Franklyn Ro­bin­son:

En­tre wi­chis, fa­ma y ocu­rren­cias

Like Magazine - - Contenido -

Franklyn De­lano Ro­bin­son Elliott lle­gó a re­vo­lu­cio­nar el pe­rio­dis­mo de fa­rán­du­la en el país con un estilo de pro­gra­ma co­mo an­tes no se ha­bía vis­to. Son mu­chas las crí­ti­cas, pe­ro así mis­mo el apo­yo que re­ci­be de los mi­les de es­pec­ta­do­res que es­tán a la es­pe­ra pa­ra ver qué co­sas nue­vas trae to­das las no­ches en su pro­gra­ma. Re­vis­ta Li­ke con­ver­só con es­te per­so­na­je, y es­to fue lo que nos di­jo.

¿Có­mo des­cri­bi­rías tu in­fan­cia?

Mi in­fan­cia fue una re­be­lión; yo siem­pre he si­do in­de­pen­dien­te y le de­cía a mi ma­má que que­ría es­tar en Ka­ra­te, to­car mú­si­ca, es­tar en co­reo­gra­fía y ella me res­pon­día que no, pe­ro yo bus­ca­ba la ma­ne­ra de ha­cer­lo.

¿De dón­de sur­gió el in­te­rés por el pe­rio­dis­mo?

Pri­me­ro yo que­ría ser as­tro­nau­ta, un día es­ta­ba vien­do la te­le­vi­sión y ob­ser­vé có­mo el cohe­te des­pe­gó y ex­plo­tó, has­ta ese día qui­se ser as­tro­nau­ta. Lue­go me gus­tó ver có­mo el pe­rio­dis­ta na­rra­ba lo que es­ta­ba su­ce­dien­do y di­je “voy a ser pe­rio­dis­ta”.

¿Có­mo has lo­gra­do man­te­ner un ba­lan­ce en­tre tu vi­da pú­bli­ca y pri­va­da?

Yo no ten­go ba­lan­ce en­tre mi vi­da pú­bli­ca y pri­va­da, por­que to­da mi vi­da es ab­so­lu­ta­men­te pú­bli­ca; aque­llo que no se sa­be, es por­que no me lo pre­gun­tan.

Ve­mos que subes mu­chas fo­tos con “Su­cu­len­to”, ¿exis­te al­guien más que ha­bi­te en tu co­ra­zón?

No hay na­die, soy co­mo el es­cu­do de Pa­na­má “Pro mun­di Be­ne­fi­cio”

¿Có­mo has lo­gra­do man­te­ner a las per­so­nas in­tere­sa­das en lo que ha­ces?

Nor­mal­men­te ca­da cin­co me­ses tra­to de rein­ven­tar­me, se­ma­nal­men­te ten­go que ha­cer al­go es­can­da­lo­so pa­ra que la gen­te no me ol­vi­de.

¿En al­gún mo­men­to te has sen­ti­do afec­ta­do por las crí­ti­cas?

No, yo amo las crí­ti­cas, eso me lle­na y me mo­ti­va por­que las leo to­das.

¿Có­mo es un día en tu vi­da?

Mi vi­da es sú­per di­ver­ti­da, des­de que me des­pier­to es­toy tra­ba­jan­do, ha­go mi guión del pro­gra­ma y se lo en­vío a mi equi­po en TVN a la vez es­toy ha­cien­do pau­ta pa­ra los clien­tes y mi pro­gra­ma de ra­dio.

Nun­ca es­toy tran­qui­lo, lle­go a un lu­gar y ha­go tres co­sas a la mis­ma vez.

¿Cam­bia­rías al­go?

Las es­pi­ni­llas, pe­ro mi­ra es­te ros­tro, ¡es­tá me­jor que an­tes!

¿Có­mo te ves en un fu­tu­ro?

Co­mo Ryan Sea­crest con un em­po­rio de pro­duc­ción de en­tre­te­ni­mien­to, te­le­vi­sión, web, rum­bas y de­más.

¿Al­gún con­se­jo fi­nal?

Nun­ca di­gan “no pue­do”, uno es el que se po­ne las li­mi­tan­tes. Hay que to­car puer­tas y cu­brir las cuo­tas de su­fri­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.