MA­ÑA­NA LO HA­GO, el ar­te de pro­cras­ti­nar

Like Magazine - - RSE LIKE COACHING -

Pro­cras­ti­nar es apla­zar ac­ti­vi­da­des o si­tua­cio­nes que de­ben aten­der­se, sus­ti­tu­yén­do­las por otras si­tua­cio­nes más irre­le­van­tes o agra­da­bles. Es el enemi­go de la pro­duc­ti­vi­dad. Ma­ña­na lo ha­go, es la fra­se em­ble­má­ti­ca de quie­nes po­seen es­te há­bi­to.

Con fre­cuen­cia es­cu­cho que las per­so­nas pre­fie­ren tra­ba­jar ba­jo pre­sión por­que así rin­den más, y a pe­sar de que es­to pue­da ser cier­to pa­ra al­gu­nas per­so­nas, no es así pa­ra la ma­yo­ría. Otras ra­zo­nes pa­ra pro­cras­ti­nar pue­den ser: dis­trac­cio­nes, pe­re­za, des­or­ga­ni­za­ción, fal­ta de mo­ti­va­ción, per­fec­cio­nis­mo, por men­cio­nar al­gu­nas. Es­te mal há­bi­to tie­ne más des­ven­ta­jas que ven­ta­jas.

Una de las des­ven­ta­jas prin­ci­pa­les es que no de­ja­mos mar­gen de error, es de­cir, que ocu­rra al­gu­na even­tua­li­dad que im­pi­da que cul­mi­ne­mos la ta­rea a tiem­po. Varias se­ma­nas atrás una ami­ga me con­tó que des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do to­do el día su compu­tado­ra co­lap­só y per­dió to­da la in­for­ma­ción. Lue­go de in­ten­tar has­ta lo im­po­si­ble, se dio cuen­ta que lo úni­co que le que­da­ba era em­pe­zar nue­va­men­te. El úni­co pro­ble­ma era que el tra­ba­jo lo te­nía que en­tre­gar a las 8:00am del día si­guien­te y ya era la ma­dru­ga­da. Por su­pues­to que es­ta­ba ago­ta­da y el re­sul­ta­do fue un tra­ba­jo me­dio­cre (sus pro­pias pa­la­bras). Al de­jar­lo pa­ra úl­ti­mo mo­men­to com­pro­me­tió la ca­li­dad de su tra­ba­jo por fal­ta de tiem­po. Otra des­ven­ta­ja que qui­zá sea aun más gra­ve, es el es­trés que pro­du­ce es­tar a la ca­rre­ra. Sa­be­mos que el es­trés tie­ne un im­pac­to im­por­tan­te en di­ver­sos as­pec­tos de nues­tra sa­lud: au­men­ta la pre­sión san­guí­nea, se de­bi­li­ta el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, se ten­san los múscu­los, lo cual pro­du­ce can­san­cio y di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se.

Al­gu­nas he­rra­mien­tas que po­de­mos uti­li­zar pa­ra me­jo­rar es­te mal há­bi­to son:

• Pla­ni­fi­car bien el tiem­po y agen­dar nues­tros pen­dien­tes pa­ra dis­mi­nuir la po­si­bi­li­dad de pro­cras­ti­nar.

• Si la ta­rea es cor­ta, ha­cer­la de in­me­dia­to, ya que to­ma­rá so­lo unos mi­nu­tos y no for­ma­rá par­te de la lis­ta de pen­dien­tes.

• Di­vi­dir en seg­men­tos, es­to ha­ce que la ta­rea se sien­ta me­nos abru­ma­do­ra y ga­ran­ti­za mi­ni­mi­zar la car­ga de tra­ba­jo pa­ra úl­ti­mo mi­nu­to.

• So­lo haz­lo! Dar vuel­tas es­pe­ran­do a que la ins­pi­ra­ción lle­gue no es el me­jor plan, so­bre to­do por­que el es­trés ele­va nues­tro tono emo­cio­nal y dis­mi­nu­ye nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra pen­sar con cla­ri­dad.

• Cui­da tu tiem­po pro­duc­ti­vo. Se pier­de mu­cho tiem­po con las in­te­rrup­cio­nes, si fi­nal­men­te lo­gras­te sen­tar­te a tra­ba­jar, tra­ta de li­mi­tar lo más po­si­ble las dis­trac­cio­nes.

• Apren­de a de­cir no. Usual­men­te cuan­do acep­ta­mos co­sas que no que­re­mos ha­cer, las pro­cras­ti­na­mos.

• Por úl­ti­mo, cree que pue­des lo­grar­lo. Mu­chas ve­ces de­ja­mos las co­sas pa­ra des­pués por­que du­da­mos de nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra lo­grar­lo y una vez que nos de­ci­di­mos des­cu­bri­mos que no era al­go tan com­pli­ca­do.

Los de­jo con un pen­sa­mien­to de Geor­ge Clau­de Lo­ri­mer “Apla­zar una co­sa fá­cil ha­ce que sea di­fí­cil. Apla­zar una co­sa di­fí­cil la ha­ce im­po­si­ble” . Re­cuer­den, pe­que­ños cam­bios ha­cen una gran di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.