FANNY CARDOZE:

El al­cohol en el con­trol de pe­so y la sa­lud

Like Magazine - - SUMMARY -

Ha­bi­tual­men­te las be­bi­das al­cohó­li­cas sue­len ser un mo­ti­vo de dis­cu­sión, y es que hay quie­nes de­fien­den a ca­pa y es­pa­da su in­ges­ta por­que las con­si­de­ran be­ne­fi­cio­sas pa­ra el or­ga­nis­mo, y otros que las ta­chan de no­ci­vas pa­ra la sa­lud. Lo que sí es cier­to es que una in­ges­ta con­ti­nua es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con el au­men­to de pe­so.

1. AU­MEN­TO DE PE­SO Y AL­COHOL:

• Tie­ne mu­chas ca­lo­rías

Mu­chas ve­ces he­mos es­cu­cha­do que el al­cohol en­gor­da, de­be­mos te­ner en cuen­ta que las be­bi­das al­cohó­li­cas con­tie­nen al­tas can­ti­da­des de ca­lo­rías va­cías, es de­cir, apor­tan un al­to ni­vel ca­ló­ri­co sin dar­nos nin­gún otro ti­po de nu­trien­te que pue­da ser be­ne­fi­cio­so pa­ra el or­ga­nis­mo. Ade­más, al­re­de­dor de un 70% de la com­po­si­ción del al­cohol son ca­lo­rías, cuan­do las mez­cla­mos con re­fres­cos u otro ti­po de com­ple­men­tos es­te apor­te ca­ló­ri­co au­men­ta aún más, acen­tuan­do de es­ta ma­ne­ra el efec­to que su in­ges­ta ten­drá so­bre nues­tro pe­so. Aun­que es­to va­ría mu­cho si se tra­ta de un ti­po de be­bi­da u otro. • Es­ti­mu­la la in­ges­ta de ali­men­tos

Pe­ro es­ta no es so­la­men­te la cau­sa por la que son be­bi­das que en­gor­dan, be­ber de he­cho es­ti­mu­la tu ape­ti­to mien­tras dis­mi­nu­ye tus in­hi­bi­cio­nes, ha­cien­do más pro­ba­ble que te so­bre­pa­ses en los ali­men­tos mien­tras es­tás ba­jo su in­fluen­cia. • Efec­to so­bre el me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas Es im­por­tan­te que se­pa­mos que el al­cohol tie­ne un efec­to di­rec­to en el me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas.

Nues­tro or­ga­nis­mo me­ta­bo­li­za el al­cohol en el hí­ga­do, don­de se con­vier­te en una sus­tan­cia lla­ma­da ace­ta­to. Es por es­to que cuan­do in­ge­ri­mos al­cohol los ni­ve­les de ace­ta­to au­men­tan y nues­tro cuer­po que­ma el ace­ta­to pro­du­ci­do por el al­cohol pa­ra ob­te­ner ener­gía en vez de las gra­sas que te­ne­mos acu­mu­la­das en el cuer­po, por lo que ade­más de aña­dir ca­lo­rías im­pi­de la que­ma de las gra­sas exis­ten­tes.

2. EL AL­COHOL Y LOS CARBOHIDRATOS

A pe­sar de la ob­se­sión, con lo ba­jo en carbohidratos de años re­cien­tes, es un mi­to que so­lo por­que una be­bi­da o ali­men­to, co­mo el li­cor, no los con­ten­ga, no cau­sa­rá que au­men­tes de pe­so. Si co­mes o be­bes de­ma­sia­das ca­lo­rías, sin im­por­tar si pro­vie­nen del al­cohol, carbohidratos, pro­teí­na o gra­sa, ga­na­rás pe­so.

Los li­co­res co­mo, el whisky, vod­ka y te­qui­la, son des­ti­la­dos y, por lo tan­to, no con­tie­nen carbohidratos. Sin em­bar­go, de­bi­do a su al­to con­te­ni­do de al­cohol, pue­de con­tri­buir al au­men­to de pe­so. El al­cohol, de he­cho, con­tie­ne más ca­lo­rías por gra­mo que los carbohidratos, así que en­tre más al­to sea el con­te­ni­do de al­cohol que be­bas, más ca­lo­rías con­su­mi­rás.

