LA IN­TEN­CIÓN

No es lo que cuen­ta

Like Magazine - - RSE LIKE COACHING -

¿Cuán­tas ve­ces he­mos oí­do la fra­se “la in­ten­ción es lo que cuen­ta”? y la usa­mos pa­ra ex­cu­sar a al­guien o ex­cu­sar­nos, pa­ra ex­pli­car o dar ra­zo­nes.

Si bien es cier­to que pa­ra al­gu­nas cir­cuns­tan­cias esa fra­se es vá­li­da, tam­bién es cier­to que en mu­chas oca­sio­nes se con­vier­te en el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra que no­so­tros ha­ga­mos lo co­rrec­to o se con­vier­te en un do­ble es­tán­dar en nues­tras re­la­cio­nes. Vea­mos el si­guien­te ejem­plo:

Ha­ce al­gu­nos años re­sul­té me­dian­do en­tre dos per­so­nas que te­nían una so­cie­dad don­de las co­sas no ha­bían trans­cu­rri­do bien. En reali­dad el ne­go­cio co­mo tal si fun­cio­na­ba, pe­ro la re­la­ción de los so­cios se ha­bía de­te­rio­ra­do has­ta el pun­to que no que­rían ver­se ni con­ti­nuar tra­ba­jan­do jun­tos.

Los es­cu­cha­ba ex­pli­car sus pun­tos de vis­ta y yo in­ten­ta­ba se­pa­rar lo emo­cio­nal de los he­chos y acon­se­jar­les pa­ra lle­gar a una di­vi­sión jus­ta de los bie­nes ma­te­ria­les. Lo que re­sal­tó de la con­ver­sa­ción pa­ra mí es que uno re­cla­ma­ba que el otro no ha­cía lo que te­nía que ha­cer y a él le to­ca­ba cu­brir las fal­tas, y te­nía en eso un pun­to de ra­zón. Sin em­bar­go, cuan­do el otro ha­bla­ba, tam­bién se­ña­la­ba que el 1ero no ha­cía su par­te. Es­to pa­ra el 1ero no te­nía pe­so, pues de­cía que lo su­yo se ha­cía fá­cil y él “ya lo iba a ha­cer.”

Es­te ti­po de si­tua­ción es muy tí­pi­ca en nues­tras re­la­cio­nes. Se di­ce que uno juz­ga a los otros por sus ac­cio­nes, pe­ro se juz­ga a uno mis­mo por sus in­ten­cio­nes. En es­te ca­so el pri­mer so­cio es­ta­ba to­tal­men­te ce­ga­do a su par­te de la cul­pa, ya que en su men­te es­ta­ba TO­DA la in­ten­ción de ha­cer su par­te, por lo que pa­ra él era igual a que es­tu­vie­ra he­cho. Él se frus­tra­ba y se mo­les­ta­ba de ver que el com­pa­ñe­ro no hi­cie­ra su par­te sin si­quie­ra per­ca­tar­se que él es­ta­ba en las mis­mas.

Cuán­to con­flic­to, di­vi­sión, se­pa­ra­ción y pro­ble­ma se po­dría evi­tar si to­dos apli­cá­ra­mos a los otros el mis­mo es­tán­dar que nos apli­ca­mos a no­so­tros mis­mos? ¿Qué di­fe­ren­te se­ría el mundo si to­má­ra­mos en cuen­ta las “in­ten­cio­nes” de los otros y los con­si­de­rá­ra­mos así co­mo te­ne­mos mi­se­ri­cor­dia de no­so­tros mis­mos cuan­do nues­tras “in­ten­cio­nes” son bue­nas, a pe­sar de que no lle­guen a ma­te­ria­li­zar­se en ac­cio­nes? ¿Qué di­fe­ren­te se­ría el mundo si con más fre­cuen­cia lle­vá­ra­mos a ac­ción nues­tras bue­nas in­ten­cio­nes? Creo que to­dos po­dría­mos vi­vir vi­das de me­nos des­gas­te emo­cio­nal y vi­das más co­rrec­tas si en­ten­dié­ra­mos que cuan­do se tra­ta de HA­CER LO

CO­RREC­TO, la in­ten­ción NO es lo que cuen­ta. Tam­bién po­dría­mos mi­ni­mi­zar los con­flic­tos en nues­tras vi­das si co­brá­ra­mos con­cien­cia que cuan­do se tra­ta de juz­gar las ac­cio­nes de los de­más, de­be­mos usar la mis­ma me­di­da que usa­mos pa­ra no­so­tros. Si pa­ra mí la in­ten­ción cuen­ta, en­ton­ces pa­ra mi pró­ji­mo de­be con­tar tam­bién!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.