JOR­GE LUIS BOR­GES

una de las plu­mas más des­ta­ca­das del si­glo XX

Like Magazine - - RSE LIKE REFLECTIONS -

El es­cri­tor ar­gen­tino Jor­ge Luis Bor­ges, una de las plu­mas más des­ta­ca­das del si­glo XX, tie­ne un cuen­to ma­ra­vi­llo­so que se lla­ma “El otro”. En el re­la­to, des­cri­be un pro­di­gio­so en­cuen­tro que se pro­du­ce en dos tiem­pos y en dos lu­ga­res di­fe­ren­tes.

Maes­tro del gé­ne­ro fan­tás­ti­co, el au­tor co­lo­ca al jo­ven Jor­ge Luis Bor­ges, sen­ta­do en un ban­co en Gi­ne­bra Sui­za, en 1918, quien se en­cuen­tra con el ya ma­yor Jor­ge Luis Bor­ges, en 1969, en Cam­brid­ge, In­gla­te­rra.

Con una sen­si­bi­li­dad no­ta­ble, Bor­ges nos re­ga­la es­ta con­ver­sa­ción en­tre su yo jo­ven y su yo ma­yor. 51 años de edad los se­pa­ran. El idea­lis­mo y las ilu­sio­nes del jo­ven Bor­ges con­tras­tan con la ex­pe­rien­cia y cier­to de­sen­can­to del Bor­ges ma­yor.

Los pro­ta­go­nis­tas se mi­ran de reojo, con re­ce­lo y des­con­fian­za. Se re­co­no­cen co­mo pro­pios pe­ro la si­tua­ción los in­co­mo­da. Se pro­me­ten el re­en­cuen­tro pa­ra el día si­guien­te sa­bien­do am­bos que nin­guno asis­ti­rá. “El otro” se lla­ma el cuen­to. ¿Quién es el otro?

¿En qué mo­men­to de la vi­da nos con­ver­ti­mos en al­guien di­fe­ren­te de quié­nes éra­mos? ¿Cuan­do de­ja­mos de ser aquel jo­ven en­tu­sias­ta y so­ña­dor pa­ra con­ver­tir­nos en lo que so­mos aho­ra?

Si es­tás más cer­ca del Bor­ges ma­yor, te in­vi­to a que cie­rres los ojos y te re­cuer­des có­mo eras a los vein­ti­tan­tos años. Po­si­ble­men­te te­nías más ca­be­llo y me­nos cin­tu­ra, más ilu­sio­nes y me­nos te­mo­res.

¿Dón­de que­da­ron aque­llos sue­ños ju­ve­ni­les? ¿Aquel de­seo de cam­biar el mundo? ¿Dón­de es­tá esa sen­sa­ción de po­der lle­var­te to­do por de­lan­te con tus prin­ci­pios y tus con­vic­cio­nes?

Al mi­rar atrás de­bes pre­gun­tar­te tam­bién por tus re­nun­cias y tus co­bar­días. ¿Qué tu­vis­te que aban­do­nar pa­ra lle­gar adon­de lle­gas­te? ¿En qué tran­sas­te? Mi­ra den­tro de ti y res­pon­de. ¿Qué te re­pro­cha­ría aquel o aque­lla jo­ven que tú eras, al ver­te hoy? ¿Cuá­les se­rían sus re­cla­mos?

Y que le cues­tio­na­rías tú, hoy, a aquel mu­cha­cho o mu­cha­cha que ate­so­ra­ba es­pe­ran­zas y pro­me­sas sin per­ci­bir las res­pon­sa­bi­li­da­des que la vi­da con­lle­va. Las pre­gun­tas pue­den ser do­lo­ro­sas. Las res­pues­tas se vuel­ven in­dis­pen­sa­bles. Sin más­ca­ras ni ma­qui­lla­jes de­bes en pri­mer lu­gar re­co­no­cer­te en aque­lla ver­sión ju­ve­nil, lue­go tra­tar de vi­sua­li­zar el hi­lo con­duc­tor, la su­ma­to­ria de pa­sos que te lle­va­ron, des­de aquel pa­sa­do has­ta es­te pre­sen­te, pa­ra así as­pi­rar a la ar­mo­nía del re­en­cuen­tro.

