Ce­lia Cruz

“LA VI­DA ES UN CAR­NA­VAL”

Like Magazine - - RSE LIKE COACHING -

Su voz, ta­len­to y ca­ris­ma han pro­du­ci­do una de las más re­co­no­ci­das his­to­rias mu­si­ca­les, co­no­ci­da co­mo “La Rei­na de la Sal­sa”, Ce­lia Cruz, se con­vir­tió en la más no­ta­ble em­ba­ja­do­ra de la cul­tu­ra His­pa­na en el mundo.

Úr­su­la Hi­la­ria Ce­lia Ca­ri­dad de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad Cruz Al­fon­so, me­jor co­no­ci­da co­mo Ce­lia Cruz, na­ció el 21 de oc­tu­bre de 1925 en Cu­ba. Su pa­dre que­ría que fue­se maes­tra de es­cue­la, y sin pe­sar in­ten­tó sa­tis­fa­cer­le, pe­ro pu­do más el co­ra­zón cuan­do es­ta­ba a pun­to de ter­mi­nar la ca­rre­ra y la aban­do­nó pa­ra in­gre­sar en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Mú­si­ca.

Ce­lia dio cla­ses du­ran­te al­gu­nos años, tra­ba­jó en la ra­dio cu­ba­na e in­clu­so can­tó en el fa­mo­so club noc­turno Tro­pi­ca­na. Pa­ra 1950 se in­cor­po­ró co­mo vo­ca­lis­ta de la ban­da mu­si­cal La So­no­ra Ma­tan­ce­ra, y jun­to con ellos aban­do­nó la tie­rra que la vio na­cer pa­ra lue­go ra­di­car­se en Es­ta­dos Uni­dos.

Fue una cu­ba­na que año­ra­ba su is­la y fa­mi­lia, pe­ro po­lí­ti­ca­men­te di­vor­cia­da del go­bierno, aun­que des­de su exi­lio nun­ca de­jó de ayu­dar­los. Sus ami­gos y fa­mi­lia­res la des­cri­ben co­mo una mu­jer que ama­ba la mú­si­ca, ex­ce­len­te co­ci­ne­ra y muy sen­ci­lla. A pe­sar de to­do su ta­len­to y los pre­mios que re­ci­bió, Ce­lia Cruz era in­creí­ble­men­te hu­mil­de y su fe­li­ci­dad era con­ta­gio­sa en ca­da lu­gar que vi­si­ta­ba.

Los co­ra­zo­nes y es­pí­ri­tus de las per­so­nas se lle­na­ban de ale­gría y mú­si­ca con tan so­lo es­cu­char las can­cio­nes de Ce­lia y su cé­le­bre fra­se “¡Azú­car!”, quien se con­vir­tió en una de las ma­yo­res re­pre­sen­tan­tes de la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na en el mundo.

Uno de los mo­men­tos más me­mo­ra­bles en su vi­da fue en 1994, cuan­do en la Ca­sa Blan­ca, re­ci­bió del Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Bill Clin­ton, el ho­nor más al­to que es­te país le da a un ar­tis­ta: la Do­ta­ción Na­cio­nal de las Ar­tes.

La “Rei­na de la Sal­sa” fa­lle­ció el 16 de ju­lio de 2003, a los 78 años de edad, en su ho­gar de Nue­va Jer­sey, co­mo con­se­cuen­cia de un cán­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.