Ra­bino Gus­ta­vo Kra­sel­nik

Uno de los te­mas más re­le­van­tes de nues­tros tiem­pos es el cui­da­do del pla­ne­ta y sus re­cur­sos. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción plan­tean se­rios desafíos a nues­tro fu­tu­ro am­bien­tal y a la ca­li­dad de vi­da que va­mos a de­jar­le a nuestr

Like Magazine - - Contenido -

Cui­dan­do nues­tra ca­sa co­mún

Si bien el con­cep­to Eco­lo­gía (del grie­go Eco= ca­sa, lo­gos=es­tu­dio) fue acu­ña­do ha­ce unos 150 años por el na­tu­ra­lis­ta Ernst Haec­kel y la preo­cu­pa­ción por el me­dio am­bien­te es aún más re­cien­te, po­de­mos en­con­trar en la Bi­blia al­gu­nas no­cio­nes va­lio­sas y sig­ni­fi­ca­ti­vas que pue­den orien­tar nues­tros com­pro­mi­sos so­bre es­te te­ma.

Los ca­pí­tu­los ini­cia­les del Gé­ne­sis, son nues­tra re­fe­ren­cia obli­ga­da y lo pri­me­ro que en­con­tra­mos es que la crea­ción es obra de un Crea­dor: “En el prin­ci­pio creó Dios los cie­los y la tierra.” (Gn. 1:1) Pa­ra los hom­bres y mu­je­res de fe, el mun­do es obra de Dios y ello nos in­vi­ta a en­ten­der que de­be­mos ser res­pe­tuo­sos de nues­tro me­dio am­bien­te pues co­mo di­ce el Sal­mis­ta (24:1) “A Dios per­te­ne­ce la tierra y to­do lo que con­tie­ne,”

El ser hu­mano, crea­do por Dios, es­tá in­trín­se­ca­men­te li­ga­do a la tierra co­mo sur­ge de la co­ne­xión lin­güís­ti­ca en­tre Hom­bre (en he­breo ADAM) y tierra (en he­breo ADAMA): “En­ton­ces Dios for­mó al hom­bre (ADAM) con pol­vo de la tierra, (ADAMÁ) e in­su­fló en sus na­ri­ces alien­to de vi­da, y re­sul­tó el hom­bre un ser vi­vien­te. (Gn 2:7)

El ter­cer ele­men­to que sur­ge del re­la­to de la crea­ción es la pro­fun­da ar­mo­nía que en­cie­rra esa des­crip­ción. Par­ti­mos del “caos y la con­fu­sión” (Id. 1:2) has­ta lle­gar a que “Vio Dios cuan­to ha­bía he­cho, y to­do es­ta­ba muy bien.” (Id. 31). Un aná­li­sis de­ta­lla­do del pri­mer ca­pí­tu­lo del Gé­ne­sis nos pre­sen­ta la crea­ción en un pro­ce­so de seis días que a su vez pue­den a su vez se­pa­rar­se en dos pe­que­ñas series pa­ra­le­las de tres días ca­da una, con una co­rre­la­ción 1-4, 2-5 y 3-6:

Día 1: Luz y os­cu­ri­dad.

Día 2: Cie­lo (aguas su­pe­rio­res) y ma­res

Día 3: Tierra fir­me

Día 4: Sol, lu­na y es­tre­llas

Día 5: Aves y pe­ces

Día 6: Ani­ma­les te­rres­tres y ser hu­mano

Y al fi­nal apa­re­ce el día sép­ti­mo, el Sha­bat, el día del “des­can­so” di­vino, en don­de esa crea­ción que­da com­ple­ta im­bui­da en un cli­ma de ar­mo­nía ab­so­lu­ta. De allí que la idea de la ce­le­bra­ción del Sha­bat co­mo día sa­gra­do nos con­vo­ca a re­cu­pe­rar esa sen­sa­ción. En pa­la­bras del no­ta­ble pen­sa­dor Erich Fromm – el re­po­so del Sha­bat “de­be en­ten­der­se en el sen­ti­do de res­ta­ble­cer una ar­mo­nía com­ple­ta en­tre los se­res hu­ma­nos y en­tre ellos y la na­tu­ra­le­za.”

En el se­gun­do ca­pí­tu­lo del Gé­ne­sis, el ser hu­mano es co­lo­ca­do en el Jar­dín del Edén “pa­ra que lo la­bra­se y lo cui­da­se” (Gn. 2:15). En esas pa­la­bras se de­fi­ne nues­tra ta­rea co­mo ma­yor­do­mos del mun­do, en esa ten­sión en­tre cui­dar­lo y la­brar­lo bus­can­do el equi­li­brio que le per­mi­ta a la hu­ma­ni­dad evo­lu­cio­nar y pro­gre­sar, pe­ro siem­pre res­pe­tan­do y cus­to­dian­do la na­tu­ra­le­za y el me­dio am­bien­te.

Hoy so­mos mu­cho más cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias de nues­tras ac­cio­nes. De­be­mos asu­mir nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad y ge­ne­rar los cam­bios que per­mi­tan ga­ran­ti­zar el le­ga­do del pla­ne­ta en con­di­cio­nes ha­bi­ta­bles pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras.

Co­mo en­se­ña es­ta be­lla his­to­ria de la tra­di­ción ju­día:

En el mo­men­to en el cual Dios creó al pri­mer hom­bre, Él lo to­mó y lo lle­vó por to­dos los ár­bo­les el Jar­dín del Edén y le di­jo: “Mi­ra qué be­llas y dig­nas de elo­gio son Mis crea­cio­nes. To­do lo que he crea­do, lo creé pa­ra ti. Sé cui­da­do­so y no da­ñes ni des­tru­yas Mi mun­do, por­que si lo da­ñas, no ha­brá na­die que pue­da arre­glar­lo lue­go de ti”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.