Si te iden­ti­fi­cas­te con el Bor­ges jo­ven, tam­bién ten­go pre­gun­tas pa­ra ti. ¿Có­mo crees que se­rás den­tro de 40 o 50 años?

¿Cuá­les son tus ob­je­ti­vos en la vi­da, que es­pe­ras al­can­zar y cuál es el pre­cio que es­tás dis­pues­to a pa­gar por ello? Es­tás co­men­zan­do a for­mar una fa­mi­lia, a cons­truir tu pro­pia ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, ¿Po­drás di­fe­ren­ciar tus as­pi­ra­cio­nes le­gí­ti­mas de las qui­me­ras? ¿Y tus sue­ños de me­ros es­pe­jis­mos? ¿Se­rás ca­paz de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des sin aban­do­nar la fres­cu­ra y el pla­cer por lo no­ve­do­so que ca­rac­te­ri­zan tu ju­ven­tud?

De­bes res­pon­der con ho­nes­ti­dad e in­te­gri­dad. La vi­da es de­ma­sia­do va­lio­sa pa­ra an­dar im­pro­vi­san­do. No pue­des ser jo­ven por siem­pre ni pue­des ser víc­ti­ma de las con­ven­cio­nes de­jan­do a otros las de­ci­sio­nes de tu vi­da. Asu­me el pro­ta­go­nis­mo de tu vi­da. Con va­lor y de­ci­sión, siem­bra hoy las se­mi­llas que da­rán sus fru­tos más ade­lan­te.

A mí me pa­re­ce que hay un ter­cer Bor­ges en el re­la­to, el que ob­ser­va des­de afue­ra. Un Bor­ges que me lo ima­gino equi­dis­tan­te en­tre el jo­ven y el vie­jo. El que ha re­co­rri­do lo su­fi­cien­te en la vi­da pa­ra ver la dis­tan­cia que lo se­pa­ra de su jo­ven yo, y a la vez mi­ra el lar­go tra­yec­to que le fal­ta pa­ra con­ver­tir­se en una per­so­na ma­yor. Es con ese ter­cer Jor­ge Luis Bor­ges, con el que yo, co­mo mu­chos de lo que es­ta­mos “a mi­tad de ca­mino” nos iden­ti­fi­ca­mos.

Me re­co­noz­co mi­ran­do con cier­ta nos­tal­gia al jo­ven Gus­ta­vo. Año­ran­do al­gu­nas de sus cua­li­da­des, ex­tra­ñan­do su per­se­ve­ran­cia y su an­he­lo por cam­biar el mundo. Vién­do­me a la dis­tan­cia, asu­mo que es­ta­ré sa­tis­fe­cho con al­gu­nos lo­gros per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les y po­si­ble­men­te me re­cla­ma­ré cier­tas asig­na­tu­ras pen­dien­tes.

Y tam­bién mi­ro pa­ra ade­lan­te y me ima­gino a mi vie­jo yo. ¿Cuán­tas pre­gun­tas me vie­nen a la men­te? ¿Se­ré ca­paz de man­te­ner el mis­mo en­tu­sias­mo a lo lar­go de to­do el tra­yec­to? ¿Po­dré asu­mir nue­vos desafíos man­te­nien­do la in­te­gri­dad y la cla­ri­dad en el ho­ri­zon­te? ¿Voy a lo­grar con­ser­var en­cen­di­da el fue­go sa­gra­do de mi vo­ca­ción ra­bí­ni­ca?

¿Con­se­gui­ré sos­te­ner el equi­li­brio en­tre el ím­pe­tu de la ju­ven­tud y la ma­du­rez de la ex­pe­rien­cia sin re­nun­ciar a la pa­sión por lo que ha­go?

Me ima­gino que tus pre­gun­tas son muy pa­re­ci­das. Res­pon­der­las re­quie­re co­ra­je y un com­pro­mi­so de vi­da.

Jor­ge Luis Bor­ges que­dó cie­go a los 55 años. Es­cri­bió es­te cuen­to 20 años más tar­de. Su ce­gue­ra le im­pe­día ver el ex­te­rior pe­ro co­no­cía ma­gis­tral­men­te el in­te­rior del in­di­vi­duo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.