Shaik Moha­men El Say­yed

Like Magazine - - Contenido -

¿Qué es el Is­lam?

NEl Is­lam es la re­li­gión ba­sa­da en las enese­ñan­zas de Muham­mad el pro­fe­ta. Sus se­gui­do­res, co­no­ci­dos co­mo mu­sul­ma­nes creen que Allah le re­ve­lo es­tas en­se­ñan­zas.

o ve­ni­mos de lo in­cier­to tam­po­co lo que nos ro­dea, quien nos ha crea­do y nos ha pues­to en es­te mun­do es Allah (Dios). Es­te crea­dor no se ase­me­ja a na­da ni a na­die, sin ini­cio o fin, con po­de­res ili­mi­ta­dos, sa­bio, no se le ocul­ta na­da y es jus­to. Es quien ha im­ple­men­ta­do las nor­mas y es­ta­tu­tos de es­te mun­do que lla­ma­mos nor­mas na­tu­ra­les.

Ha he­cho de su obra una per­fec­ción, to­do me­di­do, sin lu­gar a cri­ti­ca, ca­da par­tí­cu­la en su lu­gar ade­cua­do in­clu­yen­do los hu­ma­nos y los de­más se­res, to­do mo­vi­mien­to y si­len­cio es­ta­ble o ca­mi­nan­te, he­chos y re­sul­ta­dos.

Do­tó al ser hu­mano con una men­te pa­ra to­mar sa­bias de­ci­sio­nes, con una vo­lun­tad pa­ra ob­te­ner lo que desea en es­ta vi­da y le ha da­do des­pués de es­ta vi­da pa­sa­je­ra otra eter­na, en ella se­rán re­com­pen­sa­dos con el pa­raí­so los ve­ne­ra­dos y cas­ti­ga­dos con el in­fierno los pe­ca­do­res.

Es­te crea­dor no tie­ne co­par­tí­ci­pe ni se per­mi­te aso­ciar­lo con na­da ni na­die, no ne­ce­si­ta in­ter­me­dia­rios, la adoración to­tal de­be ser ne­ta­men­te di­ri­gi­da a Él, el Crea­dor. Tie­ne cria­tu­ras ma­te­ria­les vis­tas por no­so­tros y las re­co­no­ce­mos con nues­tros sen­ti­dos. Allah ha es­co­gi­do a se­res hu­ma­nos pa­ra trans­mi­tir­le sus men­sa­jes, nor­mas y es­ta­tu­tos: ellos son los pro­fe­tas quie­nes en­se­ñan es­tos be­ne­fi­cios al res­to de los hu­ma­nos.

Es­tas nor­mas son en­via­das des­de los cie­los e im­pre­sas en li­bros y es­cri­tu­ras. El úl­ti­mo de es­tos sa­gra­dos li­bros es el Co­rán dic­ta­do al úl­ti­mo de los pro­fe­tas Muham­mad hi­jo de Ab­du­llah, des­cen­dien­te de la pe­nín­su­la ará­bi­ca de un pue­blo lla­ma­do Ko­raich. No ha­brá más pro­fe­tas des­pués de Muham­mad.

El sa­gra­do Co­rán es el es­ta­tu­to del IS­LAM, quien cree ple­na­men­te que pro­vie­ne de Allah en to­dos sus man­da­mien­tos es lla­ma­do cre­yen­te.

Allah es el úni­co que co­no­ce a fon­do lo que es ser cre­yen­te por­que es quien tie­ne el ac­ce­so a nues­tros co­ra­zo­nes, los hu­ma­nos no con­ta­mos con es­ta es­pe­cial ca­pa­ci­dad; por eso el cre­yen­te de­be re­co­no­cer ates­ti­guan­do ver­bal­men­te: LA ILAHA ILA ALLAH MOHAMAD RAZULA ALLAH. Al pro­nun­ciar es­tas pa­la­bras la per­so­na se con­vier­te en mu­sul­mán o en au­tén­ti­co ciu­da­dano en la Re­pú­bli­ca mu­sul­ma­na go­zan­do de to­dos los de­re­chos y pri­vi­le­gios que le co­rres­pon­den a un ver­da­de­ro mu­sul­mán y se­rá una obli­ga­ción cum­plir con to­dos los re­qui­si­tos de la adoración a Allah.

Es­tas obli­ga­cio­nes con­sis­ten en con­duc­tas que re­pre­sen­tan una ta­rea fá­cil em­pe­zan­do con lo pri­mor­dial:

1. Pu­ri­fi­car su cuer­po y ha­cer dos re­zos en la ma­dru­ga­da pi­dien­do a su crea­dor to­do lo que ne­ce­si­ta sin in­ter­me­dia­rios, se­gui­dos por cua­tro re­zos al me­dio día y otros cua­tro en las ho­ras de la tar­de; lue­go tres re­zos a la pues­ta del sol y fi­nal­men­te cua­tro re­zos en la no­che. Es­tas son las ora­cio­nes obli­ga­to­rias que no ne­ce­si­tan más de trein­ta mi­nu­tos de su tiem­po dia­rio, no se re­quie­re un si­tio es­pe­cial pa­ra eje­cu­tar­las ni al­guien es­pe­cial que la di­ri­ja (Imam); es vá­li­da con o sin el Sheik y no ne­ce­si­ta un en­la­ce o in­ter­me­dia­rio en­tre el cre­yen­te y su crea­dor.

