Mag­da Se­rrano

Like Magazine - - Contenido -

Li­de­raz­go y Vi­sión: Re­mo­vien­do el Ve­lo

Mi es­tu­che de som­bras de ojos fa­vo­ri­to cuen­ta con un es­pe­jo en la ta­pa, pe­ro ha­cía días que no po­día uti­li­zar el es­pe­jo ya que se ha­bía pues­to muy tur­bio por es­tar pe­ga­do a las som­bras. Aun­que lo lim­pia­ra no lo­gra­ba qui­tar­le lo tur­bio, has­ta que ha­ce po­co des­cu­brí que te­nía una pe­lí­cu­la de plás­ti­co cu­brién­do­lo y nun­ca la ha­bía re­mo­vi­do. Tan pron­to se la qui­té, pu­de ver con ab­so­lu­ta cla­ri­dad el re­fle­jo de mis ojos y, fi­nal­men­te, lo­gré uti­li­zar ese es­pe­jo pa­ra ma­qui­llar­me.

No po­der ver­nos cla­ra­men­te en un es­pe­jo re­pre­sen­ta un ver­da­de­ro pro­ble­ma pues nos se­rá im­po­si­ble te­ner una idea cer­te­ra de nues­tro as­pec­to y de los arre­glos ne­ce­sa­rios pa­ra pro­yec­tar una ima­gen agra­da­ble. Al­go si­mi­lar nos pa­sa en la vi­da cuan­do te­ne­mos una vi­sión tur­bia de no­so­tros mis­mos, es­to pue­de traer­nos una in­men­sa can­ti­dad de li­mi­ta­cio­nes. Tris­te­men­te, las ma­las ex­pe­rien­cias en la ni­ñez, la au­sen­cia de sa­bi­du­ría en los pa­dres, maes­tros o adul­tos que for­man a los ni­ños y ado­les­cen­tes, lle­gan a te­ner el efec­to de un es­pe­jo dis­tor­sio­na­do y han he­cho que mi­llo­nes de per­so­nas an­den por la vi­da sin te­ner una idea cla­ra de quié­nes son, pa­ra qué son bue­nos, y en qué se pue­den lle­gar a desem­pe­ñar y rea­li­zar. Es aun peor cuan­do a un jo­ven se le ha di­cho que no sir­ve pa­ra na­da o que nun­ca lle­ga­rá a na­da. Ese ti­po de si­tua­ción ha he­cho que nues­tras so­cie­da­des es­tén lle­nas de se­res fal­tos de iden­ti­dad, o cre­yen­tes en una iden­ti­dad ab­so­lu­ta­men­te dis­tor­sio­na­da, in­ca­pa­ces de per­ci­bir su pro­pó­si­to y su ver­da­de­ra ima­gen in­ter­na.

Pe­ro cam­biar es­ta reali­dad es po­si­ble, y es de las co­sas más ma­ra­vi­llo­sas que un ser hu­mano pue­de ha­cer. Cuán­tas his­to­rias he es­cu­cha­do de per­so­nas que re­cuer­dan con el ma­yor apre­cio al pa­dre, a la tía, al pro­fe­sor, a la ami­ga, en fin, la per­so­na que al­gu­na vez les di­jo, “tú eres bue­na pa­ra…” o “tie­nes mu­cha ha­bi­li­dad en es­to, has con­si­de­ra­do…” y así, per­so­nas que fue­ron ca­pa­ces de ver el po­ten­cial y tu­vie­ron el co­ra­je o la sen­si­bi­li­dad de ma­ni­fes­tar­lo. En un ins­tan­te le­van­ta­ron el ve­lo del es­pe­jo y per­mi­tie­ron que esas per­so­nas des­cu­brie­ran su ta­len­to, su pro­pó­si­to o su vo­ca­ción.

Pa­re­ce in­creí­ble, pe­ro con só­lo una per­so­na que crea en uno y lo ha­ga ma­ni­fies­to, es fac­ti­ble cam­biar el rum­bo de vi­da y res­ca­tar la ima­gen pro­pia de una per­so­na, pro­por­cio­nán­do­le el re­ga­lo de un es­pe­jo lim­pio, que per­mi­te ver una ima­gen cla­ra y no tur­bia.

Uno de los ma­yo­res pri­vi­le­gios, y una de las ma­yo­res obli­ga­cio­nes mo­ra­les de to­do lí­der, es el de ser­vir co­mo cla­ri­fi­ca­dor de la vi­sión, el lla­ma­do o pro­pó­si­to de ca­da per­so­na a quien te­ne­mos el pri­vi­le­gio de di­ri­gir. Cier­ta­men­te un rol vi­tal del lí­der es pro­por­cio­nar vi­sión pa­ra la or­ga­ni­za­ción que di­ri­ja, pe­ro es­te ti­po de vi­sión no es su­fi­cien­te pa­ra cons­truir en­tor­nos so­bre­sa­lien­tes. Un ver­da­de­ro lí­der de ser­vi­cio de­be de­di­car el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra en­ten­der y co­no­cer bien a las per­so­nas a quie­nes tie­ne el pri­vi­le­gio de di­ri­gir, y, en el pro­ce­so de co­no­cer­las, de­be es­for­zar­se en iden­ti­fi­car el ta­len­to, las ha­bi­li­da­des o el pro­pó­si­to de las mis­mas, y ser una voz edi­fi­can­te que de­cla­re y lla­me a exis­ten­cia el po­ten­cial de ca­da per­so­na. En el mo­men­to en que un lí­der abre su bo­ca y ha­bla acer­ta­da­men­te del po­ten­cial de su se­gui­dor, en ese jus­to mo­men­to re­mue­ve la dis­tor­sión en el es­pe­jo de esa per­so­na y le da el re­ga­lo de po­der ver­se ba­jo otra luz.

Iden­ti­fi­car y se­ña­lar el ta­len­to de otros, re­mo­ver el ve­lo de sus es­pe­jos, es una de las he­rra­mien­tas más po­de­ro­sas con las que po­de­mos con­tar pa­ra lo­grar ver­da­de­ras trans­for­ma­cio­nes. Oja­lá y to­dos los que de al­gu­na ma­ne­ra ejer­ce­mos el li­de­raz­go co­bre­mos es­ta con­cien­cia y uti­li­ce­mos nues­tra po­si­ción de in­fluen­cia pa­ra de­vol­ver­le iden­ti­dad a quien no la ha te­ni­do y cons­truir el desa­rro­llo de su ta­len­to y pro­pó­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.