LA CO­MU­NI­CA­CIÓN, nues­tra me­jor alia­da tam­bién en el ám­bi­to em­pre­sa­rial

La cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008 su­pu­so el co­lap­so de los pa­tro­nes ha­bi­tua­les de con­su­mo del Si­glo XX, y sen­tó las ba­ses pa­ra el em­po­de­ra­mien­to de los ciu­da­da­nos co­mo ele­men­to crí­ti­co an­te los ex­ce­sos co­me­ti­dos por una par­te del sec­tor pri­va­do.

Like Magazine - - RSE FOUNDATION -

Es­to, su­ma­do a la in­fluen­cia de las re­des so­cia­les co­mo ca­na­les de opi­nión, es­ta­ble­ció un nue­vo pa­ra­dig­ma pa­ra las em­pre­sas, don­de con­cep­tos co­mo la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas pa­sa­ron a for­mar par­te de la jer­ga ha­bi­tual de lí­de­res de opi­nión, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y ciu­da­da­nía.

En Pa­na­má, tam­po­co es­ca­pa­mos de es­ta reali­dad: ca­da vez son más las em­pre­sas que, cons­cien­tes de es­te nue­vo en­torno, es­tán trans­for­man­do sus mo­de­los de ne­go­cio. In­cor­po­ran los cri­te­rios de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial ( RSE), en­ten­dien­do que sus ope­ra­cio­nes tie­nen im­pac­tos tan­to po­si­ti­vos co­mo ne­ga­ti­vos, y que la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas son fun­da­men­ta­les pa­ra ge­ne­rar re­la­cio­nes de con­fian­za con sus co­la­bo­ra­do­res, clien­tes, pro­vee­do­res y de­más sta­kehol­ders o gru­pos de in­te­rés.

Ge­ne­rar con­fian­za en la era de la hi­per­in­for­ma­ción Hoy día son ca­da vez más las em­pre­sas que con­si­de­ran es­tra­té­gi­ca la cons­truc­ción de re­la­cio­nes de con­fian­za. Po­nen fo­co en sa­tis­fa­cer, de for­ma equi­li­bra­da, las ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas de los gru­pos de in­te­rés y así con­tri­buir al lo­gro de los ob­je­ti­vos em­pre­sa­ria­les, a tra­vés del au­men­to de la con­fian­za y repu­tación de la or­ga­ni­za­ción en­tre sus sta­kehol­ders. Pa­ra ello, de­be­mos va­ler­nos de una co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va y ac­tual. Los pro­fe­sio­na­les de la co­mu­ni­ca­ción de­be­mos tra­ba­jar en con­jun­to con la di­rec­ción eje­cu­ti­va y el res­pon­sa­ble de RSE en de­fi­nir una na­rra­ti­va co­mún que per­mi­ta a la em­pre­sa co­nec­tar, ins­pi­rar y trans­for­mar, cuan­do sea ne­ce­sa­rio, la re­la­ción con los sta­kehol­ders.

Trans­for­mar es­pa­cios tra­di­cio­na­les en opor­tu­ni­da­des Cons­truir un plan de re­la­cio­na­mien­to con sta­kehol­ders no tie­ne por qué con­ver­tir­se en una ta­rea di­fí­cil. Los es­pa­cios tra­di­cio­na­les pre­sen­tan gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra in­ter­cam­biar ex­pe­rien­cias y dia­lo­gar con nues­tros gru­pos de in­te­rés. En Su­mar­se, cons­cien­tes de la im­por­tan­cia del diá­lo­go en­tre el sec­tor pri­va­do y el res­to de ac­to­res de la so­cie­dad, ce­le­bró es­te año la quin­ta edi­ción de la “Semana de la RSE”, un even­to que ade­más de per­mi­tir a nues­tra mem­bre­sía pre­sen­tar sus bue­nas prác­ti­cas, ofre­ce es­pa­cios de net­wor­king que apro­ve­chan las em­pre­sas pa­ra for­ta­le­cer la re­la­ción con al­gu­nos de sus sta­kehol­ders par­tien­do de un pun­to de in­te­rés co­mún: la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Ocu­rre lo mis­mo en las me­sas de tra­ba­jo y ta­lle­res que or­ga­ni­za­mos a lo lar­go del año, don­de acu­den re­pre­sen­tan­tes de em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes, gre­mios y del ter­cer sec­tor. Es­tos es­pa­cios de for­ma­ción pa­san a trans­for­mar­se en ex­ce­len­tes opor­tu­ni­da­des pa­ra es­cu­char y en­ten­der los in­tere­ses de los par­ti­ci­pan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.