LA POLLERA:

La Pollera Pa­na­me­ña, un ar­te que bus­ca ser pa­tri­mo­nio

Like Magazine - - SUMMARY -

La pa­la­bra “pollera” es de­fi­ni­da por el dic­cio­na­rio co­mo: ves­ti­do de la cin­tu­ra aba­jo con mu­chos plie­gues y vue­los. El cos­to de una pollera de lu­jo va más arri­ba de los 7 mil dó­la­res, es­to se de­be al au­men­to en los precios de los hi­los y la te­la que uti­li­zan las ar­te­sa­nas, y to­ma al­re­de­dor de un año con­fec­cio­nar una.

Por su par­te, la pollera pa­na­me­ña tie­ne orí­ge­nes de varias regiones de Eu­ro­pa, se­gún el pro­fe­sor in­ves­ti­ga­dor de in­du­men­ta­rias Eduar­do Cano, quien nos lle­vó has­ta don­de se rea­li­za a mano ca­da pie­za de es­te hermoso ves­ti­do re­pre­sen­ta­ti­vo.

Al lle­gar a la ca­lu­ro­sa re­gión de Azue­ro nos en­con­tra­mos en me­dio de un am­bien­te fes­ti­vo, ya que los re­si­den­tes se pre­pa­ra­ban pa­ra la ce­le­bra­ción del Fes­ti­val de la Me­jo­ra­na en Gua­ra­ré.

En una si­lla afue­ra de su ca­sa, en­con­tra­mos a la Sra.

Ma­ría Ele­na Her­nán­dez quien lle­va 21 años te­jien­do mun­di­llo quien nos re­ci­bió con una ca­lu­ro­sa son­ri­sa. Des­de muy tem­prano se des­pier­ta pa­ra aten­der a su fa­mi­lia y lue­go pa­sar el res­to del día de­di­cán­do­lo a la pollera.

El ar­te de ha­cer mun­di­llo la ha ayu­da­do a edu­car a sus hi­jas, quie­nes hoy en día son pro­fe­sio­na­les y apren­die­ron a va­lo­rar las tra­di­cio­nes de la re­gión de Azue­ro. EL MUN­DI­LLO, LA PIE­ZA ESEN­CIAL

El mun­di­llo, una de las par­tes que com­po­nen la pollera, con­sis­te en una tren­za con­fec­cio­na­da so­bre una rue­da de te­la uti­li­za­da pa­ra com­bi­nar los hi­los en­tre­la­za­dos que son te­ji­dos con unos pa­li­tos. Mien­tras más ela­bo­ra­da sea, más cos­to­so se­rá el mun­di­llo.

No exis­te un so­lo ti­po de mun­di­llo, to­do de­pen­de de la téc­ni­ca que uti­li­ce la ar­te­sa­na a la ho­ra de ela­bo­rar­lo. De he­cho, el mun­di­llo es uno de los fac­to­res que ha­ce que la pollera sea más cos­to­sa. Los bor­da­dos más co­no­ci­dos son: cam­po, co­rra­les, pe­pia­das, fa­chen­da, mix­tu­ra, be­ju­quea­da, en­tre otras.

Al in­cluir los mun­di­llos en el lar­go de la pollera, es en­ton­ces cuan­do la per­so­na que la con­fec­cio­na de­ter­mi­na de qué an­cho van las la­bo­res.

LA POLLERA

Ha­cer una pollera es una ar­dua la­bor que to­ma al­re­de­dor de un año, pa­ra con­fec­cio­nar­la se de­be unir el tra­ba­jo de varias ar­te­sa­nas quie­nes ela­bo­ran a mano ca­da pie­za fun­da­men­tal que al fi­nal da vi­da a es­te ma­jes­tuo­so ves­ti­do.

Co­no­ci­mos a la Sra. Ana Vio­del­da Cas­ti­llo de Díaz quien se en­car­ga de unir to­das las pie­zas una vez es­tán lis­tas. Ella nos co­men­tó que cuen­ta con un equi­po de varias ar­te­sa­nas y que des­de ha­ce 15 años se ha de­di­ca­do a la pollera.

“Des­de muy jo­ven par­ti­ci­pé en el con­jun­to tí­pi­co de mi es­cue­la y ahí na­ció mi amor por la pollera. Ac­tual­men­te no me he pues­to una pollera des­de que me gra­dué, pe­ro me de­cía a mi mis­ma que te­nía que te­ner po­lle­ras pa­ra mi hi­ja”, ex­pli­có la ar­te­sa­na.

En su ca­sa en­con­tra­mos va­rios mo­de­los de pollera, des­de bas­qui­ñas y mon­tu­nas, has­ta po­lle­ras de ga­la. Ca­da una tie­ne un to­que es­pe­cial y di­fe­ren­te, ya que las me­di­das, co­lo­res, te­ji­dos y es­ti­los pue­den va­riar de acuerdo a las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que so­li­ci­te la due­ña.

Pa­ra ela­bo­rar el rue­do de la pollera, es de­cir su con­torno, nos ex­pli­có que se de­be to­mar en con­si­de­ra­ción el ta­ma­ño de la per­so­na. Son ocho pa­ños de 36 pul­ga­das de lar­go y 18 de an­cho.

