CAM­BIAN­DO el pa­sa­do

Like Magazine - - Reflections -

Re­cuer­do con mu­cha ni­ti­dez aque­lla cla­se en mis pri­me­ros años de es­tu­dios ra­bí­ni­cos en la que nues­tro pro­fe­sor de Pen­sa­mien­to Ju­dío nos lan­zó con apa­ren­te inocen­cia una “sim­ple” pre­gun­ta: ¿Es po­si­ble cam­biar el pa­sa­do?

Tras unos se­gun­dos de si­len­cio, un com­pa­ñe­ro evo­có la fa­mo­sa es­ce­na de la pe­lí­cu­la Su­per­man (1978) en don­de el su­per­hé­roe - tras en­con­trar muer­ta a su ama­da Lui­sa Lane - de­ci­de usar sus po­de­res pa­ra dar vuel­tas al­re­de­dor de la tie­rra en sen­ti­do opues­to a su ro­ta­ción pa­ra re­tro­ce­der el tiem­po y sal­var­la de la tra­ge­dia. El pro­fe­sor lo mi­ró con ca­ra de “es­to pa­sa so­lo en las pe­lí­cu­las” pe­ro no di­jo na­da.

Otro com­pa­ñe­ro, pre­ten­dien­do ser más se­rio, afir­mó en tono so­lem­ne que el pa­sa­do es in­mo­di­fi­ca­ble mien­tras que el fu­tu­ro se nos pre­sen­ta co­mo una ho­ja en blan­co y es allí don­de de­be­mos es­cri­bir no­so­tros nues­tra pro­pia his­to­ria. No, el pa­sa­do no se pue­de cam­biar.

El pro­fe­sor per­ma­ne­ció unos se­gun­dos en si­len­cio, sa­có un li­bro y nos le­yó unos pa­sa­jes del ra­bino Jo­seph So­lo­veit­chik (Ru­sia 1903 – Es­ta­dos Uni­dos 1993) - uno de los gran­des pen­sa­do­res ju­díos del si­glo XX - en don­de ha­bla­ba del con­cep­to del arre­pen­ti­mien­to co­mo mo­di­fi­ca­dor del pa­sa­do y lue­go re­su­mió: Los he­chos que ocu­rrie­ron son in­mo­di­fi­ca­bles pe­ro la in­ter­pre­ta­ción de los mis­mos los va do­tan­do de nue­vos sig­ni­fi­ca­dos. Los ac­tos del pa­sa­do no cam­bian, pe­ro la for­ma en que los comprendemos si se va mo­di­fi­can­do y de es­ta for­ma so­mos ca­pa­ces de cam­biar el pa­sa­do. Pa­sa­ron los años y aque­lla en­se­ñan­za que­dó gra­ba­da en mis pen­sa­mien­tos. Las ex­pe­rien­cias de vi­da, tan­to per­so­na­les co­mo en mi la­bor pas­to­ral, no hi­cie­ron más que re­afir­mar esa con­cep­ción que co­lo­ca en el pre­sen­te la po­si­bi­li­dad de dar sig­ni­fi­ca­do al pa­sa­do.

Efec­ti­va­men­te es nues­tro pre­sen­te el que es­cri­be y di­men­sio­na el pa­sa­do. Y eso es de gran va­lor pa­ra ca­da uno de no­so­tros tan­to co­mo in­di­vi­duos co­mo pa­ra la so­cie­dad que con­for­ma un to­do.

Lo que hoy ha­ce­mos per­mi­te dar pers­pec­ti­va a nues­tro pa­sa­do, así co­mo las con­se­cuen­cias de nues­tras de­ci­sio­nes de hoy se­rán de­ter­mi­na­das por co­mo ac­tue­mos en el fu­tu­ro. Por eso, a par­tir de es­ta pers­pec­ti­va in­te­gral de la vi­da, la res­pon­sa­bi­li­dad por nues­tras ac­cio­nes tras­cien­de nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia en dos di­rec­cio­nes: Da sen­ti­do al pa­sa­do y con­di­cio­na el fu­tu­ro.

Com­pren­der es­to es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra en­ten­der lo re­le­van­te de nues­tro pro­pio ac­cio­nar. Más allá de nues­tras con­vic­cio­nes so­bre lo que ocu­rre des­pués de la muer­te, de­be­mos asu­mir nues­tro paso por es­te mun­do sien­do cons­cien­tes que lo que ha­ce­mos se re­fle­ja ha­cia atrás y ha­cia ade­lan­te en el re­la­to de nues­tras vidas.

De­be­mos asu­mir con in­te­gri­dad nues­tra reali­dad y ser cons­truc­to­res, por me­dio de nues­tras de­ci­sio­nes y de nues­tras ac­cio­nes, de una vi­da que hon­re nues­tro pa­sa­do y sien­te las ba­ses de un fu­tu­ro pro­mi­so­rio pa­ra quie­nes vie­nen de­trás.

Re­cor­de­mos: Los ac­tos del pa­sa­do per­ma­ne­cen inal­te­ra­bles pe­ro es la for­ma en que no­so­tros ac­tua­mos co­mo con­se­cuen­cia de ellos lo que les con­fie­re su va­lo­ra­ción fi­nal. Sí, po­de­mos cam­biar el pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.