Mon­se­ñor Jo­sé D. Ulloa

Con la en­tre­ga de la cruz pe­re­gri­na y el icono de la Vir­gen de la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud (JMJ), en la pla­za de la Ba­sí­li­ca San Pe­dro, an­te la pre­sen­cia del Pa­pa Fran­cis­co, por par­te de la ju­ven­tud po­la­ca a la ju­ven­tud pa­na­me­ña, cen­troa­me­ri­ca­na, de

Like Magazine - - Contenido -

Co­men­zó la cuen­ta re­gre­si­va pa­ra la JMJ 2019

El Pa­pa Fran­cis­co en la Vi­gi­lia en vís­pe­ra del Do­min­go de Ra­mos, en la Ba­sí­li­ca Santa María la Ma­yor, se­ña­ló que esa tar­de se da­ba un do­ble ini­cio: el ini­cio del ca­mino ha­cia el Sí­no­do de Obis­pos que tie­ne un nom­bre lar­go: «Los jó­ve­nes, la fe y el dis­cer­ni­mien­to vo­ca­cio­nal», pe­ro que de­ci­dió lla­mar­lo «el Sí­no­do de los jó­ve­nes». Y tam­bién el se­gun­do ini­cio, el del ca­mino ha­cia Pa­na­má.

Es un Sí­no­do del que nin­gún jo­ven de­be sen­tir­se ex­clui­do. Por eso ad­vir­tió: «Pe­ro… ha­ce­mos un Sí­no­do pa­ra los jó­ve­nes ca­tó­li­cos… pa­ra los jó­ve­nes que per­te­ne­cen a las aso­cia­cio­nes ca­tó­li­cas, así es más fuer­te?…». No. El Sí­no­do es el Sí­no­do de y pa­ra to­dos los jó­ve­nes; los jó­ve­nes son los pro­ta­go­nis­tas. «¿Pe­ro tam­bién los jó­ve­nes que se de­cla­ran ag­nós­ti­cos? Sí. «¿Tam­bién los jó­ve­nes que tie­nen una fe ti­bia?» Sí. ¿Tam­bién pa­ra los jó­ve­nes que se han ale­ja­do de la Igle­sia?» Sí. «¿Tam­bién pa­ra los jó­ve­nes ―no sé si ha­brá al­guno, a lo me­jor hay al­guno―, los jó­ve­nes que se di­cen ateos?» Sí. Es­te es el Sí­no­do de los jó­ve­nes, y to­dos no­so­tros que­re­mos es­cu­cha­ros. Ca­da jo­ven tie­ne al­go que de­cir a los otros, tie­ne al­go que de­cir a los adul­tos, tie­ne al­go que de­cir a los sa­cer­do­tes, a las re­li­gio­sas, a los obis­pos y al Pa­pa. To­dos te­ne­mos ne­ce­si­dad de es­cu­cha­ros”. Ha lle­ga­do el mo­men­to de es­cu­char a to­da la ju­ven­tud. Y co­mo ha ad­ver­ti­do el Pa­pa ese ca­mino si­no­dal an­te­ce­de a la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud en Pa­na­má, lo cual nos com­pro­me­te a se­guir es­te pro­ce­so de aper­tu­ra a la es­cu­cha aten­ta de las preocupaciones de nues­tra ju­ven­tud.

No po­de­mos ser egoís­tas ni in­di­fe­ren­tes con nues­tra ju­ven­tud, es­pe­cial­men­te aque­lla ale­ja­da y ex­clui­da. Co­mo ha ma­ni­fes­ta­do el Pa­pa Fran­cis­co “en el Sí­no­do, la Igle­sia en­te­ra quie­re es­cu­char a los jó­ve­nes: qué pien­san, qué sien­ten, qué quie­ren, qué cri­ti­can o de qué co­sas se arre­pien­ten. La Igle­sia tie­ne ne­ce­si­dad de más pri­ma­ve­ra, y la pri­ma­ve­ra es la es­ta­ción de los jó­ve­nes”.

La re­no­va­ción de la Igle­sia y de la so­cie­dad de­pen­de en gran me­di­da de la aten­ción que de­mos a nues­tra ju­ven­tud. Dios nos ha da­do la gra­cia de ser par­te de es­te im­por­tan­te Sí­no­do y ser la se­de de la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud. Que es­ta pri­ma­ve­ra sal­ga pre­ci­sa­men­te de Pa­na­má se­rá un signo im­por­tan­te de la ben­di­ción que he­mos te­ni­do des­de que la fe lle­ga­ra a es­te Ist­mo de la mano de la Vir­gen María.