3. EL CON­SU­MO DE AL­COHOL Y LA SA­LUD

Pe­ro sí que es cier­to que el ti­po de be­bi­da al­cohó­li­ca y el mo­men­to de su in­ges­ta tie­nen mu­cho que ver en es­te pro­ce­so, y es que no es lo mis­mo con­su­mir un va­so de vino mien­tras se co­me, a be­ber tres co­pas de whisky con re­fres­co ca­da día. Es­tá de­mos­tra­do que una in­ges­ta mo­de­ra­da de al­cohol en las co­mi­das pue­de ser be­ne­fi­cio­so pa­ra el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, ya que no po­de­mos pa­sar por al­to los efec­tos an­ti­oxi­dan­tes del vino.

No de­be­mos ol­vi­dar que con­su­mir al­cohol de for­ma in­dis­cri­mi­na­da, ade­más de po­der crear­nos una adic­ción y da­ñar ór­ga­nos co­mo el hí­ga­do, pán­creas, ri­ño­nes se­rá un mo­ti­vo di­rec­to de nues­tro au­men­to de pe­so y la di­fi­cul­tad pa­ra ba­jar­lo.

4. ABSORCIÓN DE AL­COHOL Y BE­BER CON RES­PON­SA­BI­LI­DAD

La absorción del al­cohol se ve mo­di­fi­ca­da por la pre­sen­cia de ali­men­tos en el es­tó­ma­go, ya que su di­ges­tión re­tra­sa el pa­so del al­cohol al in­tes­tino del­ga­do. De es­ta ma­ne­ra, sus efec­tos apa­re­ce­rán más len­ta­men­te y no se al­can­za­rán ni­ve­les tan ele­va­dos de al­cohol en san­gre co­mo si se be­bie­se en ayu­nas. No obs­tan­te, tam­bién pue­den tar­dar más en des­apa­re­cer.

La ma­yor par­te del al­cohol in­ge­ri­do (el 95 %) es eli­mi­na­do del or­ga­nis­mo tras ser pro­ce­sa­do por el hí­ga­do. Las per­so­nas sa­nas me­ta­bo­li­zan el al­cohol a una ve­lo­ci­dad re­la­ti­va­men­te cons­tan­te. Por es­te mo­ti­vo, una vez que los efec­tos del al­cohol han apa­re­ci­do, no hay prác­ti­ca­men­te na­da que pue­da ace­le­rar su eli­mi­na­ción. Ni el ca­fé, ni du­char­se, ni vo­mi­tar, ayu­dan a que se re­duz­ca la ta­sa de al­coho­le­mia del or­ga­nis­mo.

Aun­que una per­so­na que be­be al­cohol en can­ti­da­des con­si­de­ra­bles crea que el al­cohol no le afec­ta de­ma­sia­do, al no per­ci­bir sus efec­tos en su or­ga­nis­mo, sus ór­ga­nos vi­ta­les (es­tó­ma­go, hí­ga­do, ce­re­bro y otros) pue­den re­sul­tar per­ju­di­ca­dos.

Ser un buen be­be­dor, no sig­ni­fi­ca aguan­tar mu­cha can­ti­dad. Be­be me­jor quien so­lo lo ha­ce en de­ter­mi­na­das oca­sio­nes y en po­ca can­ti­dad; así dis­fru­ta más, gas­ta me­nos di­ne­ro y le pro­vo­ca me­nos efec­tos in­de­sea­bles.

Al­gu­nas su­ge­ren­cias pa­ra re­du­cir la in­ges­ta de ca­lo­rías es to­mar una be­bi­da sin al­cohol en­tre me­dio de las be­bi­das al­cohó­li­cas. De to­das for­mas re­cuer­da que en es­te ca­so tam­bién de­be­rás con­tro­lar tu con­su­mo. In­ten­ta te­ner agua dis­po­ni­ble pa­ra sa­ciar tu sed y apren­de a dis­fru­tar de la be­bi­da pa­ra que du­re por más tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.