LA VISITA Y EL MEN­SA­JE del hu­ra­cán Ot­to

En el pa­sa­do mes de no­viem­bre, tu­vi­mos la visita del hu­ra­cán Ot­to que por cle­men­cia de ALLAH se con­vir­tió en tor­men­ta tro­pi­cal y en el mis­mo mes un tem­blor to­có la tie­rra del Ja­pón obli­gan­do a va­rios paí­ses de­cla­rar el es­ta­do de emer­gen­cia.

Like Magazine - - Reflections -

Siem­pre pre­sen­cia­mos es­tos fe­nó­me­nos en di­fe­ren­tes pun­tos del con­ti­nen­te, pe­ro por for­tu­na con­ta­mos con suer­te y sa­li­mos ile­sos, ob­via­men­te es­cu­char no es lo mis­mo que sen­tir los sucesos. Es­tos fe­nó­me­nos de­jan sus hue­llas en la tie­rra con su des­truc­ción, igual­men­te de­jan sus hue­llas en nues­tras al­mas y co­ra­zo­nes, con do­lor y en oca­cio­nes con san­gre.

Los se­res hu­ma­nos nos en­fo­ca­mos en nues­tras la­bo­res co­ti­dia­nas y nos ol­vi­da­mos de to­das las ri­que­zas que nues­tro crea­dor pu­so a nues­tra dis­po­si­ción.

A con­ti­nua­ción es el men­sa­je de es­te ar­tícu­lo ALLAH, To­do­po­de­ro­so pu­so to­do lo que po­see es­te mun­do a nues­tra dis­po­si­ción, la tie­rra que pa­re­ce es­tar es­ta­ble en ver­dad se mue­ve con­ti­nua­men­te con ve­lo­ci­dad de mil mi­llas por ho­ra al­re­de­dor de sí mis­ma y eso arro­ja el na­ci­mien­to del día y la no­che. Es­ta tie­rra gi­ra al­re­de­dor del sol con ve­lo­ci­dad de 65 mil mi­llas por ho­ra con un gi­ro es­ta­ble de 23.5 gra­do en to­dos sus mo­vi­mien­tos y eso da lu­gar a las 4 es­ta­cio­nes. Si lle­ga­ra a pre­sen­tar­se un mí­ni­mo error en sus gi­ros cau­sa­ría un da­ño irre­pa­ra­ble en el uni­ver­so. Nues­tra tie­rra jun­to con el sol y las es­tre­llas avan­zan con una ve­lo­ci­dad de 20 mil mi­llas por ho­ra, es­te avan­ce aún la cien­cia ac­tual no ha po­di­do des­ci­frar sus se­cre­tos. En me­dio de es­ta ca­rre­ra el ser hu­mano vi­ve so­bre es­ta tie­rra tran­qui­lo y es­ta­ble sin sen­tir la mí­ni­ma mo­les­tia que cau­sa­ría es­tos rá­pi­dos mo­vi­mien­tos. Nues­tro crea­dor pu­so en es­ta tie­rra la pre­sión at­mos­fé­ri­ca y los de­más ele­men­tos esen­cia­les pa­ra nues­tra su­per­vi­ven­cia. Otra bendición de ALLAH es ha­bi­li­tar la tie­rra y po­ner­la a nues­tro ser­vi­cio sem­bran­do y co­se­chan­do di­ver­sas va­rie­da­des, ¿Se ima­gi­nan que to­do nues­tro con­ti­nen­te fue­ra de rocas y pie­dras?

Un ele­men­to más es el oxí­geno que ALLAH nos ha brin­da­do con el fin de dar vi­da a to­das sus cria­tu­ras con la can­ti­dad exac­ta que re­quie­re ca­da pul­món vi­vien­te.

Nos pre­gun­ta­mos, có­mo nues­tro crea­dor hi­zo to­do a la per­fec­ción, el ta­ma­ño de la tie­rra, del sol y la lu­na, la dis­tan­cia en­tre la tie­rra el sol y la lu­na, el gra­do de tem­pe­ra­tu­ra del sol, el gro­sor de las ca­pas tec­tó­ni­cas, el por­cen­ta­je del agua que con­tie­ne es­tas ca­pas, el ai­re y el oxí­geno que ro­dea to­do...

Los se­res vi­vien­tes que ex­plo­ta­mos es­ta tie­rra sin con­trol lle­ga­mos a pen­sar que so­mos in­ven­ci­bles pe­ro con la pri­me­ra mí­ni­ma prue­ba de ALLAH nos ve­mos muy dé­bi­les e in­de­fen­sos y no me­di­mos el po­der del To­do­po­de­ro­so, sino muy tar­de.

El ser hu­mano es muy fuer­te con el po­der otor­ga­do por ALLAH y la sa­bi­du­ría per­mi­ti­da, lo­gra lle­gar muy le­jos con su in­te­li­gen­cia pe­ro es muy dé­bil al ser so­me­ti­do a una ver­da­de­ra mues­tra del po­der de la na­tu­ra­le­za. Po­de­mos pro­te­ger­nos de una tor­men­ta pe­ro no la po­de­mos de­te­ner, po­de­mos abor­dar el bar­co más se­gu­ro y gi­gan­te nun­ca an­tes fa­bri­ca­do pe­ro con una pe­que­ña tor­men­ta es­te bar­co se vol­ve­rá frá­gil y se mo­ve­rá a pe­sar de las mi­les de to­ne­la­das de hie­rro que fue fa­bri­ca­do. Ni men­cio­nar el po­der de los te­rre­mo­tos, los tem­blo­res y los vol­ca­nes que me­di­rán sus fuer­zas has­ta el fin de es­te mun­do.

Nun­ca de­be­mos pen­sar que so­bre­vi­vi­mos con nues­tros pro­pios re­cur­sos, sino gra­cias a la pro­tec­ción de Nues­tro Crea­dor no po­dría­mos afron­tar los desafíos de es­te mun­do so­los, de­je­mos a un la­do la pre­po­ten­cia y el po­der tem­po­ral, so­mos he­re­de­ros en es­ta tie­rra y se­re­mos he­re­da­dos, to­do lo que ha­ce­mos tie­ne que ser ben­de­ci­do y pa­tro­ci­na­do por ALLAH so­lo así lo­gra­re­mos ob­te­ner lo que que­re­mos sano y sa­bia­men­te. ALLAH di­ce en el sa­gra­do CO­RAN ( Él les per­mi­tió ca­bal­gar en es­ta tie­rra y les dio sus sus­ten­tos y la sa­bi­du­ría).

SHAIK MOHA­MED EL SAY­YED: Es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad de Al-Az­har, Egip­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.