En la car­ta que el Pa­pa Fran­cis­co di­ri­gió a la ju­ven­tud el 13 de enero de es­te año, fue en­fá­ti­co en se­ña­lar que no quie­re que los jó­ve­nes se que­den en el so­fá pa­ra que otros de­ci­dan su fu­tu­ro y los in­vi­tó a que con­fíen a la Igle­sia sus ex­pec­ta­ti­vas, sus pen­sa­mien­tos y pro­pues­tas so­bre la vi­da y la pas­to­ral. Y aña­dió: “Ha­gan sen­tir a to­dos su gri­to, dé­jen­lo re­so­nar en las co­mu­ni­da­des y há­gan­lo lle­gar a los pas­to­res”. Al mis­mo tiem­po les in­vi­tó a no te­ner mie­do de es­cu­char al Es­pí­ri­tu que les su­gie­re op­cio­nes au­da­ces.

JMJ 2019: Opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer lío al es­ti­lo Fran­cis­co Nues­tro con­ti­nen­te y nues­tra re­gión cen­troa­me­ri­ca­na es ma­yo­ri­ta­ria­men­te jo­ven, con mu­chas po­si­bi­li­da­des des­de to­das las di­men­sio­nes hu­ma­nas, sin em­bar­go esa ju­ven­tud tam­bién en un sig­ni­fi­ca­ti­vo nú­me­ro vi­ve en si­tua­ción de ries­go so­cial y de ex­clu­sión. Los jó­ve­nes son la cuar­ta par­te de la re­gión y un tercio de es­ta es­tá afec­ta­da por la po­bre­za.

Traer al Ist­mo Cen­troa­me­ri­cano la se­de de la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud, ofre­ce a es­ta ju­ven­tud, de ma­ne­ra muy es­pe­cial, un es­pa­cio de en­cuen­tro pa­ra que con sus pa­res com­par­tan in­quie­tu­des, po­si­bi­li­da­des que le ayu­den a bus­car al­ter­na­ti­vas a su pro­yec­to de vi­da, y que re­des­cu­bran la cen­tra­li­dad de la ale­gría y del amor, de ese amor que es in­con­di­cio­nal y que nun­ca fa­lla, el de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to, que se­rá el mo­tor que los mo­vi­li­ce a los cam­bios.

En la pró­xi­ma Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud, Dios nos brin­da una opor­tu­ni­dad de oro, vi­vir pro­ce­sos pa­ra des­de allí evan­ge­li­zar y sa­lir evan­ge­li­za­dos, pe­ro al es­ti­lo pro­pio de una ju­ven­tud ale­gre, pe­ro a la vez se­gu­ra de sa­ber don­de tie­ne su co­ra­zón. Los jó­ve­nes son los pro­ta­go­nis­tas que pue­den co­la­bo­rar en trans­for­mar con la ale­gría del evan­ge­lio aque­llas si­tua­cio­nes de in­jus­ti­cia y de inequi­dad.

Pa­na­má, co­mo puen­te del mun­do y co­ra­zón del uni­ver­so, se­rá el es­ce­na­rio ideal pa­ra mos­trar que la Igle­sia Ca­tó­li­ca tie­ne un ros­tro di­fe­ren­te; des­de la mi­ra­da ju­ve­nil, que los jó­ve­nes son ca­pa­ces de en­fren­tar al mun­do, de ir con­tra­co­rrien­te, al es­ti­lo de Je­sús y de María su pri­me­ra dis­cí­pu­la.

Es­ta­mos con­ven­ci­dos que no hay una ju­ven­tud per­di­da; te­ne­mos una ju­ven­tud sin es­pa­cios pro­pios pa­ra su ex­pre­sión y desa­rro­llo, don­de pue­dan ex­pre­sar to­das sus in­quie­tu­des, sus in­con­for­mis­mos y sus as­pi­ra­cio­nes. Es­pa­cios, don­de no­so­tros los adul­tos se­pa­mos es­cu­char­los y de­jar­nos in­ter­pe­lar por ellos, pa­ra com­pren­der­los y acom­pa­ñar­los.

Hoy los adul­tos ne­ce­si­ta­mos de la ju­ven­tud, por eso los ex­hor­ta­mos a que ten­gan va­len­tía pa­ra en­se­ñar­nos que es más fá­cil cons­truir puen­tes que le­van­tar mu­ros y re­cor­dar­nos en­con­trar a Dios en el ham­brien­to, en el se­dien­to, en el des­nu­do, en el en­fer­mo, en el ami­go caí­do en des­gra­cia, en el que es­tá pre­so, en el pró­fu­go y el emi­gran­te, en el ve­cino que es­tá so­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.