LA HIER­BA DE LI­MÓN

“Sien­do tan co­mún se po­dría pen­sar que es na­ti­va, del pa­tio. Pe­ro lo cier­to es que pro­vie­ne de la In­dia y Sri Lan­ka, aun­que hoy en día se le cul­ti­va en mu­chos paí­ses.“

Like Magazine - - Rse - POR: JOR­GE VENTOCILLA

Es­ta es una gra­mí­nea de apa­rien­cia muy sen­ci­lla que cre­ce sin di­fi­cul­tad y a la que bas­tan abun­dan­te sol y una pro­vi­sión re­gu­lar de agua pa­ra desa­rro­llar­se (y de paso traer­nos una se­rie de co­sas bue­nas).

Pres­te aten­ción cuan­do ca­mi­ne por la ciu­dad: la en­con­tra­rá sem­bra­da en jar­di­nes y lla­nos, has­ta en ma­ce­tas. Y pre­gun­te a quien la co­no­ce, pa­ra que vea que to­dos ha­blan bien de ella. Cym­bo­po­gon ci­tra­tus es su nom­bre bo­tá­ni­co. Sien­do tan co­mún se po­dría pen­sar que es na­ti­va, del pa­tio. Pe­ro lo cier­to es que pro­vie­ne de la In­dia y Sri Lan­ka, aun­que hoy en día se le cul­ti­va en mu­chos paí­ses.

En el in­te­rior tam­bién le lla­man pa­ja de li­món, y no son po­cas las per­so­nas que to­da­vía la to­man en las ma­ña­nas en lu­gar de ca­fé. Tiem­po atrás pre­gun­té a unos co­le­gas bió­lo­gos por los re­cuer­dos que les pro­pi­cia­ba la hier­ba li­món.

“El té con ras­pa­du­ra me re­cuer­da al abue­li­to y sus cuen­tos de las tar­des”, me di­jo una. “An­tes el té de hier­ba li­món era la be­bi­da ofi­cial de los ve­lo­rios en el in­te­rior”, me di­jo otro. Un ter­ce­ro me men­cio­nó que sien­do ni­ño apren­dió que, pa­ra que los pe­que­ñi­tos duer­man pron­to y con bue­nos sue­ños, na­da me­jor que hier­ba li­món con ca­ne­la y le­che ca­lien­te.

Hoy se cul­ti­va en tan­tos paí­ses dis­tin­tos que bus­can­do en In­ter­net en­con­tré pa­ra es­ta plan­ta nom­bres po­pu­la­res en na­da me­nos que 39 idio­mas. En nues­tra ve­ci­na Cos­ta Ri­ca la lla­man za­ca­te li­món; li­mo­na­ria en Co­lom­bia; ci­tro­ne­ra o limonera en Ve­ne­zue­la; ca­ña san­ta o hier­ba de ca­len­tu­ra en Cu­ba; hier­ba lui­sa en el Pe­rú. La In­ka-Co­la, “la be­bi­da de sa­bor na­cio­nal” del Pe­rú, se ha­ce a ba­se de hier­ba li­món, y se con­su­me más que la Co­ca Co­la.

Bien lo di­ce un in­for­me téc­ni­co: “las plan­tas me­di­ci­na­les re­pre­sen­tan cer­ca del 25 % del to­tal de las pres­crip­cio­nes mé­di­cas de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos y el 80 % del ar­se­nal te­ra­péu­ti­co en los paí­ses en desa­rro­llo”. La

no se que­da atrás.

Se le usa en in­fu­sio­nes, so­la o mez­cla­da con otras plan­tas, pa­ra ba­jar la pre­sión ar­te­rial, la fie­bre y pa­ra com­ba­tir los ca­ta­rros. Igual­men­te es bue­na pa­ra com­ba­tir el asma, la dia­rrea, la tos, la al­te­ra­ción ner­vio­sa, la fie­bre, las in­fec­cio­nes ová­ri­cas y la re­ten­ción de la ori­na. Evi­ta la for­ma­ción de ga­ses en el in­tes­tino, es ex­pec­to­ran­te y des­con­ges­tio­nan­te del trac­to res­pi­ra­to­rio. Es tam­bién un po­de­ro­so an­ti­sép­ti­co y ale­ja a los in­sec­tos.

En la co­ci­na se uti­li­zan los ta­llos de hier­ba li­món, en es­pe­cial en so­pas y pla­ti­llos tai­lan­de­ses y viet­na­mi­tas. Útil ade­más pa­ra evi­tar la ero­sión del sue­lo, es una de las plan­tas fa­vo­ri­tas en per­ma­cul­tu­ra y agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca. Se siembra a par­tir de sec­cio­nes del aglo­me­ra­do de ta­llos y raí­ces que se van for­man­do en lo que la plan­ta cre­ce. Una plan­ta adul­ta pue­de lle­gar a pro­du­cir has­ta 50 nue­vas plan­tas. Su ci­clo de vi­da es de cua­tro a cin­co años, pe­ro exis­ten re­fe­ren­cias de plan­ta­cio­nes de más de 10 años.

Su per­fu­me, fres­co y agra­da­ble, tie­ne un to­que de li­món. Y si us­ted es de los que cree - co­mo creo yo - que ca­da plan­ta tie­ne su “vi­bra” par­ti­cu­lar, se­pa que los en­ten­di­dos se­ña­lan que es­ta plan­ta fa­vo­re­ce el desa­rro­llo de un ex­ce­len­te “am­bien­te” a su al­re­de­dor. En­ton­ces, siém­bre­la us­ted en su es­qui­na o es­pa­cio fa­vo­ri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.