Dr. Gus­ta­vo Ma­cia­ga:

La en­do­cri­no­lo­gía es la es­pe­cia­li­dad mé­di­ca que es­tu­dia las glán­du­las en­do­cri­nas, es de­cir, los ór­ga­nos en­car­ga­dos de pro­du­cir las hor­mo­nas, que son las en­car­ga­das de re­gu­lar pro­ce­sos co­mo la re­pro­duc­ción, me­ta­bo­lis­mo, cre­ci­mien­to y desa­rro­llo.

Like Magazine - - Contenido -

Glán­du­las En­do­cri­nas y sus fun­cio­nes en el cuer­po

En Pa­na­má exis­te una al­ta in­ci­den­cia de ca­sos de obe­si­dad y dia­be­tes que van en au­men­to, en gran me­di­da, cau­sa­dos por fac­to­res co­mo la he­ren­cia, ma­la ali­men­ta­ción y fal­ta de ejer­ci­cios. Pa­ra co­no­cer más so­bre el fun­cio­na­mien­to de las glán­du­las en­do­cri­nas vi­si­ta­mos al Dr. Gus­ta­vo Mar­cia­ga, Mé­di­co In­ter­nis­ta y En­do­cri­nó­lo­go en los Con­sul­to­rios Mé­di­cos Pai­ti­lla.

¿Qué es un en­do­cri­nó­lo­go?

Es el es­pe­cia­lis­ta res­pon­sa­ble de ver el fun­cio­na­mien­to de las glán­du­las en­do­cri­nas y los pro­ble­mas que cau­san su mal fun­cio­na­mien­to. En­tre las más co­mu­nes es­tán: dia­be­tes, pro­ble­mas ti­roi­deos, fer­ti­li­dad, tras­tor­nos mens­trua­les, pro­ble­mas de co­les­te­rol y otros. Tam­bién se en­car­gan de ve­ri­fi­car la sa­lud ósea: os­teo­po­ro­sis, os­teo­pe­nia; pro­ble­mas me­ta­bó­li­cos y tras­tor­nos ge­né­ti­cos. ¿Cuá­les son las en­fer­me­da­des o con­di­cio­nes en­do­cri­nas más co­mu­nes en Pa­na­má?

Vie­nen a exa­mi­nar­se al con­sul­to­rio per­so­nas con pro­ble­mas de las ti­roi­des, glán­du­las que es­ti­mu­lan el me­ta­bo­lis­mo de las per­so­nas. Tam­bién nos vi­si­tan per­so­nas con di­fi­cul­ta­des se­xua­les, mu­je­res con pro­ble­mas de cre­ci­mien­to del ve­llo facial, hom­bres que no al­can­zan el pe­so o la ta­lla ade­cua­da. Otros ca­sos son las com­pli­ca­cio­nes mens­trua­les co­mo los san­gra­dos abun­dan­tes, reac­cio­nes me­ta­bó­li­cas co­mo la obe­si­dad y au­men­to de pe­so no con­tro­la­do, en es­pe­cial en ca­sos don­de la per­so­na no al­can­za el pe­so ideal a pe­sar de ha­cer ejer­ci­cios y die­tas.

¿Qué fac­to­res lle­van al en­do­cri­nó­lo­go so­li­ci­tar un exa­men de ti­roi­des?, ¿Có­mo se rea­li­za es­te exa­men? El per­fil ti­roi­deo es fun­da­men­tal pa­ra des­car­tar o con­fir­mar pa­de­ci­mien­tos de la ti­roi­des, en con­cre­to:

cuan­do sos­pe­cha­mos hi­po­ti­roi­dis­mo, por ejem­plo cuan­do hay in­to­le­ran­cia al frío, es­tre­ñi­mien­to, al­te­ra­cio­nes del es­ta­do de hu­mor, can­san­cio, do­lo­res mus­cu­la­res (mial­gias) y ar­ti­cu­la­res, ca­be­llo y uñas que­bra­di­zos, mens­trua­ción abun­dan­te, pro­ble­mas de in­fer­ti­li­dad y au­men­to de pe­so con au­men­to del ape­ti­to. Tam­bién cuan­do sos­pe­cha­mos hi­per­ti­roi­dis­mo, co­mo cuan­do hay fa­ti­ga, de­po­si­cio­nes fre­cuen­tes, in­to­le­ran­cia al ca­lor, au­men­to de ape­ti­to, su­do­ra­ción abun­dan­te, ner­vio­sis­mo, mens­trua­cio­nes irre­gu­la­res y pér­di­da de pe­so. Las mues­tras de san­gre, ob­te­ni­das por ex­trac­ción de san­gre ve­no­sa, se lle­van al laboratorio pa­ra es­tu­diar­se con ayu­da de reac­ti­vos es­pe­cia­les. Por lo ge­ne­ral, los re­sul­ta­dos se ob­tie­nen en po­co tiem­po.

¿Cuál es la fun­ción de la glán­du­la ti­roi­des?

La ti­roi­des par­ti­ci­pa en la pro­duc­ción de hor­mo­nas, es­pe­cial­men­te ti­ro­xi­na (T4) y tri­yo­do­ti­ro­ni­na (T3). Tam­bién pue­de pro­du­cir (T4) in­ver­sa. Es­tas hor­mo­nas re­gu­lan el me­ta­bo­lis­mo ge­ne­ral del or­ga­nis­mo y equilibran el cre­ci­mien­to y gra­do de fun­cio­na­li­dad de otros sis­te­mas del cuer­po. La ti­roi­des tam­bién sin­te­ti­za la hor­mo­na cal­ci­to­ni­na que jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en la ho­meos­ta­sis (equi­li­brio) del cal­cio en el cuer­po. A su vez, la ti­roi­des es con­tro­la­da por el hi­po­tá­la­mo y la glán­du­la pi­tui­ta­ria. Las hor­mo­nas ti­roi­deas tie­nen efec­tos so­bre ca­si to­dos los te­ji­dos del or­ga­nis­mo y son ne­ce­sa­rias pa­ra la sín­te­sis de mu­chas pro­teí­nas; de ahí que sean esen­cia­les en los pe­río­dos de cre­ci­mien­to y pa­ra la or­ga­no­gé­ne­sis (pe­río­do de desa­rro­llo) del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral.

Tam­bién in­flu­yen so­bre el me­ta­bo­lis­mo de los hi­dra­tos de car­bono y de los lí­pi­dos.

¿Cuá­les son las se­ña­les de aler­ta pa­ra sa­ber que la glán­du­la no es­tá fun­cio­nan­do óp­ti­ma­men­te? Cuan­do hay in­to­le­ran­cia al frío, es­tre­ñi­mien­to, al­te­ra­cio­nes del es­ta­do de hu­mor, can­san­cio, do­lo­res mus­cu­la­res (mial­gias) y ar­ti­cu­la­res, ca­be­llo y uñas que­bra­di­zos, mens­trua­ción abun­dan­te, pro­ble­mas de in­fer­ti­li­dad y au­men­to de pe­so con au­men­to del ape­ti­to.

Tam­bién cuan­do sos­pe­cha­mos fa­ti­ga, de­po­si­cio­nes fre­cuen­tes, in­to­le­ran­cia al ca­lor, au­men­to de ape­ti­to, su­do­ra­ción abun­dan­te, ner­vio­sis­mo, mens­trua­cio­nes irre­gu­la­res y pér­di­da de pe­so.

DR. GUS­TA­VO MAR­CIA­GA En­do­cri­nó­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.