un be­bé.

Los ni­ños son inocen­tes y el mor­bo no es­tá en su ca­be­za, por lo tan­to no pien­san mal. Es el mis­mo con­cep­to por el cual uno co­mo adul­to es ca­paz de du­char­se con sus hi­jos. Los ni­ños pre­gun­tan de to­do y mien­tras tu res­pues­ta no ten­ga mor­bo, no pa­sa na­da.

¿ Cuá­les con­si­de­ra que son los mé­to­dos más fac­ti­bles pa­ra brin­dar es­te ti­po de orien­ta­ción a me­no­res?

Na­die na­ce sa­bien­do, te­ne­mos que par­tir de que la im­ple­men­ta­ción de una ley que es­pe­ci­fi­que en­la pri­me­ra lí­nea que de­be dar­les el men­sa­je es en la ca­sa. No po­de­mos de­cir que hay una es­truc­tu­ra fa­mi­liar pa­dre- ma­dre. La se­gun­da lí­nea es el maes­tro, y por eso el Me­du­ca es­tá ha­cien­do las guías y adap­tán­do­las a Pa­na­má con un bo­rra­dor ini­cial.

Es­to lo que bus­ca es eli­mi­nar los es­te­reo­ti­pos. En Pa­na­má so­mos un país mul­ti­cul­tu­ral don­de re­ci­bi­mos mu­chas per­so­nas con di­fe­ren­tes es­ti­los.

El gran pro­ble­ma que no­so­tros te­ne­mos es un pro­ble­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro, el hom­bre le pe­ga a la mu­jer es un ma­chis­mo arrai­ga­do.

¿Có­mo po­de­mos dis­mi­nuir el ín­di­ce de em­ba­ra­zos en ado­les­cen­tes?

Con edu­ca­ción se­xual, obli­gán­do­los a re­ci­bir edu­ca­ción se­xual. Y di­go “obli­gan­do” por­que en Pa­na­má si no es así, no se ha­cen las co­sas y que­dan so­lo en un de­ba­te o dis­cu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.