CON­SU­MO IN­TE­LI­GEN­TE EN NA­VI­DAD:

Dr. Jo­sé Te­je­ra

Like Magazine - - SUMMARY -

Cuan­do lle­gan las fies­tas de fin de año esas ne­ce­si­da­des se ha­cen más ma­ni­fies­tas (so­bre to­do las bá­si­cas) por mu­chas ra­zo­nes: por­que son fe­chas es­pe­cia­les, por­que he­mos he­cho aho­rros es­pe­cí­fi­cos pa­ra ello, por­que nos dan una tar­je­ta de cré­di­to nue­va, por­que hay más ofer­tas en el mer­ca­do, por­que quie­ro ha­cer fe­liz a mi fa­mi­lia, por­que me me­rez­co al­go nue­vo pa­ra Na­vi­dad y Año Nue­vo, o por­que sen­ci­lla­men­te es­tos son mo­men­tos es­pe­cia­les y to­do el mundo lo ha­ce. Dar y re­ci­bir son ele­men­tos esen­cia­les pa­ra la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na sa­na y es­tas fe­chas nos in­vi­tan, de for­ma si­ni­gual, a ha­cer ese in­ter­cam­bio co­mo par­te de nues­tra reali­dad. Vea­mos lo bueno y lo no tan bueno de di­chos he­chos. Es, pre­ci­sa­men­te du­ran­te es­tos mo­men­tos es­pe­cia­les, cuan­do nos re­car­ga­mos de una enor­me can­ti­dad de emo­cio­nes po­si­ti­vas. Nues­tro ce­re­bro es­tá inun­da­do, du­ran­te esa tem­po­ra­da, fre­cuen­te­men­te, y de ma­ne­ra más in­ten­sa, de va­rios im­por­tan­tes neu­ro­trans­mi­so­res ex­ci­ta­do­res so­bre to­do: do­pa­mi­na (pla­cer) y se­ro­to­ni­na (ale­gría), muy bien po­ten­cia­li­za­dos por los co­lo­res, sa­bo­res, olo­res, mú­si­ca, vis­to­si­dad, in­no­va­ción, tec­no­lo­gía, lu­ces bri­llan­tes y to­do aque­llo que acom­pa­ña la es­ti­mu­la­ción de nues­tros sen­ti­dos. Es­tos es­ta­dos nos lle­van a que, nues­tro Ce­re­bro Pen­san­te, que es el que con­tro­la los im­pul­sos, (gra­cias al jui­cio

crí­ti­co y de reali­dad, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la Cor­te­za Ce­re­bral Pre­fron­tal), es­té un po­co más re­la­ja­do y más fle­xi­ble, lo cual ha­ce que aque­llos im­pul­sos que vie­nen de nues­tro Sis­te­ma Lím­bi­co (Ce­re­bro Emo­cio­nal), pa­sen con po­co fil­tro y pue­dan ge­ne­rar con­duc­tas co­mo com­pras, gastos, sa­li­das, re­ga­los, sor­pre­sas y de­más, con mu­cha más li­ber­tad, que qui­zá ba­jo otras cir­cuns­tan­cias y en otros mo­men­tos no lo hi­cié­ra­mos.

Sin qui­tar­le el sabor es­pe­cial a es­tas fe­chas (que por cier­to me en­can­tan y dis­fru­to mu­cho), es bueno que pen­se­mos en lo­grar ha­cer­nos com­pra­do­res res­pon­sa­bles, lo cual pue­de con­ver­tir­nos en con­su­mi­do­res in­te­li­gen­tes. Si es im­por­tan­te que mi­da­mos que, du­ran­te es­tas fe­chas de Na­vi­dad y Año Nue­vo, va­mos a es­tar ba­jo el efec­to he­chi­za­do de más pla­cer y ale­gría que de lo co­mún y que esa al­te­ra­ción es­pe­ra­da de la con­cien­cia pue­de lle­var­nos a ha­cer gastos exa­ge­ra­dos y has­ta qui­zá no pro­gra­ma­dos que pue­den ser, en al­gún mo­men­to, no tan bue­nos pa­ra la economía fa­mi­liar. De­be­mos al­can­zar, co­mo con­su­mi­do­res in­te­li­gen­tes, que nues­tro Ce­re­bro Pen­san­te lo­gre ca­na­li­zar ade­cua­da­men­te a nues­tro Ce­re­bro Emo­cio­nal.

Vol­vien­do al prin­ci­pio; sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des es par­te de nues­tras vi­das y com­par­tir en las fe­chas de Na­vi­dad y Fin de Año mo­ti­va las ale­grías pro- pias de nues­tra na­tu­ra­le­za y de nues­tra cul­tu­ra oc­ci­den­tal. So­lo re­co­mien­do que en ese Ha­cer y Te­ner de co­sas, bie­nes, mo­men­tos, in­ter­cam­bios, ce­le­bra­cio­nes, com­pras y gastos no ol­vi­de­mos que de­ben rea­li­zar­se siem­pre en ar­mo­nía con to­do, ya que la fe­li­ci­dad no va a es­tar so­lo en el he­cho mis­mo de lo que de­mos o re­ci­ba­mos en Na­vi­dad y Año Nue­vo, sino en el dis­fru­te que ese pro­ce­so nos dé, sien­do eco­ló­gi­co con nues­tra reali­dad eco­nó­mi­ca y con lo que ver­da­de­ra­men­te ca­da uno ne­ce­si­ta pa­ra sen­tir­se bien y fe­liz y que nos lle­ve a que, de for­ma ex­tra­or­di­na­ria, en es­tas fe­chas Na­vi­de­ñas, com­par­ta­mos y lo­gran­do ser per­so­nas más au­to­rea­li­za­das y tras­cen­den­tes.

Qui­zá sea bueno a fi­nal de año no gas­tár­nos­lo to­do, aun­que así lo in­vi­te el am­bien­te; y po­der tam­bién aho­rrar in­te­li­gen­te­men­te y así te­ner pa­ra com­par­tir y ce­le­brar otros mo­men­tos im­por­tan­tes de nues­tra vi­da. Por ello, fi­nal­men­te, ha­go una úl­ti­ma re­fle­xión men­cio­nan­do al­go que sa­be­mos muy bien, y es que:

Más ri­co es el que ne­ce­si­ta po­co pa­ra es­tar fe­liz, que el que ne­ce­si­ta te­ner mu­cho pa­ra sen­tir­se así.

Qué ten­ga­mos to­dos una muy Fe­liz Na­vi­dad y un Año Nue­vo de Gran Pros­pe­ri­dad…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.