So­bre la de­cli­na­ción de los an­fi­bios

Like Magazine - - RSE BIO CONSERVANCY -

Por vez pri­me­ra, y en co­la­bo­ra­ción con la Re­vis­ta LI­KE, el Biomuseo pre­sen­ta es­te es­pa­cio en don­de com­par­ti­mos con los lec­to­res ex­trac­tos de nues­tro blog Lu­na Lle­na, a car­go del bió­lo­go Jor­ge Ventocilla. Co­mo di­ce su nom­bre pue­den en­con­trar nue­vas pu­bli­ca­cio­nes del blog con ca­da lu­na lle­na.

La de­cli­na­ción y la ex­tin­ción de las po­bla­cio­nes de an­fi­bios a ni­vel mun­dial, es un he­cho real y alar­man­te. Des­de ha­ce tiem­po es­ta­mos ante una cri­sis que afec­ta di­rec­ta­men­te, co­mo nin­gún even­to ates­ti­gua­do por nues­tra es­pe­cie, a la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca del mundo. Asun­to trá­gi­co que pu­die­ra ser sín­to­ma de al­go ma­yor y más com­ple­jo que su­ce­de en la bios­fe­ra, que nos in­cum­be y de­be­ría mo­ver­nos a reac­cio­nar.

Cin­cuen­ta cien­tí­fi­cos lí­de­res en el te­ma, in­clu­yen­do un re­pre­sen­tan­te de Pa­na­má, el Dr. Ro­ber­to Ibá­ñez, se­ña­la­ron ha­ce una dé­ca­da en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Scien­ce, que un ter­cio de las 5,743 es­pe­cies de an­fi­bios des­cri­tas pa­ra nues­tro pla­ne­ta es­ta­ban ame­na­za­das. In­di­can­do ade­más que pro­ba­ble­men­te más de un centenar de es­pe­cies se ha­bían ex­tin­gui­do en los pa­sa­dos 25 años. Ra­nas, sa­pos, sa­la­man­dras y ce­ci­lias, or­ga­nis­mos que en con­jun­to con­for­man a los de­no­mi­na­dos an­fi­bios y que han es­ta­do pre­sen­tes en la tie­rra por más de 300 mi­llo­nes de años, pue­den des­apa­re­cer en la ac­tua­li­dad en un lap­so de me­ses.

La aler­ta de los cien­tí­fi­cos co­men­zó a ser te­ma pú­bli­co en la dé­ca­da de 1980. Estudios rea­li­za­dos en la dé­ca­da si­guien­te – in­clu­yen­do estudios de cam­po rea­li­za­dos en Pa­na­má por bió­lo­gos na­cio­na­les y del ex­te­rior -, per­mi­tie­ron com­pro­bar que se tra­ta­ba de una pan­de­mia.

Ante una si­tua­ción de es­ta mag­ni­tud, me­di­das tra­di­cio­na­les de con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za co­mo la pro­tec­ción de los há­bi­tats, son esen­cia­les pe­ro no su­fi­cien­tes. Lo su­ce­di­do a po­bla­cio­nes en­te­ras de an­fi­bios nos indica que me­di­das ur­gen­tes e in­me­dia­tas, al es­ti­lo de la le­gen­da­ria Ar­ca de Noé, se tor­nan en la úni­ca al­ter­na­ti­va fac­ti­ble pa­ra sal­var cier­tas es­pe­cies.

Se re­co­no­ce que el pro­ble­ma es tam­bién re­sul­ta­do de la des­truc­ción del há­bi­tat de es­tos ani­ma­les, de su so­bre­ex­plo­ta­ción co­mer­cial y de los efec­tos ad­ver­sos de la in­tro­duc­ción de es­pe­cies exó­ti­cas. Pe­ro ade­más, hoy sa­be­mos que una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa cau­sa­da por el hon­go Ba­tra­chochy­trium den­dro­ba­ti­dis (Bd), es la cau­sa pri­ma­ria de la de­cli­na­ción de los an­fi­bios. El hon­go fue iden­ti­fi­ca­do en 1998 a par­tir de re­por­tes si­mul­tá­neos en For­tu­na, al oes­te de Pa­na­má, y en Aus­tra­lia. Estudios re­cien­tes su­gie­ren tam­bién que el cam­bio cli­má­ti­co mun­dial po­dría es­tar fa­vo­re­cien­do la dis­per­sión y la per­sis­ten­cia del hon­go. Pa­na­má es un país ri­co en es­pe­cies de an­fi­bios, al­gu­nas de los cua­les só­lo exis­ten aquí y exis­te un no­ta­ble acer­vo de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre nues­tros an­fi­bios, en­tre es­tos, estudios so­bre la de­cli­na­ción de po­bla­cio­nes. Con apo­yo cons­tan­te y au­to­ri­za­ción de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal del Am­bien­te (ANAM)* y ba­jo los aus­pi­cios del Ins­ti­tu­to Smith­so­nian de In­ves­ti­ga­cio­nes Tro­pi­ca­les (STRI) la doc­to­ra Ka­ren Lips (Uni­ver­si­dad del Sur de

Illi­nois) y su equi­po de tra­ba­jo, die­ron se­gui­mien­to en Pa­na­má al avan­ce de la en­fer­me­dad in­fec­cio­sa que ata­ca a los an­fi­bios. En ba­se a sus ob­ser­va­cio­nes, se pre­di­jo que la en­fer­me­dad con­ti­nua­ría avan­zan­do ha­cia el es­te y que pro­ba­ble­men­te aca­ba­ría con los an­fi­bios de los al­re­de­do­res de El Va­lle de An­tón en al­gún mo­men­to del 2006. Des­afor­tu­na­da­men­te es­tas pre­dic­cio­nes fue­ron co­rrec­tas. En fe­bre­ro del 2006 se en­con­tró cer­ca de El Va­lle las pri­me­ras ra­nas muer­tas por cau­sa del hon­go. An­fi­bios de es­ta re­gión, in­clu­yen­do a la ra­na do­ra­da (Ate­lo­pus ze­te­ki), es­pe­cie par­ti­cu­lar­men­te apre­cia­da en el país, mu­rie­ron en gran nú­me­ro sin lo­grar una for­ma de de­te­ner el efec­to del hon­go.

