“PINKY” MON La men­te crea­ti­va de­trás de gran­des pro­duc­cio­nes

Es el di­rec­tor crea­ti­vo de una de las agen­cias pu­bli­ci­ta­rias más im­por­tan­tes del país y, con tan so­lo 61 años, ha lo­gra­do mu­chos pre­mios que de­jan en al­to a Pa­na­má.

Like Magazine - - TOPICS ICONS -

Ed­win “Pinky” Mon es uno de los crea­ti­vos de Pu­bli4, sus afi­cio­nes son el ci­ne, la fo­to­gra­fía, la mú­si­ca, ha­cer ejer­ci­cio, ir a la pla­ya y pa­sar tiem­po con su fa­mi­lia.

El equi­po de LIKE se tras­la­dó has­ta su ofi­ci­na don­de nos re­ci­bió con una enor­me son­ri­sa y un cá­li­do abra­zo fra­terno, al en­trar pu­di­mos res­pi­rar el ai­re lleno de crea­ti­vi­dad y mu­cha ener­gía.

To­dos lo co­no­cen co­mo “Pinky”, sin em­bar­go al pre­gun­tar­le por el ori­gen de su apo­do nos ex­pli­có que “no tie­ne la me­nor idea de dón­de sur­gió”, con­fe­só que su her­mano tie­ne al­go que ver, ya que cuan­do es­ta­ba pe­que­ño lo lla­ma­ba de di­fe­ren­tes for­mas. En­tre ri­sas ad­mi­tió que “di­ce una le­yen­da que cuan­do es­ta­ba chi­qui­to, era gor­di­to y ro­sa­di­to”, pe­ro di­jo que le cues­ta creer mu­cho esa ver­sión.

Pe­ro no so­lo es el Di­rec­tor Crea­ti­vo en P4, tam­bién ha in­cur­sio­na­do en el mun­do del ci­ne y par­ti­ci­pó co­mo uno de los di­rec­to­res de “His­to­rias del Ca­nal”.

¿Có­mo se in­tere­só por el mun­do de la pu­bli­ci­dad? Por mi pa­pá quien ini­ció co­mo au­di­tor de edu­ca­ción y for­ma­ción, y que­dó lle­van­do li­bros de una agen­cia de pu­bli­ci­dad ha­ce años, lue­go pa­só a Eje­cu­ti­vo de Cuen­tas y cuan­do esa agen­cia cam­bió de due­ño que­dó de Eje­cu­ti­vo-Crea­ti­vo y, pos­te­rior­men­te, lle­gó a ser Ge­ren­te Ge­ne­ral.

¿Cuál con­si­de­ra que ha si­do el ma­yor lo­gro de su ca­rre­ra?

Aún no lo he al­can­za­do, he­mos te­ni­do un año es­pec­ta­cu­lar en to­do el sen­ti­do; en­tre re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les con el pro­yec­to del “Hue­co Twit­te­ro” que in­clu­so ha ga­na­do va­rios pre­mios, pe­ro es­ta­ría trai­cio­nán­do­me si pen­sa­ra que he lo­gra­do lo úl­ti­mo.

¿Qué re­tos ha en­fren­ta­do pro­fe­sio­nal­men­te? No siem­pre la gen­te re­ci­be esa mis­ma fi­lo­so­fía de la crea­ti­vi­dad y cree en lo mis­mo que uno. Es fá­cil de­cep­cio­nar­se des­pués de tan­to tiem­po en el ne­go­cio, y a ve­ces lle­gas al pun­to don­de te di­ces “¡cón­cha­le! ¿De ver­dad al­guien es­ta­rá vien­do es­to?” y uno se frus­tra, se abu­rre o se can­sa; yo pen­sa­ría que el re­to real­men­te es lu­char con eso des­pués de tan­tos años y se­guir ins­pi­ra­do, ale­gre y con ener­gías.

Cuén­te­nos so­bre su ex­pe­rien­cia en “His­to­rias del Ca­nal”.

Sin du­da una de las ex­pe­rien­cias más bo­ni­tas de mi vi­da, es una de las ma­ne­ras que en­con­tré de no so­lo au­to edu­car­me, sino se­guir rein­ven­tán­do­me to­man­do la fun­ción de Pro­duc­tor y Di­rec­tor. Em­pe­cé a re­la­cio­nar­me con per­so­nas que les gus­ta el ci­ne des­de ha­ce mu­cho tiem­po y ya ha­bía he­cho un cor­to­me­tra­je con Pi­tu­ca Or­te­ga. Hi­ci­mos la co­ne­xión de las per­so­nas que les gus­ta el ci­ne. Ba­sa­da en esa ex­pe­rien­cia y re­la­ción que ten­go con ella, fui in­vi­ta­do a par­ti­ci­par co­mo di­rec­tor de uno de los seg­men­tos de “His­to­rias del Ca­nal”, del cual me sien­to muy or­gu­llo­so.

¿Al­gún con­se­jo pa­ra quie­nes quie­ren in­cur­sio­nar en el mun­do del ci­ne en Pa­na­má?

El mun­do del ci­ne es una par­te que se con­fun­de mu­cho con una co­sa prác­ti­ca y real­men­te no lo es. El con­se­jo que le doy a cual­quie­ra es el mis­mo, “hay que edu­car­se y ver los gran­des di­rec­to­res, es­tu­diar las obras fíl­mi­cas. No es ir al ci­ne y sen­tar­se a co­mer pop corn”, es tra­tar de ana­li­zar por qué se hi­zo así, las his­to­rias y las na­rra­cio­nes.

¿Có­mo es un día en la vi­da de “Pinky” Mon? Mis días im­pli­can dos co­sas no ne­go­cia­bles, ha­go ejer­ci­cio y tra­to de apren­der al­go. Pa­so mu­cho tiem­po en la ofi­ci­na, pe­ro tí­pi­co es pla­near lo que ten­go en el día y lue­go con­ver­sar con mi equi­po y de­más di­rec­to­res. De una for­ma más fi­lo­só­fi­ca, pa­ra mí un día es des­per­tar­me don­de que­ría, apren­do al­go, en­se­ño al­go, ha­go ejer­ci­cio y me re­gre­so a dor­mir en el lu­gar don­de que­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.