UR­GE REIVENTARNOS Y RE­CU­PE­RAR el co­ra­je de cam­biar

La lle­ga­da de las fies­tas de fin de año es un mo­men­to pro­pi­cio pa­ra ce­le­brar, pe­ro tam­bién pa­ra re­fle­xio­nar so­bre to­das nues­tras ac­cio­nes y com­por­ta­mien­tos, la pro­me­sa de “un cam­bio” siem­pre es­tá pre­sen­te en las me­tas pa­ra el pró­xi­mo año.

Like Magazine - - RSE LIKE REFLECTIONS -

En las fies­tas de Na­vi­dad y del año nue­vo, siem­pre nos pro­po­ne­mos cam­biar de ac­ti­tu­des, lo­grar me­tas; es­to es así por­que en es­te tiem­po te­ne­mos en el am­bien­te los ai­res de ale­gría, de en­tu­sias­mo, de ilusión de me­jo­res días en la fa­mi­lia, en el ne­go­cio, el tra­ba­jo, en fin en la so­cie­dad. Ca­si siem­pre ese en­tu­sias­mo se des­va­ne­ce al lle­gar los pri­me­ros días del año si­guien­te, que nos ha­ce des­per­tar de la anes­te­sia en que nos he­mos en­vuel­to, sin bus­car los me­ca­nis­mos pa­ra cum­plir con nues­tros pro­fun­dos pro­pó­si­tos.

Es­ta­mos con­ven­ci­dos que quien co­lo­ca en el me­dio de sus pro­yec­tos a Dios en­con­tra­rá los ca­mi­nos, por muy di­fí­ci­les que pue­dan pa­re­cer, pa­ra lo­grar es­tas me­tas tan an­he­la­das.

Hoy nues­tro país se de­ba­te en me­dio de una reali­dad du­ra, com­ple­ja y que pa­ra al­gu­nos im­po­si­ble de cam­biar, co­mo es la co­rrup­ción, la in­mo­ra­li­dad, el jue­ga vi­vo, la du­re­za de co­ra­zón, que nos ha­ce in­di­fe­ren­tes ante el do­lor ajeno, ante la tra­ge­dia hu­ma­na, don­de lo prin­ci­pal es man­te­ner mi bie­nes­tar per­so­nal sin ma­yo­res com­pli­ca­cio­nes.

Di­jo sa­bia­men­te Mar­tin Lut­her King: “Nues­tra ge­ne­ra­ción no se ha­brá la­men­ta­do tan­to de los crí­me­nes de los per­ver­sos, co­mo del es­tre­me­ce­dor si­len­cio de los bon­da­do­sos”. Es evi­den­te que cuan­do ca­lla­mos y no ac­tua­mos de al­gu­na ma­ne­ra nos ha­ce­mos cóm­pli­ces de aque­llos que ac­túan mal in­ten­cio­na­da­men­te.

Y no es que se tra­te de se­pa­rar a bue­nos de ma­los, por­que el Pa­pa cla­ra­men­te ex­pli­có la di­fe­ren­cia en­tre ser pe­ca­dor y ser co­rrup­to al de­cir: “El pro­ble­ma no es ser pe­ca­do­res, sino no arre­pen­tir­se del pe­ca­do, no te­ner ver­güen­za de lo que he­mos he­cho. Pe­se a que Pe­dro era pe­ca­dor, Je­sús man­tu­vo su pro­me­sa de edi­fi­car so­bre él su Igle­sia. Pe­dro era pe­ca­dor, pe­ro no co­rrup­to. Pe­ca­do­res, sí, to­dos: co­rrup­tos, no”.

Pa­na­má es una tie­rra ben­de­ci­da por Dios, qui­zás no he­mos si­do ca­pa­ces de com­pren­der la di­men­sión de es­ta reali­dad, por­que si bien te­ne­mos pro­ble­mas se­rios, es­tos se de­ben no a la fal­ta de re­cur­sos que nos ofre­ce es­te hermoso país, sino por­que unos po­cos han des­de­ña­do nues­tras ri­que­zas mien­tras so­lo ca­lla­mos o nos la­men­ta­mos sin ac­tuar. Lo cier­to es que, hay un gran nú­me­ro de hom­bres y mu­je­res, y en­tre ellos mu­chos son jó­ve­nes que cuen­tan con va­lo­res, con ta­len­tos, con com­pro­mi­so, con ni­ve­les de pro­fe­sio­na­lis­mo, que tie­nen las pro­ba­bi­li­da­des de ha­cer cam­biar el rit­mo de au­to­des­truc­ción en que va­mos los panameños y pa­na­me­ñas.

Lle­gó la ho­ra de rein­ven­tar­nos to­dos pa­ra cam­biar es­ta reali­dad y ha­ga­mos un país ver­da­de­ra­men­te prós­pe­ro y fra­terno, por­que nues­tra na­ción tie­ne la ri­que­za hu­ma­na y la ri­que­za na­tu­ral ne­ce­sa­rias pa­ra que to­dos y to­das vi­van dig­na­men­te, sin nin­gu­na ex­clu­sión de na­die.

Las raí­ces de nues­tro Ist­mo, son los ci­mien­tos que de­be­mos re­cu­pe­rar pa­ra sa­car a Pa­na­má ade­lan­te, con un pro­yec­to de país, que to­dos com­par­ta­mos. Pue­do ase­gu­rar que son mu­chí­si­mas las co­sas que nos unen que aque­llas que nos desunen. Re­que­ri­mos bus­car en el seno de la fa­mi­lia el res­pe­to, la li­ber­tad, la to­le­ran­cia, el amor, la con­cor­dia, la paz, la serenidad, la es­cu­cha, la éti­ca, la mo­ral, el diá­lo­go, la au­to­ri­dad, la fra­ter­ni­dad, la so­li­da­ri­dad, pe­ro so­bre to­do el amor. No ten­ga­mos mie­do a amar a nues­tra fa­mi­lia, a nues­tra co­mu­ni­dad, a nues­tra na­tu­ra­le­za, a nues­tro país.

Re­co­men­ce­mos en nues­tros am­bien­tes com­par­tien­do esa ma­ne­ra ori­gi­nal del ser pa­na­me­ño, de­mos tes­ti­mo­nio que te­ne­mos el co­ra­je de ser ho­nes­tos, de ser trans­pa­ren­tes, de que­rer ser­vir sin bus­car na­da a cam­bio. No im­por­ta que nos vean co­mo ex­tra­te­rres­tres, sea­mos ca­pa­ces de ir con­tra co­rrien­te. No es­ta­mos so­los en es­ta mi­sión, Dios es­tá con aque­llos que nos atre­ve­mos a vi­vir se­gún su de­sig­nio, se­gún su pro­yec­to de ha­cer pre­sen­te el Reino aquí en la tie­rra en me­dio de la hu­ma­ni­dad.

Que en es­ta Na­vi­dad, co­lo­que­mos a los pies del pe­se­bre del Ni­ño Je­sús, quien se hi­zo po­bre en­tre los po­bres, el de­seo de de­rrum­bar las mu­ra­llas que nos de­tie­nen pa­ra vi­vir con es­pe­ran­za y ale­gría trans­for­ma­do­ra, pa­ra que así ini­cie­mos es­te nue­vo año, con el pro­pó­si­to y el com­pro­mi­so per­ma­nen­te de cam­biar to­do aque­llo que im­pi­de que Pa­na­má sea un país fra­terno, so­li­da­rio e in­clu­yen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.