CAM­BIA, TO­DO CAM­BIA:

así evo­lu­cio­na el rol del co­mu­ni­ca­dor

Like Magazine - - RSE FOUNDATION -

El rol del co­mu­ni­ca­dor cam­bia y se adap­ta a la épo­ca, pa­ra es­tar al fren­te de una com­pa­ñía co­mo Sumarse es­ta per­so­na de­be es­tar ac­tua­li­za­da y co­no­cer có­mo va evo­lu­cio­nan­do el me­dio.

Aun­que cro­no­ló­gi­ca­men­te los ex­per­tos de mar­ke­ting me ca­ta­lo­guen co­mo “mi­llen­nial”, yo to­da­vía re­cuer­do las tran­qui­las tar­des de do­min­go en la Ave­ni­da Bal­boa. So­lían ser días so­lea­dos don­de, si eras ca­paz de ca­llar, es­cu­cha­bas in­clu­so has­ta el mar. No ha­bía ras­ca­cie­los, ni trá­fi­co, ni cin­tas cos­te­ras. Lar­gas eran las ho­ras en aque­lla ciu­dad sen­ci­lla, sin pre­ten­sio­nes, pe­ro con ga­nas de ha­cer­se ma­yor rá­pi­do. En sus ca­lles mu­chos de no­so­tros cre­ci­mos, nos caí­mos, nos le­van­ta­mos y apren­di­mos a apren­der. Era sim­ple­men­te Pa­na­má, sin es­ló­ga­nes.

Es­tu­diar y dar mis pri­me­ros pa­sos pro­fe­sio­na­les en esa úl­ti­ma eta­pa de lo analó­gi­co a lo di­gi­tal me per­mi­tió ser tes­ti­go de la evo­lu­ción ace­le­ra­da de los me­dios in­for­ma­ti­vos, las mo­da­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción, los en­tor­nos de tra­ba­jo y, so­bre to­do, del rol de los di­rec­to­res o en­car­ga­dos de co­mu­ni­ca­ción.

En­te­rra­das en el pa­sa­do, al igual que mis me­mo­rias de do­min­go en la Ave­ni­da Bal­boa, que­da­ron las fun­cio­nes del di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción me­ra­men­te ope­ra­cio­nal. Si ha­ce diez años de­di­ca­ba bue­na par­te de su tiem­po a “for­ta­le­cer” las re­la­cio­nes con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción o a me­dir el éxi­to por nú­me­ro de pu­bli­ca­cio­nes des­pués de una rue­da de pren­sa, la reali­dad hoy día es muy di­fe­ren­te.

El va­lor que ha al­can­za­do la co­mu­ni­ca­ción den­tro de las es­truc­tu­ras cor­po­ra­ti­vas ha he­cho de quien se en­car­ga de la co­mu­ni­ca­ción una pie­za esen­cial den­tro del en­gra­na­je de di­rec­ción de las com­pa­ñías. Es­ta evo­lu­ción ha lle­va­do a los di­rec­to­res de co­mu­ni­ca­ción a con­ver­tir­se en ges­to­res de repu­tación, cu­ya mi­sión es­tá en man­te­ner el equi­li­brio en­tre los di­fe­ren­tes pú­bli­cos a los que se de­be la em­pre­sa, ar­ti­cu­lan­do una co­mu­ni­ca­ción ba­sa­da en los va­lo­res de la or­ga­ni­za­ción y la ma­ne­ra en có­mo los gru­pos de in­te­rés la per­ci­ben y ex­pe­ri­men­tan.

Co­mo di­ce el con­sul­tor y pre­si­den­te elec­to de la Alian­za Glo­bal pa­ra las Re­la­cio­nes Pú­bli­cas y el Ma­ne­jo de Co­mu­ni­ca­ción, Jo­sé Ma­nuel Ve­las­co, los en­car­ga­dos de co­mu­ni­ca­ción “son o de­ben ser el Pe­pe Gri­llo de las or­ga­ni­za­cio­nes”. Aquí en­tra en jue­go la ca­pa­ci­dad del co­mu­ni­ca­dor en pre­ver cam­bios de es­ce­na­rios o ten­den­cias, de ana­li­zar da­tos pa­ra me­dir las ex­pec­ta­ti­vas y el ran­go de ac­ción de los gru­pos de in­te­rés, y una par­ti­cu­lar sen­si­bi­li­dad por los te­mas so­cia­les, am­bien­ta­les y eco­nó­mi­cos.

Así co­mo mi ge­ne­ra­ción ha si­do tes­ti­go im­pre­vis­to de la rá­pi­da trans­for­ma­ción de Pa­na­má y el mundo de la co­mu­ni­ca­ción, es ho­ra de que las com­pa­ñías co­mien­cen a po­ten­ciar la fi­gu­ra de quien se res­pon­sa­bi­li­za en la or­ga­ni­za­ción de la repu­tación. Se tra­ta de una ven­ta­ja ya no so­lo com­pe­ti­ti­va, sino es­tra­té­gi­ca pa­ra la trans­for­ma­ción de los mo­de­los de ne­go­cio de las or­ga­ni­za­cio­nes.

“Cam­bia, to­do cam­bia”, de­cía en una de sus can­cio­nes el com­po­si­tor chi­leno, Ju­lio Num­hau­ser, ¡y va­ya si te­nía ra­zón!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.