Ubaldo Da­vis

Influencer: la com­pe­ten­cia crea ex­ce­len­cia

Like Magazine - - SUMMARY -

Con más de 346 mil se­gui­do­res en Twit­ter y 99 mil en Ins­ta­gram, Ubaldo Da­vis es uno de los panameños más se­gui­dos en las re­des so­cia­les, y a la fe­cha se ha con­ver­ti­do en “influencer”; ha­ce más de 20 años ini­ció con su pro­yec­to in­sig­nia “La Cás­ca­ra” y des­de en­ton­ces ha da­do su pun­to de opi­nión sin im­por­tar “lo que pien­sen los de­más”.

Vi­si­ta­mos su ofi­ci­na, una de las más crea­ti­vas de Pa­na­má, y nos en­con­tra­mos a un ge­ren­te re­la­ja­do con una gran son­ri­sa y buen hu­mor vis­tien­do jeans, su­da­de­ra y una go­rra. Da­vis se au­to­de­no­mi­na chef ho­ga­re­ño, poe­ta, fan del fút­bol ame­ri­cano, tam­bién es el vi­ce­pre­si­den­te de Pro­bid­si­da y apo­ya a cau­sas co­mo “lim­pie­mos Pa­na­má”, Fun­da­ción Soy Ca­paz y Fanlyc.

¿Quién es Ubaldo Da­vis?

Ten­go 45 años, cum­plo 46 en di­ciem­bre, ten­go dos hi­jos her­mo­sos, una es­po­sa sú­per her­mo­sí­si­ma. Es­toy enamo­ra­do de mis hi­jos com­ple­ta­men­te, soy sú­per fa­mi­liar, tan­to que ca­si to­da mi fa­mi­lia tra­ba­ja aquí en La Cás­ca­ra

¿Có­mo se in­vo­lu­cra Ubaldo Da­vis con la so­cie­dad?

Siem­pre que cri­ti­co tra­to de no so­lo ha­cer la crí­ti­ca sino apor­tar una so­lu­ción, en mi blog full­da­vis.com hay varias de ellas, por ejem­plo la ma­yo­ría de nues­tros co­le­gios pú­bli­cos es­tán en pé­si­mo es­ta­do. Al igual que la co­mi­da en­tra por los ojos, nues­tra edu­ca­ción tam­bién lo pue­de ha­cer, to­dos los años mu­chas es­cue­las pú­bli­cas nun­ca es­tán lis­tas pa­ra el ini­cio de la tem­po­ra­da es­co­lar in­clu­si­ve a 2 me­ses de fian­li­zar es­te año exis­ten al­gu­nas que to­da­vía no lo es­tán, es una reali­dad que las es­cue­las pú­bli­cas es­tan a años luz de las pri­va­das y es­to no le da las he­rra­mien­tas de nues­tros jó­ve­nes más hu­mil­des de po­der com­pe­tir con los de­más.

Mi idea es in­cor­po­rar a la em­pre­sa pri­va­da en es­ta la­bor edu­ca­cio­nal, si a ca­da mul­ti­na­cio­nal o em­pre­sa gran­de en Pa­na­má se le asig­na un co­le­gio pú­bli­co pa­ra que jun­to al Me­du­ca lo ad­mi­nis­tren, no so­lo en su re­mo­de­la­ción to­tal sino equi­pan­do con lo me­jor del mer­ca­do, ca­pa­ci­tan­do y ac­tua­li­zan­do a nues­tros maes­tros y pro­fe­so­res, de es­ta ma­ne­ra tam­bién crea­ría­mos una com­pe­ten­cia en­tre los pa­dri­nos em­pre­sa­rios de que co­le­gio tie­ne no so­lo las me­jo­res in­fra­es­truc­tu­ras sino gra­dúa a los me­jo­res es­tu­dian­tes, tam­bién es­tas em­pre­sas po­drían dar be­cas uni­ver­si­ta­rias tan­to aquí co­mo en el ex­tran­je­ro pa­ra los más so­bre­sa­lien­tes, su par­ti­ci­pa­ción pue­de ser li­bre de im­pues­tos de acuerdo a su in­ver­sión so­cial, no so­lo el go­bierno se aho­rra­ría mi­llo­nes sino que por pri­me­ra vez nues­tras es­cue­las y co­le­gios pú­bli­cos es­ta­rían lis­tos pa­ra el ini­cio de nues­tro año es­co­lar.

¿Cuán­do en­tras­te al mundo de las re­des so­cia­les?

Yo fui el úl­ti­mo en en­trar a la era de la tec­no­lo­gía, en­tré por­que vi un tweet de Char­lie Sheen don­de se ga­nó 100 mil dó­la­res por ha­cer un tweet y me di­je “si él se ga­nó 100 mil, yo pue­do ga­nar­me mil”, le di­je a mi so­cio que me abrie­ra una cuen­ta y de re­pen­te le co­men­té “¿sa­bes que por aquí po­de­mos ha­cer pla­ta?”. Le hi­ce un spag­het­ti de­li­cio­so, lo con­ven­cí y fui­mos los pri­me­ros en Cen­troa­mé­ri­ca en ven­der las re­des so­cia­les; por eso nos in­vi­ta­ron a un par de con­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les.

Yo me pue­do ex­pre­sar en las re­des so­cia­les por­que a mi na­die me ha re­ga­la­do na­da, y ja­más me he ro­ba­do un dó­lar. Una vez pu­se una pre­gun­ta que de­cía “¿qué po­lí­ti­co no ha ro­ba­do?, que lo suba #YoNoHeRo­ba­do” y to­do el mundo co­men­zó a uti­li­zar el hash­tag, sin em­bar­go, nin­gún po­lí­ti­co res­pon­dió.

¿Cuál di­rías que es tu red so­cial fa­vo­ri­ta?

Ins­ta­gram, es la más di­ver­ti­da. Pue­des su­bir fo­tos y vi­deos, en Twit­ter tam­bién pe­ro can­sa por­que hay mu­chos “call cen­ters” y no sa­bes con quién ha­blas. Las re­des so­cia­les son ma­ra­vi­llo­sas si las usas bien, el que no es­tá en eso no exis­te.

¿En qué mo­men­to co­men­zas­te a re­co­no­cer el com­pro­mi­so de ser un “influencer”?

Des­de que me di cuen­ta de que no pue­do es­cri­bir co­sas tan cru­das, vul­ga­res o vio­len­tas, yo tien­do a te­ner un hu­mor ne­gro y la gen­te tien­de a he­rir­se fá­cil­men­te. Co­mo pa­dre soy muy es­tric­to, me to­ca­ron dos ex­ce­len­tes hi­jos. Pe­ro siem­pre les he ha­bla­do las co­sas co­mo son pa­ra que na­die les eche cuen­to en la ca­lle.

¿Qué men­sa­je fi­nal le das a los lec­to­res de la re­vis­ta?

Pro­gra­men pla­nes a cor­to, me­dio y lar­go pla­zo; tam­bién aho­rren y dis­fru­ten la vi­da, no suban fo­tos a re­des so­cia­les fin­gien­do vi­vir una vi­da que no apro­ve­chan.

Fo­to­gra­fía: Me­dia­link Ads @Da­vis­zo­ne @Da­vis­zo­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.