VIH|SIDA:

Una reali­dad que ata­ca en si­len­cio

Like Magazine - - SUMMARY -

La fal­ta de in­for­ma­ción, el de­jar­se lle­var por sus pa­sio­nes o ser víc­ti­ma de la irres­pon­sa­bi­li­dad de ter­ce­ros son re­sul­ta­dos de la tí­pi­ca fra­se ¡A mí ja­más me pa­sa­rá! Pa­na­má cuen­ta con un al­to nú­me­ro de per­so­nas in­fec­ta­das con VIH, en­tre pre­ven­ción y aten­ción hay un gran des­ba­lan­ce. Ha­ce fal­ta cam­pa­ña.

Es con­fron­tar de la no­che a la ma­ña­na un diag­nós­ti­co que te en­fren­ta a la muer­te, su­mán­do­le el es­tig­ma y dis­cri­mi­na­ción que tie­ne la epi­de­mia que han im­pe­di­do que se reali­cen los tra­ta­mien­tos que de­bie­ron ha­ber­se he­cho.

Es un shock que re­ci­ben las per­so­nas cuan­do pien­san que es­tán “ok” y de re­pen­te te diagnostican po­si­ti­vo, la con­se­je­ría es im­por­tan­te du­ran­te to­do el pro­ce­so ya que es­to con­lle­va mu­cho apo­yo en la par­te men­tal.

PA­NA­MÁ CON CI­FRAS ALARMANTES

En Pa­na­má, se­gún los re­gis­tros que se tie­nen des­de el año 1984, cuan­do se re­por­tó el pri­mer ca­so del Virus de In­mu­no­de­fi­cien­cia Hu­ma­na (VIH), se han acu­mu­la­do más de 15 mil ca­sos de per­so­nas in­fec­ta­das, de los cua­les al me­nos 10 mil ya han fa­lle­ci­do.

Vi­si­ta­mos la ofi­ci­na del Dr. Or­lan­do Quin­te­ro, el Di­rec­tor de Fun­da­ción Pro Bie­nes­tar y Dig­ni­dad de las per­so­nas afec­ta­das por el VIH/SIDA (Pro­bid­si­da) de Pa­na­má, quien nos ha­bló de su ex­pe­rien­cia con pa­cien­tes y co­no­ci­dos a quie­nes les ha cam­bia­do la vi­da.

El Dr. Quin­te­ro ex­pli­có que en la fun­da­ción se en­car­gan de ha­cer los la­bo­ra­to­rios pa­ra de­tec­tar el virus, y que no bas­ta con un so­lo diag­nós­ti­co, sino que de­ben rea­li­zar­se tres pa­ra es­tar com­ple­ta­men­te se­gu­ros.

PRE­VEN­CIÓN

Pa­ra el Dr. Quin­te­ro la pre­ven­ción es la he­rra­mien­ta esen­cial pa­ra con­tro­lar la epi­de­mia de VIH. Hay que dar cla­ses, or­ga­ni­zar cam­pa­ñas y dar orien­ta­ción en ca­da uno de los rin­co­nes del país.

En Pro­bid­si­da cuen­tan con un de­par­ta­men­to es­pe­cia­li­za­do en es­te ti­po de tra­ba­jos, sin em­bar­go, ha­ce fal­ta más apo­yo por par­te del sec­tor sa­lud del Go­bierno y em­pre­sas pri­va­das.

VIH EN EM­BA­RA­ZA­DAS

Un sec­tor que preo­cu­pa son las em­ba­ra­za­das por­ta­do­ras de VIH, afor­tu­na­da­men­te de­tec­ta­do des­de tem­prano ha­ce que el ries­go de que el virus sea trans­mi­ti­do al be­bé es po­co o na­da.

Las alarmantes ci­fras de VIH en em­ba­ra­za­das se cen­tran en las co­mar­cas del país, don­de mu­chas ve­ces la fal­ta de in­for­ma­ción y el te­mor se ha apo­de­ra­do de las ma­dres quie­nes no tie­nen ni idea que son par­te de es­ta epi­de­mia.

VO­CES DE ALIEN­TO

A pe­sar de que es­te es un virus que trae con él mi­tos y reali­da­des, exis­ten per­so­nas que se han con­ver­ti­do en “mano ami­ga” pa­ra aque­llos que la ne­ce­si­tan. Pa­sar por las eta­pas de ne­ga­ción, enojo, an­gus­tia, de­pre­sión y acep­ta­ción no es fá­cil pa­ra to­dos, mu­cho me­nos si no se cuen­ta con el apo­yo de se­res que­ri­dos.

Mu­chas de es­tas per­so­nas son re­cha­za­das por la so­cie­dad, mu­chos son los ca­sos de aque­llos a quie­nes han des­pe­di­do de sus tra­ba­jos, ca­sas y ex­pe­ri­men­tan en car­ne vi­va la dis­cri­mi­na­ción.

TES­TI­MO­NIOS DE VI­DA

“Pa­ra mí es­to se ha con­ver­ti­do en un mo­ti­vo que ha cam­bia­do mi vi­da, he te­ni­do que me­jo­rar mi ali­men­ta­ción, cui­dar más mi sa­lud y to­mar­me los me­di­ca­men­tos a tiem­po por las enfermedades al­ter­nas que pa­dez­co”, ex­pli­có el Dr. Quin­te­ro.

“En Pro­bid­si­da te­ne­mos a Ariel Mu­ñoz que tie­ne VIH, dia­be­tes, hi­per­ten­sión, leu­ce­mia e in­su­fi­cien­cia re­nal; él lle­ga y se po­ne a tra­ba­jar, yo me di­go ‘wao, si él pue­de ha­cer­lo yo tam­bién’. Lo veo a él y me da es­pe­ran­zas por­que en me­dio de to­do si­guió ade­lan­te”, con­clu­yó.

LU­CHA CON­TRA EL SIDA

El Día In­ter­na­cio­nal de la Ac­ción con­tra el Sida se con­me­mo­ra el 1 de di­ciem­bre de ca­da año, y se dedica a dar a co­no­cer los avan­ces con­tra la pan­de­mia de VIH/Sida cau­sa­da por la ex­ten­sión de la in­fec­ción del VIH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.