2. Du­ran­te el año hay un mes muy es­pe­cial pa­ra el mu­sul­mán du­ran­te el cual tras­for­ma sus prác­ti­cas co­ti­dia­nas de co­mi­da, be­bi­da y re­la­cio­nes con­yu­ga­les; ade­más co­mo prác­ti­cas co­mo pu­ri­fi­car cuer­po, al­ma, es­pí­ri­tu, evi­tar los ma­los co­men­ta­rios, la en­vi­dia y mu­chos otros há­bi­tos da­ñi­nos. En cam­bio, es­te mes se de­di­ca a re­ca­pa­ci­tar y meditar edu­can­do a nues­tro cuer­po fí­si­co y men­tal con las bue­nas obras y con­vi­ven­cia. Es­te es el mes del Ra­ma­dán.

3. Uno de los pi­la­res del is­lam es el Za­kat que con­sis­te en sa­car de las uti­li­da­des el va­lor de 2.5 % pa­ra dar­lo a los po­bres y ne­ce­si­ta­dos; eso no re­pre­sen­ta un pe­so y así pu­ri­fi­ca­mos nues­tros bie­nes cum­plien­do con Allah y uno de sus pi­la­res. Así se evi­ta po­bre­zas en­tre los her­ma­nos mu­sul­ma­nes y se sien­te la ver­da­de­ra ne­ce­si­dad de un po­bre cu­ya peor en­fer­me­dad es la po­bre­za.

4. El is­lam ha per­fec­cio­na­do pa­ra las so­cie­da­des reunio­nes be­né­fi­cas:

• El re­zo en gru­po si­mi­lar a las reunio­nes be­né­fi­cas en­tre en­car­ga­dos y res­pon­sa­bles, di­chas reunio­nes se lle­van a ca­bo cin­co ve­ces al día don­de se con­gre­gan los miem­bros y apren­den en­tre sí las ba­ses y los se­cre­tos de la felicidad; con­sis­te en ayu­dar el ri­co al po­bre, el fuer­te al dé­bil, el sa­bio al ig­no­ran­te, su du­ra­ción no pa­sa los 15 mi­nu­tos de ca­da re­zo y no per­ju­di­ca sus la­bo­res ni qui­ta su tiem­po. Si un miem­bro fal­ta al re­zo po­drá ha­cer­lo en su ho­gar a so­las sin co­me­ter nin­gu­na fal­ta so­lo per­de­ría el be­ne­fi­cio del gru­po.

• Una reunión de su­ma im­por­tan­cia pa­ra los cre­yen­tes es el re­zo del vier­nes cu­ya du­ra­ción es me­nos de una ho­ra y es obli­ga­ción la asis­ten­cia a los hom­bres cre­yen­tes

• Otra reunión esen­cial dos ve­ces al año es el re­zo del Id cu­ya du­ra­ción es me­nor de una ho­ra y la asis­ten­cia es re­co­men­da­ble más no es obli­ga­to­ria si se tie­ne una jus­ta ra­zón pa­ra la au­sen­cia. • Otra im­por­tan­te reunión se ce­le­bra una vez al año cuan­do se con­gre­gan mi­llo­nes de cre­yen­tes en la ciu­dad santa de Me­ca en una pe­re­gri­na­ción. El cre­yen­te de­be cum­plir con es­te pi­lar por lo me­nos una vez en su vi­da. Es­ta pe­re­gri­na­ción se de­no­mi­na EL HAJ.

Es­tas son las au­tén­ti­cas ado­ra­cio­nes que de­be cum­plir ca­da mu­sul­mán:

El cre­yen­te de­be de­jar de co­me­ter pe­ca­dos prohi­bi­dos por to­da la hu­ma­ni­dad, co­mo qui­tar­le la vi­da a un ser hu­mano, cau­sar da­ño a los de­más, opri­mir a quien sea, con­su­mir be­bi­das da­ñi­nas que los de­jan in­cons­cien­tes, ale­jar­se del adul­te­rio, de­jar la usu­ra, las men­ti­ras, el en­ga­ño, mal­tra­tar a los pa­dres, los fal­sos testimonios, ju­rar con men­ti­ras, to­das ma­las prác­ti­cas que lle­van al ser hu­mano a un des­tino in­cier­to.

Un mu­sul­mán que se ale­ja de es­tas obras ne­ga­ti­vas es lla­ma­do un ver­da­de­ro cre­yen­te, pe­ro eso se com­ple­men­ta úni­ca­men­te si­guien­do el ca­mino co­rrec­to tra­za­do por el pro­fe­ta en el li­bro sa­gra­do el Co­rán.

El pro­fe­ta Muham­mad La Paz de ALLAH sea con él, re­su­mió es­ta prác­ti­ca en una sim­ple fra­se: re­cor­dar en to­dos tus he­chos que tu crea­dor te vi­gi­la per­ma­nen­te­men­te, sa­ber que Allah es­tá con­ti­go, no pe­car por­que Allah es­tá cer­ca, no te­mer sa­bien­do que Allah es­tá con­ti­go, no sen­tir so­le­dad y sa­ber que ALLAH te acom­pa­ña, no pe­dir a na­die y sa­ber que pue­des pe­dir to­do a ALLAH. Si se des­cui­da y co­me­te un pe­ca­do al­go que es nor­mal pa­ra el ser hu­mano vuel­ves a arre­pen­tir­te y ve­ras que Allah te per­do­na. El pro­fe­ta Muham­mad La Paz de ALLAH sea con él di­jo: ado­ra a ALLAH co­mo si lo vie­ras por­que si no lo ves él si te ve, es­ta es la gran­de­za del IS­LAM y la ver­da­de­ra obe­dien­cia a nues­tro su­pre­mo crea­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.