CINDY PEREIRA:

El ar­te de re­ga­lar no de­be ser una tortura

Like Magazine - - SUMMARY -

Lle­gó la épo­ca de fies­tas, los me­ses en que nos lle­ga la lluvia de in­vi­ta­cio­nes y las pa­sa­mos de fies­ta en fies­ta, gra­dua­cio­nes, con­fir­ma­cio­nes, pri­me­ra co­mu­nión y cum­plea­ños ade­más del Día de la Ma­dre, Na­vi­dad y Año Nue­vo, lo que nos lle­va a es­pe­cia­li­zar­nos en el ar­te de re­ga­lar, al­go fá­cil pa­ra al­gu­nos pe­ro un gran re­to pa­ra otros.

No lo pue­do ne­gar, en lo per­so­nal me en­can­ta re­ci­bir pe­ro las sen­sa­cio­nes que trans­mi­te y los efec­tos que pro­vo­can el dar o el ha­cer un ob­se­quio me lle­nan to­do mi cuer­po de adre­la­ni­na. Cuan­do la per­so­na abre su re­ga­lo, es­pe­ra­mos la reac­ción y po­der te­ner cier­tas sen­sa­cio­nes al ver una enor­me son­ri­sa, ojos que brillan, sen­tir emo­cio­nes, ver mo­ver el ob­se­quio, es­cu­char el cru­jir del pa­pel rom­per son ac­cio­nes que me gus­tan per­ci­bir cuan­do en­tre­go un re­ga­lo; es aquí cuan­do sé que lo­gré ati­nar una vez más.

Hay quie­nes tie­nen ese sex­to sen­ti­do o tal vez un don y otros en cam­bio se vuel­ven un ocho a la ho­ra de em­pe­zar la bús­que­da del re­ga­lo per­fec­to pe­ro aque­llos que no creen te­ner ese don de re­ga­lar, les ma­ni­fies­to que no es na­da di­fí­cil pri­me­ro to­ma en cuen­ta la fra­se que di­ce “lo im­por­tan­te del re­ga­lo es el de­ta­lle y el ca­ri­ño con que se da y el apre­cio de quien lo recibe” lue­go to­ma en cuen­ta los si­guien­tes pun­tos:

• An­tes de com­prar pien­sa en la per­so­na, sus gus­tos, cos­tum­bres y pre­fe­ren­cias.

• Que es­té den­tro de tu pre­su­pues­to.

• Re­cuer­da no es com­prar por com­prar aun­que ten­gas pre­su­pues­to haz­te la pre­gun­tas ¿le gus­ta­rá? ¿Es su ti­po? ¿Tie­ne al­gu­na fun­ción?

• Uno de los pun­tos más im­por­tan­tes es la pre­sen­ta­ción, si pue­des ser crea­ti­va a la ho­ra de en­tre­gar­lo, su en­vol­tu­ra en buen es­ta­do y su tar­je­ta fir­ma­da

• Evi­ta dar di­ne­ro en efec­ti­vo, pues de­mues­tras fal­ta de in­te­rés y el mí­ni­mo es­fuer­zo.

• De acuerdo a la oca­sión o el mo­ti­vo por el cual se va a rea­li­zar de­bes bus­car el re­ga­lo ade­cua­do.

Evi­ta man­dar re­ga­los con men­sa­jes con­fu­sos, o re­ga­lar al­go que no nos gus­ta­ría a no­so­tros mis­mo re­ci­bir, re­ga­lar por re­ga­lar o no de­di­car­le ni un mi­nu­to a la ho­ra de ele­gir.

El dar es esa opor­tu­ni­dad de de­cir­le a un ser que­ri­do, ami­go, fa­mi­lia o co­no­ci­do tu afec­to, ca­ri­ño o amis­tad a otra per­so­na, los re­ga­los re­pre­sen­tan la for­ma de de­mos­trar­le a los de­más que pen­sa­mos y nos acor­da­mos de ella.

Re­cuer­da el que siem­pre da, siem­pre recibe una son­ri­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.