Mu­chas pre­gun­tas bá­si­cas so­bre el Bd aún es­pe­ra­ban res­pues­ta en esos años. ¿De dón­de vino ori­gi­nal­men­te? ¿Có­mo se des­pla­za de un lu­gar a otro y den­tro de las po­bla­cio­nes? ¿Por qué es tan de­vas­ta­dor pa­ra los an­fi­bios tro­pi­ca­les que ha­bi­tan a ele­va­cio­nes me­dia­nas y al­tas? Se cree que la en­fer­me­dad pue­de ex­pan­dir­se a tra­vés de los pro­pios an­fi­bios, po­si­ble­men­te tam­bién por in­ter­me­dio de otro ti­po de ani­ma­les sil­ves­tres, vehícu­los, gen­te o ga­na­do.

Des­pués de que el Bd lle­ga a una nue­va área, las po­bla­cio­nes de ca­si to­das las es­pe­cies de an­fi­bios de­cli­nan (una mi­no­ría re­sis­ten­te) con po­ca ca­pa­ci­dad de re­cu­pe­ra­ción. Los cien­tí­fi­cos creen que un al­to nú­me­ro de las es­pe­cies que han si­do afec­ta­das po­drían ter­mi­nar ex­tin­tas y ac­tual­men­te no es­ta­mos en ca­pa­ci­dad de de­te­ner ni pre­ve­nir el avan­ce de la en­fer­me­dad en el cam­po.

Ha­ce ya una dé­ca­da en Pa­na­má y ba­jo los aus­pi­cios del zoo­ló­gi­co de Hous­ton y el li­de­raz­go de la ANAM, se ini­ció la cons­truc­ción de un cen­tro de cría de an­fi­bios en cau­ti­ve­rio que lle­va por nom­bre Cen­tro de Con­ser­va­ción de An­fi­bios de El Va­lle (EVACC) y fue com­ple­ta­do el 2007, ba­jo li­de­raz­go de los bió­lo­gos Ed­gar­do Grif­fith y Hei­di Ross. El EVACC ha si­do un mo­de­lo pa­ra es­fuer­zos in­ter­na­cio­na­les si­mi­la­res de res­ca­te y re­pro­duc­ción de an­fi­bios en otras par­tes del mundo.

Des­de el 2009 tam­bién se cuen­ta con un pro­yec­to ma­yor, el “Pro­yec­to de Res­ca­te y Con­ser­va­ción de An­fi­bios de Pa­na­má” Se ha es­ta­ble­ci­do una se­gun­da ins­ta­la­ción de­no­mi­na­da Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Con­ser­va­ción de An­fi­bios de Gam­boa (ARCC Gam­boa). Su mi­sión es lle­var a ca­bo las la­bo­res de in­ves­ti­ga­ción y con­ser­va­ción de es­pe­cies de an­fi­bios, con­jun­ta­men­te con el EVACC.

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con el Dr. Ro­ber­to Ibá­ñez, di­rec­tor del pro­yec­to, quién me in­di­có que des­de el 2009 no se ha vis­to en es­ta­do sil­ves­tre ejem­pla­res de la ra­na do­ra­da (Ate­lo­pus ze­te­ki) y que la qui­tri­dio­mi­co­sis oca­sio­na­da por el Bd, ya ha

si­do re­por­ta­da en el Da­rién. “No es fá­cil re­pro­du­cir a las ra­nas- se­ña­ló -. En al­gu­nos ca­sos no co­no­cía­mos los detalles de la re­pro­duc­ción de la es­pe­cie ni las con­di­cio­nes eco­ló­gi­cas ne­ce­sa­rias. Lo que bus­ca­mos con mu­cho es­fuer­zo es es­ta­ble­cer ver­da­de­ras “fin­cas de ra­nas”, de 400 a 500 in­di­vi­duos de unas 16 a 20 es­pe­cies, con el fin de li­be­rar las ra­nas en lu­ga­res don­de el hon­go ha diez­ma­do las po­bla­cio­nes. Bus­can­do có­mo con­tro­lar al hon­go, se han em­pe­za­do a es­tu­diar bac­te­rias que nor­mal­men­te vi­ven so­bre la piel de los an­fi­bios y que po­drían in­hi­bir el cre­ci­mien­to del Bd”.

Mu­cho áni­mo y suer­te desea­mos a los in­ves­ti­ga­do­res de Pa­na­má y otros paí­ses, que den­tro del Pro­yec­to de Res­ca­te y Con­ser­va­ción de An­fi­bios de Pa­na­má bus­can pre­ser­var par­te del pa­tri­mo­nio na­tu­ral del país, ayu­dan­do a su vez a otros paí­ses de la re­gión. Los que des­de fue­ra ob­ser­va­mos con in­te­rés es­ta ini­cia­ti­va, po­de­mos ser par­te de la cau­sa in­for­mán­do­nos. Par­te de las ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas que ofre­ce el Cen­tro Na­tu­ral Pun­ta Cu­le­bra y el Biomuseo tie­nen es­te pro­pó­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.