J. Isaac Ro­mán

¿Por qué nos sen­ti­mos tan có­mo­dos in­ter­ac­tuan­do en el mun­do vir­tual pe­ro te­ne­mos tan­ta in­ter­fe­ren­cia al co­mu­ni­car­nos en el “mun­do real”? Des­de siem­pre el hom­bre ha bus­ca­do la ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se. Los di­bu­jos, imá­ge­nes y tra­zos en­con­tra­dos así lo con­fir

Like Magazine - - Contenido -

¿Có­mo las re­des so­cia­les han cam­bia­do el mun­do?

Ca­da vez que los có­di­gos co­mu­nes de co­mu­ni­ca­ción mu­tan, la so­cie­dad se ve sor­pren­di­da. Por eso no de­bie­ra ex­tra­ñar­nos el im­pac­to que es­tán te­nien­do las re­des so­cia­les en el mun­do. Es­ta re­vo­lu­ción en la co­mu­ni­ca­ción tie­ne tan­to adep­tos co­mo de­trac­to­res pe­ro lo cier­to es que, in­de­pen­dien­te­men­te de la pos­tu­ra, las re­des so­cia­les se­gui­rán afec­tan­do la con­vi­ven­cia e in­ter­ac­ción de las per­so­nas. No to­do es ma­lo con las re­des so­cia­les, ellas han ex­pues­to al­gu­nas de nues­tras li­mi­ta­cio­nes so­cia­les más im­por­tan­tes.

¿Qué le pa­re­cen es­tos ejem­plos?

CO­MU­NI­CA­CIÓN HO­NES­TA

La can­ti­dad de in­ter­ac­cio­nes que se dan en el mun­do vir­tual so­bre­pa­san las que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos en el “mun­do real”. Cuan­do al­guien le pre­gun­ta – ¿Có­mo es­tá? –, su res­pues­ta ci­vi­li­za­da es – Muy bien, ¿y us­ted? –. A lo que se­gu­ra­men­te di­rá – Bien, gra­cias –. Así de di­plo­má­ti­cos so­mos en per­so­na; pe­ro me atre­vo a de­cir que la ma­yo­ría de las ve­ces que ju­ga­mos ese jue­go de la cor­te­sía es­ta­mos min­tien­do. No nos in­tere­sa co­mo es­tá la otra per­so­na; aun­que de­ci­mos que sí, no siem­pre es­ta­mos bien y tam­po­co que­re­mos otra res­pues­ta por­que en­ton­ces no sa­bría­mos que de­cir.

En apa­rien­cia es una nor­ma de co­mu­ni­ca­ción que mues­tra edu­ca­ción pe­ro en el fon­do es co­mu­ni­ca­ción va­cía. Es di­fe­ren­te de lo que ocu­rre en las re­des so­cia­les, en Fa­ce­book, por ejem­plo, ca­da día se ge­ne­ran 2.5 bi­llo­nes de ac­tua­li­za­cio­nes de es­ta­do, la ma­yo­ría de ellas mu­cho más ho­nes­tas que nues­tras tí­pi­cas nor­mas de cor­te­sía. Los usua­rios ma­ni­fies­tan sus lu­chas, pro­ble­mas, ene­mis­ta­des, do­len­cias y desacuer­dos con to­do lo que les ro­dea. Has­ta ven­ti­lan sus pro­ble­mas per­so­na­les.

AM­PLIA­CIÓN DEL CÍRCU­LO SO­CIAL

El mun­do real pa­re­ce ser un po­co in­di­vi­dua­lis­ta, hay po­co in­te­rés en ha­cer nue­vos ami­gos y co­no­cer per­so­nas di­fe­ren­tes, pe­ro en las re­des so­cia­les to­do es muy dis­tin­to. Ca­da 24 ho­ras se en­vían 144 mi­llo­nes de so­li­ci­tu­des de amis­tad a tra­vés de fa­ce­book, al­gu­nas a per­so­nas des­co­no­ci­das y otras a co­no­ci­dos de los co­no­ci­dos. Las per­so­nas ex­tien­den ca­da día sus círcu­los de amis­tad co­nec­tan­do más con per­so­nas al­re­de­dor del mun­do que con las per­so­nas que ven a dia­rio.

DE­BA­TE DE TE­MAS IN­TERE­SAN­TES

Hay una re­gla so­cial que di­ce que de re­li­gión, po­lí­ti­ca y fút­bol no se ha­bla. Te­mas se­me­jan­tes pro­vo­can tan­ta con­tro­ver­sia que una reunión de ami­gos pue­de ter­mi­nar en un cam­po de ba­ta­lla in­te­lec­tual, emo­cio­nal o ideo­ló­gi­co. Pre­fe­ri­mos re­ser­var­nos cier­ta in­for­ma­ción pa­ra evi­tar pro­ble­mas. Pe­ro ¿qué pa­sa en las re­des so­cia­les? Ca­da día se com­par­ten cer­ca de 72 mi­llo­nes de en­la­ces so­bre te­mas di­ver­sos, mu­chos de ellos com­pa­ran­do a Mes­si con Cris­tiano, al is­lam con el cris­tia­nis­mo o a los li­be­ra­les con los con­ser­va­do­res.

A tra­vés de las re­des so­cia­les mos­tra­mos ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra tra­tar te­mas que sa­be­mos que a los de­más les in­co­mo­dan o pa­ra ex­pre­sar nues­tra opi­nión al res­pec­to del acon­te­cer na­cio­nal.

¿Sa­be­mos co­mu­ni­car­nos me­jor?

Es iró­ni­co vi­vir en la era de la co­mu­ni­ca­ción y ser in­ca­pa­ces de co­mu­ni­car­nos efi­cien­te­men­te. Je­fes que no sa­ben mo­ti­var sus co­la­bo­ra­do­res, hi­jos que no sa­ben di­ri­gir­se a sus pa­dres, go­ber­nan­tes que no sa­ben ex­pre­sar­se an­te su na­ción, re­li­gio­sos que no sa­ben ins­pi­rar a los bus­ca­do­res de la ver­dad.

Te­ne­mos, en las re­des so­cia­les, un ins­tru­men­to de co­mu­ni­ca­ción muy efec­ti­vo pe­ro, tal co­mo pa­sa con la ener­gía ató­mi­ca, pue­de ser tan pro­ve­cho­sa o des­truc­ti­va co­mo quien la uti­li­ce. Qui­zás la re­fle­xión más im­por­tan­te a la que nos lle­van las re­des so­cia­les es: ¿Por qué nos sen­ti­mos tan có­mo­dos in­ter­ac­tuan­do en el mun­do vir­tual pe­ro te­ne­mos tan­ta in­ter­fe­ren­cia al co­mu­ni­car­nos en el “mun­do real”?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.