¿QUÉ HA­CER CUAN­DO AL­GUIEN que co­noz­co tie­ne cáncer?

Like Magazine - - RSE LIKE COACHING -

Cuan­do un pa­cien­te es diag­nos­ti­ca­do con una en­fer­me­dad co­mo el cáncer el as­pec­to fí­si­co de la en­fer­me­dad to­ma to­da la re­le­van­cia y tien­de a ol­vi­dar­se el as­pec­to emo­cio­nal. Sin em­bar­go, to­man­do en cuen­ta que ca­da día hay más evi­den­cia cien­tí­fi­ca so­bre la re­la­ción en­tre las emo­cio­nes y la sa­lud, que­re­mos en­fa­ti­zar que te­ner apo­yo du­ran­te es­te mo­men­to tan di­fí­cil es cru­cial.

Em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio. Ca­da per­so­na tie­ne ne­ce­si­da­des dis­tin­tas de acuer­do a su per­so­na­li­dad, el ti­po de en­fer­me­dad y el gra­do o eta­pa en la que es­té. Por lo tan­to no hay una re­ce­ta úni­ca y uni­ver­sal. Sin em­bar­go po­de­mos pro­po­ner cier­tas su­ge­ren­cias pa­ra dar apo­yo.

Hay que es­cu­char al pa­cien­te. A ve­ces por nues­tro afán de ayu­dar pa­sa­mos lí­mi­tes que pue­den ha­cer que la per­so­na se sien­ta in­có­mo­da. Hay que es­tar ahí pa­ra dar­le al pa­cien­te lo que ne­ce­si­ta, no lo que no­so­tros que­re­mos dar­le. Es­te as­pec­to pue­de lle­gar a ser muy frus­tran­te, ya que cuan­do se tra­ta de al­guien que que­re­mos lo que nos pro­vo­ca es ali­viar su do­lor o ma­les­tar ya sea fí­si­co o emo­cio­nal pe­ro la reali­dad es que es­to no es­tá en nues­tras ma­nos.

Acep­tar la en­fer­me­dad to­ma tiem­po. En­tre las pri­me­ras reac­cio­nes an­te la no­ti­cia es­tán la ne­ga­ción y la có­le­ra. Hay que dar­les es­pa­cio y tiem­po pa­ra pro­ce­sar la in­for­ma­ción. Con so­lo es­tar ahí en ca­so de ser ne­ce­sa­rio pue­de ser más que su­fi­cien­te. No ne­ce­sa­ria­men­te la per­so­na que más co­sas ha­ce es la que más ayu­da. Tam­bién es re­co­men­da­ble to­mar­se un es­pa­cio pa­ra pro­ce­sar có­mo nos ha­ce sen­tir a no­so­tros. Cuan­do una per­so­na im­por­tan­te es­tá pa­san­do por un su­fri­mien­to a no­so­tros tam­bién nos pue­de do­ler.

En oca­sio­nes los tra­ta­mien­tos son bas­tan­te agre­si­vos y tie­nen efec­tos se­cun­da­rios fuer­tes y de­bi­li­tan­tes. Al­go con lo que po­de­mos ayu­dar es asis­tir­los con sus res­pon­sa­bi­li­da­des dia­rias, siem­pre y cuan­do ellos no pue­dan afron­tar­las. Po­der com­par­tir la car­ga es un ali­vio. Sin em­bar­go no po­de­mos tra­tar al pa­cien­te co­mo si fue­se in­ca­paz de ha­cer co­sas, es­to es con­tra­pro­du­cen­te. El pa­cien­te con cáncer si­gue sien­do una per­so­na con ca­pa­ci­dad de to­ma de de­ci­sio­nes, con gus­tos y pre­fe­ren­cias y no siem­pre quie­re que su mun­do y sus te­mas de con­ver­sa­ción gi­ren en torno a la en­fer­me­dad. El cáncer no de­fi­ne a la per­so­na es so­lo un as­pec­to de ella. Y aun­que es­to sue­ne muy ló­gi­co, en la prác­ti­ca no fun­cio­na de es­ta ma­ne­ra, pues la em­pa­tía y el tac­to son ha­bi­li­da­des in­dis­pen­sa­bles.

Otro as­pec­to de gran im­por­tan­cia es apo­yar al pa­cien­te en las de­ci­sio­nes mé­di­cas que to­me. Con fre­cuen­cia las per­so­nas cer­ca­nas en su afán de ayu­dar y apo­yar emi­ten opi­nio­nes que aun­que vá­li­das pue­den abru­mar y lle­nar de an­sie­dad al pa­cien­te. Es­tá es­tu­dia­do que la con­fian­za en el mé­di­co y en los tra­ta­mien­tos au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to del tra­ta­mien­to.

Ayu­dar­los a bus­car ayu­da. Te­nien­do en men­te la im­por­tan­cia que jue­ga la sa­lud emo­cio­nal en la re­cu­pe­ra­ción del pa­cien­te es re­co­men­da­ble dar­les to­do el apo­yo emo­cio­nal ne­ce­sa­rio. De he­cho en Pa­na­má con­ta­mos con pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal de­di­ca­dos a tra­tar es­tos te­mas es­pe­cí­fi­cos. La es­pe­cia­li­dad se lla­ma la psi­coon­co­lo­gía . Una de las ven­ta­jas de bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal es que el pa­cien­te en­cuen­tra en ese es­pa­cio la po­si­bi­li­dad de ser es­cu­cha­do por al­guien que no lo va a juz­gar ya que es­tá me­nos in­vo­lu­cra­do emo­cio­nal­men­te. En es­te es­pa­cio pue­de sen­tir­se en li­ber­tad ab­so­lu­ta de desaho­gar­se y po­der ex­pre­sar lo que pien­sa y sien­te sin li­mi­ta­cio­nes.

El afec­to y el apo­yo de las per­so­nas que nos ro­dean no tie­ne pre­cio. Es­ta pue­de ser una ex­pe­rien­cia que cam­bia la vi­da de ma­ne­ra muy pro­fun­da. De una cri­sis po­de­mos sa­lir vic­to­rio­sos, con nues­tros la­zos afec­ti­vos for­ta­le­ci­dos y pu­dien­do apre­ciar las pe­que­ñas gran­des ma­ra­vi­llas que tie­ne el día a día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.