Su­mar­se

Ha­ce al­gu­nos años du­ran­te una ce­na de tra­ba­jo, un al­to eje­cu­ti­vo de una de las agen­cias de co­mu­ni­ca­ción más pres­ti­gio­sas del Reino Uni­do, me di­jo una fra­se que que­dó gra­ba­da en mi me­mo­ria: “Cuan­do ha­blo yo siem­pre cuen­to la ver­dad… mi ver­dad”.

Like Magazine - - Contenido - BRUNO BA­SI­LE: Di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción en Su­mar­se, aso­cia­ción que im­pul­sa la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial (RSE) en Pa­na­má.

El reino de la pos­ver­dad

Co­mo ya han pa­sa­do mu­chos años, y du­do mu­cho de que se acuer­de de aquel “prac­ti­can­te de Pa­na­má”, pue­do de­cir su nom­bre. Se tra­ta­ba na­da más y na­da me­nos que de Sir Alan Par­ker, un self-ma­de man que ha he­cho de la co­mu­ni­ca­ción un ne­go­cio glo­bal.

Es ob­vio que Par­ker nun­ca ima­gi­nó que ese co­men­ta­rio me mar­ca­ría a mí, al prac­ti­can­te, pe­ro mu­cho me­nos que se con­ver­ti­ría en una es­pe­cie de pro­fe­cía de lo que ocu­rri­ría años des­pués con la ins­tau­ra­ción del reino de la pos­ver­dad.

Es­te reino es­tá com­pues­to por fal­se­da­des, me­dias ver­da­des o ver­da­des al­ter­na­ti­vas, y co­nec­ta con el pú­bli­co a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les, pe­ro so­bre to­do, a tra­vés de las re­des so­cia­les. Es allí don­de se li­bra la ver­da­de­ra ba­ta­lla.

Pa­ra co­no­cer me­jor en dón­de nos mo­ve­mos y a qué nos en­fren­ta­mos, es im­por­tan­te en­ten­der có­mo fun­cio­na es­te reino des­de den­tro. Vea­mos.

• Fal­se­da­des: una ciu­da­da­nía har­ta de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, con una cri­sis fi­nan­cie­ra a cues­tas, y go­bier­nos que no han sa­bi­do dar res­pues­ta a sus ex­pec­ta­ti­vas, es una ciu­da­da­nía vo­lá­til. To­me­mos el ejem­plo del bre­xit. Un re­fe­rén­dum que se de­fi­nió en las ciu­da­des me­nos fa­vo­re­ci­das del Reino Uni­do y le­ja­nas de la opu­len­cia lon­di­nen­se. Esas per­so­nas asu­mie­ron co­mo pro­pio el dis­cur­so an­ti-glo­ba­li­za­ción lan­za­do por Ni­gel Fa­ra­ge, lí­der del par­ti­do UKIP. Su prin­ci­pal ar­gu­men­to de cam­pa­ña con­sis­tía en de­cir que si el Reino Uni­do sa­lía de la Unión Eu­ro­pea se li­be­ra­rían 350 mi­llo­nes de li­bras se­ma­na­les pa­ra gas­tar en el sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca bri­tá­ni­co. Al día si­guien­te del vo­to, Fa­ra­ge des­min­tió en te­le­vi­sión na­cio­nal que es­to fue­ra a ocu­rrir. • Me­dias ver­da­des: ins­tru­men­ta­li­zar si­tua­cio­nes, mie­dos o pro­ble­mas so­cia­les con fi­nes po­lí­ti­cos es una es­tra­te­gia har­to uti­li­za­da por los je­fes de cam­pa­ña pa­ra po­si­cio­nar a sus res­pec­ti­vos can­di­da­tos en torno a te­mas sen­si­bles. En 2016 fui­mos tes­ti­gos de un nue­vo ni­vel de ins­tru­men­ta­li­za­ción con la lle­ga­da de Do­nald Trump a la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos.

Trump fue ca­paz de es­cu­char a los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas frus­tra­das con el sis­te­ma y ele­var sus preocupaciones y te­mo­res a es­ca­la na­cio­nal. “94 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses es­tán fue­ra de la fuer­za la­bo­ral”, afir­mó en una re­cien­te vi­si­ta al Con­gre­so, sin de­cir que, de esas per­so­nas, 87.5 mi­llo­nes (el 93%) no es­tán bus­can­do em­pleo al tra­tar­se prin­ci­pal­men­te de ju­bi­la­dos y ju­bi­la­das y amas de ca­sa.

• Ver­da­des al­ter­na­ti­vas: son me­dias ver­da­des ele­va­das a la dé­ci­ma po­ten­cia. Su au­to­ría se la de­be­mos a Kell­yan­ne Con­way, ase­so­ra del pre­si­den­te Trump y una de las ar­ti­cu­la­do­ras de su vic­to­ria, que em­pleó es­te tér­mino pa­ra jus­ti­fi­car da­tos in­con­sis­ten­tes so­bre la asis­ten­cia de per­so­nas a la to­ma de po­se­sión pre­si­den­cial. ¿Pue­de exis­tir una ver­dad al­ter­na­ti­va? La res­pues­ta de­be­ría ser no, una ver­dad al­ter­na­ti­va es una men­ti­ra. Pe­ro en el mun­do en el que vi­vi­mos to­do es po­si­ble si cuen­ta con la su­fi­cien­te re­per­cu­sión. Co­mo de­cía aque­lla tris­te­men­te célebre fra­se de Jos­peh Goeb­bles: “una men­ti­ra re­pe­ti­da mil ve­ces se con­vier­te en ver­dad”.

En el reino de la pos­ver­dad lo po­si­ble es po­si­ble y lo im­po­si­ble tam­bién. Pa­ra ha­cer fren­te a su avan­ce so­lo nos que­da la éti­ca, la ri­gu­ro­si­dad y la es­cu­cha a los de­más pa­ra lue­go sa­ber con­ver­sar. No im­por­ta si lo ha­ce­mos des­de la es­fe­ra in­di­vi­dual o em­pre­sa­rial, hoy más que nun­ca to­ca con­tar siem­pre la ver­dad. Nues­tra ver­dad. ¡Pe­ro con res­pon­sa­bi­li­dad!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.