Pri­me­ro se de­be com­prar la te­la y ele­gir los co­lo­res y diseño, lue­go cuan­do ya to­do es­tá cor­ta­do y plas­ma­do; se de­ter­mi­na si es mar­ca­da, zur­ci­da o tal­co en som­bra.

La la­bor de la pollera pue­de ser de uno o va­rios co­lo­res, pe­ro siem­pre de­be ser so­bre te­la blan­ca en coor­di­na­ción con los en­ca­jes de mun­di­llo. Se com­ple­men­ta con el en­ja­re­ta­do en el cue­llo de la ca­mi­sa con la­nas que se unen en un pom­pón de­lan­te y de­trás del pe­cho. El co­lor de la la­na de­be ser igual al de las dos cin­tas de sa­tén que se co­lo­can en la cin­tu­ra (de­lan­te y de­trás), es­to se com­ple­men­ta con los za­pa­tos he­chos a mano, que tam­bién son del mis­mo co­lor en sa­tén.

LOS AC­CE­SO­RIOS

Pa­ra com­ple­men­tar el uso de la pollera pa­na­me­ña, se de­be usar una se­rie de pren­das de pie a ca­be­za. En la ca­be­za de­be ser co­lo­ca­do un pei­ne­tón, pei­ne­tas de bal­cón (que van a los la­dos), la pa­jue­la y va­rios tem­ble­ques, que son imi­ta­cio­nes de flo­res y ma­ri­po­sas he­chos con per­las y cuen­tas.

Lue­go de­ben ser co­lo­ca­dos los zar­ci­llos y las de­más pren­das de oro de 10 ki­la­tes, o de pla­ta ba­ña­das en oro; el pre­cio de las pren­das de­pen­de­rá de la la­bor de sus di­se­ños. Las pren­das que van col­gan­do del cue­llo pue­den ser 5 o más ca­de­nas, no pue­de fal­tar la ca­de­na cha­ta, la ca­de­na bru­ja, el es­ca­pu­la­rio, la ca­de­na sa­lo­mó­ni­ca, la ca­de­na de di­jes, el ro­sa­rio, en­tre otras.

Tam­bién se co­lo­can bra­za­le­tes de oro en las mu­ñe­cas y una he­bi­lla de oro en am­bos za­pa­tos de sa­tén.

UN AR­TE QUE PIER­DE RE­LE­VO GE­NE­RA­CIO­NAL

A me­di­da que pa­san los años, los jó­ve­nes de la re­gión han per­di­do el in­te­rés de apren­der a ela­bo­rar una pollera, es­ta es una si­tua­ción que preo­cu­pa mu­cho tan­to a los ar­te­sa­nos, co­mo a los es­tu­dio­sos de es­te ar­te.

“El ar­te ha evo­lu­cio­na­do por al­gu­nas ne­ce­si­da­des, pe­ro siem­pre re­quie­re, co­mo to­do he­cho fol­cló­ri­co, de la apro­ba­ción po­pu­lar y ja­más es in­di­vi­dual”, ex­pli­có el in­ves­ti­ga­dor Eduar­do Cano, quien lle­va 19 años de ser in­ves­ti­ga­dor de in­du­men­ta­rias en Pa­na­má, es­tá rea­li­zan­do un in­ten­so tra­ba­jo pa­ra que la ar­te­sa­nía de la pollera se con­vier­ta en Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad. Pa­ra el pro­fe­sor Cano, la pollera es par­te de la iden­ti­dad de Pa­na­má; pe­ro ad­mi­te que hay que ha­cer al­go por sal­va­guar­dar la tra­di­ción y el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal que real­men­te me­re­ce, más allá de los va­rios pre­mios que ha re­ci­bi­do.

Pe­ro así co­mo el pro­fe­sor Cano se en­cuen­tra preo­cu­pa­do por el po­co in­te­rés de las ge­ne­ra­cio­nes, con un ai­re de es­pe­ran­za su­gie­re que se de­ben re­to­mar mu­chas cla­ses en los co­le­gios que ha­gan que las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes no de­jen per­der las tra­di­cio­nes de Pa­na­má y apren­dan a amar­las.

To­das las ar­te­sa­nas que vi­si­ta­mos ex­pre­sa­ron el mis­mo sen­ti­mien­to de preo­cu­pa­ción por qué su­ce­de­rá cuan­do ellas ya no se de­di­quen a es­to. La sra. Zoi­la Cas­ti­llo Itu­rral­de tie­ne 95 años y des­de los 14 años se ha de­di­ca­do a te­jer mun­di­llo, hoy en día con­ti­núa ha­cién­do­lo; El­vi­na Var­gas Cas­ti­llo, su hi­ja, al igual que ella se dedica a la ar­te­sa­nía de la pollera des­de los 12 años.

El­vi­na se dedica a som­brear y mar­car po­lle­ras, las la­bo­res son más com­pli­ca­das que en otro ti­po de pollera. Ella re­cuer­da cuan­do es­ta­ba pe­que­ña, a una maes­tra de la es­cue­la que se de­di­có en en­se­ñar­le es­te ar­te.

Con sus di­fe­ren­tes co­lo­res, téc­ni­cas y es­ti­los, la pollera es un sím­bo­lo de fol­clor na­cio­nal y se ha con­ver­ti­do en un ícono de la cul­tu­ra pa­na­me­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.