LA CON­FIAN­ZA y el “Bot­tom Li­ne”

Like Magazine - - Reflections -

Ha­ce va­rios años Ja­mes Kou­zes y Barry Pos­ner, ex­per­tos aca­dé­mi­cos del cam­po del li­de­raz­go, rea­li­za­ron un es­tu­dio abar­can­do más de 40.000 par­ti­ci­pan­tes. En di­cho es­tu­dio pre­gun­ta­ban, en­tre otras co­sas, cuál es el atri­bu­to que más bus­can las per­so­nas en un lí­der.

La res­pues­ta nú­me­ro uno re­sul­tó ser la cre­di­bi­li­dad, el que el lí­der lo­gre ge­ne­rar con­fian­za en sus se­gui­do­res. Aun­que di­cha res­pues­ta po­dría pa­re­cer de po­ca re­le­van­cia pa­ra las co­sas a las que las em­pre­sas ge­ne­ral­men­te le dan va­lor co­mo la pro­duc­ti­vi­dad y las uti­li­da­des o “bot­tom li­ne”, es en reali­dad uno de los fac­to­res que ma­yor in­ci­den­cia tie­nen en lo­grar éxi­to exac­ta­men­te en esas áreas.

Pa­ra de­mos­trar di­cha ase­ve­ra­ción los in­vi­to a que ha­gan una com­pa­ra­ción: pien­sen en dos per­so­nas den­tro de su am­bien­te de tra­ba­jo o fa­mi­lia, una con quien ten­gan una re­la­ción de con­fian­za, y otra con quien la re­la­ción no sea de tan­ta con­fian­za o con quien la re­la­ción sea ti­ran­te. Aho­ra pien­sen en las si­guien­tes pre­gun­tas con res­pec­to a ca­da una de esas per­so­nas:

1. ¿Có­mo te sien­tes al tra­ba­jar con la pri­me­ra? ¿Y con la se­gun­da?

2. ¿Cuán­to demoras en al­can­zar re­sul­ta­dos con la pri­me­ra? ¿Y con la se­gun­da?

3. ¿Có­mo que­da el tra­ba­jo he­cho con la pri­me­ra per­so­na? ¿Y con la se­gun­da?

Lo más se­gu­ro es que las res­pues­tas so­bre có­mo uno se sien­te, el tiem­po que de­mo­ra y la ca­li­dad de lo que se lo­gra sean muy po­si­ti­vas con la pri­me­ra per­so­na y ne­ga­ti­vas o cues­tio­na­bles con la se­gun­da per­so­na. Una re­fle­xión tan sen­ci­lla, apa­ren­te­men­te su­per­fi­cial co­mo es­ta, re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te re­ve­la­do­ra pues mues­tra el pro­fun­do efec­to que tie­ne la con­fian­za en el “bot­tom li­ne” de cual­quier or­ga­ni­za­ción.

Es­to tie­ne im­pli­ca­cio­nes muy es­pe­cial­men­te pa­ra las per­so­nas que ejercen au­to­ri­dad o li­de­raz­go, ya que de­mues­tra que una de las ma­yo­res ha­bi­li­da­des que un lí­der pue­de te­ner es la de ga­nar la con­fian­za y fo­men­tar las re­la­cio­nes de con­fian­za den­tro de la or­ga­ni­za­ción. Pe­ro, ¿có­mo se fo­men­ta la con­fian­za? Hay dos as­pec­tos fun­da­men­ta­les pa­ra lo­grar es­ta­ble­cer con­fian­za en una re­la­ción. El lí­der que as­pi­ra a ga­nar la con­fian­za de los de­más de­be pri­me­ra­men­te ser ín­te­gro, cum­plir y ha­cer lo que di­ce que va a ha­cer.

Una per­so­na que no es ín­te­gra, que fa­lla a su pa­la­bra, que se com­pro­me­te con más de lo que pue­de cum­plir, que es en­ga­ño­sa, nun­ca ga­na­rá la con­fian­za de las otras per­so­nas.

Pe­ro ser ín­te­gro no es su­fi­cien­te pa­ra cons­truir con­fian­za. Es tam­bién esen­cial de­mos­trar in­te­rés ge­nuino por la vi­da y las con­di­cio­nes de las otras per­so­nas. Co­noz­co ca­sos de lí­de­res que son muy co­rrec­tos en su ac­tuar, ín­te­gros, pe­ro que no se acer­can ni se in­tere­san en las per­so­nas. Di­chos lí­de­res qui­zás sean ad­mi­ra­dos, pe­ro no es­ta­ble­cen re­la­cio­nes de con­fian­za y se pier­den del im­pac­to po­si­ti­vo que di­chas re­la­cio­nes pue­den te­ner. Igual­men­te hay per­so­nas que de­mues­tran mu­cho in­te­rés por los otros, pe­ro fa­llan en el área de la in­te­gri­dad. En am­bos ca­sos di­fí­cil­men­te lo­gran desa­rro­llar la con­fian­za. Es ne­ce­sa­rio com­bi­nar am­bos as­pec­tos pa­ra con­se­guir­lo.

Si nos in­tere­sa me­jo­rar nues­tra eje­cu­to­ria co­mo lí­de­res, co­mo com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, es im­por­tan­te to­mar el tiem­po de re­fle­xio­nar. ¿Qué ti­po de re­la­cio­nes he­mos fo­men­ta­do? ¿Es nues­tro ac­cio­nar ejem­plo de in­te­gri­dad y rec­ti­tud? ¿Les he­mos de­mos­tra­do a las per­so­nas a nues­tro al­re­de­dor in­te­rés ge­nuino por sus vidas y sus con­di­cio­nes? Creo que en las res­pues­tas que en­con­tre­mos a es­tas pre­gun­tas po­dre­mos re­to­mar el camino a me­jo­rar nues­tro li­de­raz­go y nues­tras re­la­cio­nes, cul­ti­van­do la con­fian­za y cre­di­bi­li­dad.

Y co­mo em­pre­sa­rios, po­de­mos te­ner cer­te­za que, me­jo­ran­do es­tos as­pec­tos di­rec­ta­men­te, es­ta­re­mos im­pac­tan­do el “Bot­tom Li­ne”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.