Ju­lio Enrique Men­do­za:

Like Magazine - - Contenido - Fo­to: Je­sús A. Ba­rrios

Un ras­pa­de­ro con mu­cho ta­len­to

Des­de ha­ce 14 años se des­pier­ta des­de tem­prano pa­ra alis­tar­se y dar pa­so a su ru­ti­na don­de su ma­yor sa­tis­fac­ción es dar un buen ser­vi­cio a to­dos los que lle­gan al Cas­co An­ti­guo en bus­ca de al­go re­fres­can­te.

Nos tras­la­da­mos has­ta la Pla­za de Fran­cia ubi­ca­da en el Cas­co An­ti­guo don­de en­con­tra­mos al se­ñor Ju­lio Enrique Men­do­za, un ras­pa­de­ro co­no­ci­do por to­dos los que vi­si­tan el lu­gar. Su son­ri­sa y gran ama­bi­li­dad re­ci­be a quie­nes desean re­fres­car­se con un “ras­pa’o”, que con­sis­te en hie­lo tri­tu­ra­do al cual se le vier­ten con­cen­tra­dos de di­fe­ren­tes sa­bo­res co­mo: na­ran­ja, fre­sa, uva, ma­ra­cu­yá y li­món; y pa­ra aña­dir­le más sa­bor, el to­que fi­nal se lo da un po­co de le­che con­den­sa­da y miel.

¿Có­mo es su ru­ti­na dia­ria de tra­ba­jo?

Me des­pier­to en la ma­dru­ga­da, ha­go mi aseo per­so­nal y me di­ri­jo al mer­ca­do a com­prar las fru­tas y en­trar al lo­cal don­de guar­do el kios­co pa­ra pre­pa­rar los con­cen­tra­dos has­ta las 9:00 a.m. y lue­go de ahí sal­go a la plan­ta de hie­lo a re­ti­rar­lo y ven­go por el ca­mino ven­dién­do­le a la gen­te has­ta lle­gar a la Pla­za de Fran­cia.

¿Con el di­ne­ro que ob­tie­ne de sus ven­tas qué ne­ce­si­da­des cu­bre?

Gra­cias a Dios mi co­mi­da en pri­me­ra ins­tan­cia, me­di­ca­men­tos y aten­ción mé­di­ca, tam­bién el apar­ta­men­to y co­sas mis­ce­lá­neas.

Cuén­te­nos so­bre su fa­mi­lia y qué es lo más im­por­tan­te pa­ra us­ted.

Aho­ri­ta mis­mo mi fa­mi­lia ya es­tá cre­ci­da, gra­cias a Dios, mis hi­jos ya son unos pro­fe­sio­na­les y me en­cuen­tro so­lo ha­cien­do unos aho­rros y com­prán­do­me mis co­sas.

Lo que me ha­ce más fe­liz es brin­dar un buen ser­vi­cio a Pa­na­má y clien­tes que lle­gan de to­das par­tes del mun­do, por­que es­ta­mos en un im­por­tan­te lu­gar tu­rís­ti­co del país.

¿Qué lo mo­ti­va a dar­le un buen ser­vi­cio a to­dos sus clien­tes?

El Se­ñor di­ce en su san­to y be­llo men­sa­je “to­do lo que ha­gáis, ha­ced­lo co­mo pa­ra el Se­ñor”, en­ton­ces co­mo yo quie­ro ha­cer al­go agra­da­ble pa­ra el Se­ñor, lo ha­go pa­ra sus hi­jos, quie­nes son mis clien­tes.

¿Qué lo ha­ce fe­liz?

Me ha­ce sen­tir fe­liz el he­cho de que el pro­duc­to que yo ven­do le gus­ta a mis clien­tes, ya sean es­tos na­cio­na­les o ex­tran­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.