LA NO VIO­LEN­CIA: un estilo de po­lí­ti­ca pa­ra la paz

Pa­ra la Jor­na­da Mun­dial de la Paz, el 1 de enero del 2017, el Papa Fran­cis­co eli­gió el te­ma La no vio­len­cia: un estilo de po­lí­ti­ca pa­ra la paz.

Like Magazine - - Reflections -

Con es­te te­ma el Papa ha­ce un lla­ma­mien­to a com­pro­me­ter­nos “con nues­tra ora­ción y ac­ción a ser per­so­nas que apar­ten de su co­ra­zón, de sus pa­la­bras y de sus ges­tos la vio­len­cia, y a cons­truir co­mu­ni­da­des no vio­len­tas, que cui­den de la ca­sa co­mún”.

Su men­sa­je es­tá cen­tra­do en la fi­gu­ra de Je­sús, quien vi­vió en tiem­pos de vio­len­cia, pe­ro que en me­dio de ella, pre­di­có in­can­sa­ble­men­te el amor in­con­di­cio­nal de Dios que aco­ge y per­do­na, y en­se­ñó a sus dis­cí­pu­los a amar a los enemi­gos (cf. Mt 5,44) y a po­ner la otra me­ji­lla (cf. Mt 5,39).

Con pa­la­bras del Papa Be­ne­dic­to XVI, el Papa Fran­cis­co des­ta­ca que pa­ra su­pe­rar las si­tua­cio­nes de vio­len­cia e in­jus­ti­cia, hay que con­tra­po­ner “un plus de amor, un plus de bon­dad, que so­lo vie­ne de Dios. “El amor a los enemi­gos cons­ti­tu­ye el nú­cleo de la “re­vo­lu­ción cris­tia­na”.

La pro­pues­ta de la no vio­len­cia de Je­su­cris­to, es­tá en el «ma­nual» que ha de­ja­do a sus dis­cí­pu­los co­no­ci­do co­mo el Dis­cur­so de la Mon­ta­ña, que re­co­ge las ocho bie­na­ven­tu­ran­zas (cf. Mt 5,3-10) que tra­zan el per­fil de la per­so­na que po­de­mos de­fi­nir bie­na­ven­tu­ra­da, bue­na y au­tén­ti­ca.

Bie­na­ven­tu­ra­dos los man­sos, los mi­se­ri­cor­dio­sos, los que tra­ba­jan por la paz, y los pu­ros de co­ra­zón, los que tie­nen ham­bre y sed de la jus­ti­cia.

Ad­vier­te el Papa que es “un pro­gra­ma y un desafío pa­ra los lí­de­res po­lí­ti­cos y re­li­gio­sos, pa­ra los res­pon­sa­bles de las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y los di­ri­gen­tes de las em­pre­sas y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de to­do el mun­do: apli­car las bie­na­ven­tu­ran­zas en el desem­pe­ño de sus pro­pias res­pon­sa­bi­li­da­des. Es el desafío de cons­truir la so­cie­dad, la co­mu­ni­dad o la em­pre­sa, de la que son res­pon­sa­bles, con el estilo de los tra­ba­ja­do­res por la paz; de dar mues­tras de mi­se­ri­cor­dia, re­cha­zan­do des­car­tar a las per­so­nas, da­ñar el am­bien­te y que­rer ven­cer a cual­quier pre­cio”.

Tes­ti­mo­nios que han trans­for­ma­do vidas

En su men­sa­je el Papa co­lo­ca el tes­ti­mo­nio de per­so­nas sen­ci­llas que han he­cho gran­des trans­for­ma­cio­nes por su com­pro­mi­so por la no vio­len­cia a fa­vor de la paz, co­mo la Ma­dre Teresa, por su aten­ción a los des­va­li­dos; Mahat­ma Gand­hi y Khan Ab­dul Ghaf­far Khan en la li­be­ra­ción de la In­dia; Mar­tin Lut­her King Jr. con­tra la dis­cri­mi­na­ción ra­cial; mu­je­res co­mo Ley­mah Gbo­wee y mi­les de mu­je­res li­be­ria­nas, que han or­ga­ni­za­do en­cuen­tros de ora­ción y pro­tes­ta no vio­len­ta (pray-ins). Es­te iti­ne­ra­rio de tran­si­ción po­lí­ti­ca ha­cia la paz ha si­do po­si­ble, en par­te, ad­vier­te el Papa Fran­cis­co «por el com­pro­mi­so no vio­len­to de hom­bres que, re­sis­tién­do­se siem­pre a ce­der al po­der de la fuer­za, han sa­bi­do en­con­trar, una y otra vez, for­mas efi­ca­ces pa­ra dar tes­ti­mo­nio de la ver­dad». Y con­cluía: «Oja­lá los hom­bres apren­dan a lu­char por la jus­ti­cia sin vio­len­cia, re­nun­cian­do a la lu­cha de cla­ses en las con­tro­ver­sias in­ter­nas, así co­mo a la gue­rra en las in­ter­na­cio­na­les.

MONS. JO­SÉ DO­MIN­GO ULLOA: Ar­zo­bis­po Me­tro­po­li­tano des­de 2010. Lí­der de la Igle­sia Ca­tó­li­ca Pa­na­me­ña. Fue nom­bra­do Ar­zo­bis­po por su San­ti­dad, Be­ne­dic­to XVI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.