DA­VIS PERALTA

GE­NE­RA­CIÓN SI­LEN­CIO­SA

Like Magazine - - Cover Story -

Peralta Che­ca lle­vó a Pa­na­má por pri­me­ra vez a par­ti­ci­par en la ca­te­go­ría de ba­lon­ces­to en los Jue­gos Olím­pi­cos de 1968 y es el úni­co pa­na­me­ño ano­ta­dor olím­pi­co, has­ta la fe­cha.

Ac­tual­men­te Da­vis Peralta Che­ca se de­di­ca a en­se­ñar­le a ju­gar ba­lon­ces­to a jó­ve­nes del Co­le­gio Agus­ti­niano Nues­tra Se­ño­ra del Buen Con­se­jo en Chi­tré, pro­vin­cia de He­rre­ra. Des­de ha­ce más de sie­te años vi­ve en Na­tá, pro­vin­cia de Co­clé. Lue­go de una im­por­tan­te tra­yec­to­ria en el ba­lon­ces­to, y co­no­ci­do por su gran ha­bi­li­dad en es­ta dis­ci­pli­na de­por­ti­va, Peralta se re­ti­ró en 1978 des­pués de dispu­tar los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be de Me­de­llín 1978.

Él re­pre­sen­ta a la Ge­ne­ra­ción Si­len­cio­sa, un gru­po de per­so­nas cu­yas características son: la de­di­ca­ción y el sa­cri­fi­cio, tra­ba­jo du­ro, res­pe­to por la au­to­ri­dad, paciencia, el de­ber an­tes que el pla­cer, se­gui­mien­to de las re­glas y el ho­nor.

¿Có­mo ju­ga­bas de niño?

Na­cí, vi­ví y cre­cí en el Gim­na­sio Na­cio­nal Ne­co de la Guar­dia, ubi­ca­do en El Cho­rri­llo, don­de mi abue­lo fue el ad­mi­nis­tra­dor por mu­chos años. An­tes de eso tam­bién ju­ga­ba con mis ami­gos usan­do una pe­lo­ta de te­nis, aga­rrá­ba­mos un gan­cho de guin­dar ro­pa y ha­cía­mos co­mo es­pe­cie de un ani­llo.

Con ese ani­llo te­jía­mos con hi­lo pa­bi­lo una red o ma­lla y co­men­zá­ba­mos a ti­rar la pe­lo­ta en el ces­to. En aquel tiem­po no exis­tían co­sas co­mo el ce­lu­lar, eso ha­ce que la ju­ven­tud se de­ten­ga y no ha­gan ejer­ci­cios.

En el en­torno la­bo­ral ¿cuál es tu prio­ri­dad, ex­pec­ta­ti­vas y am­bien­te ideal?

Si yo vol­vie­ra a na­cer, de­fi­ni­ti­va­men­te ha­ría lo mis­mo que hi­ce to­da mi vi­da. Me de­di­qué al de­por­te, amo el ba­lon­ces­to. Su­fro cuan­do el equi­po na­cio­nal no lle­ga a uno de los tres pri­me­ros lu­ga­res. Soy un crí­ti­co cons­truc­ti­vo, pe­ro real­men­te, me gus­ta edu­car y orien­tar a la ju­ven­tud pa­na­me­ña.

¿Có­mo de­fi­nes a una per­so­na exi­to­sa?

Hay que ser per­se­ve­ran­te pa­ra de­fi­ni­ti­va­men­te esa es la cla­ve. to­das

las

co­sas,

¿Cuál fue el avan­ce tec­no­ló­gi­co que mar­có tu épo­ca?

De vez en cuan­do veía con mis ami­gos la te­le­vi­sión, ven­go de una épo­ca “do­ra­da” en el ám­bi­to del ba­lon­ces­to y com­pe­tía con el béis­bol, en­ton­ces nos sen­tá­ba­mos a ver los par­ti­dos.

¿Qué pers­pec­ti­va tie­nes so­bre las de­más ge­ne­ra­cio­nes?

En el si­glo pa­sa­do ha­bían po­cas per­so­nas, hoy en día hay mu­cho más trá­fi­co y mu­chas co­sas que han ido me­jo­ran­do po­co a po­co. Ne­ce­si­ta­mos de la ju­ven­tud, los afi­cio­na­dos y el de­por­te en sí. La tec­no­lo­gía siem­pre es­tá a la van­guar­dia, pe­ro uno de­be de­fi­nir cuándo pue­do y cuándo no pue­do con la tec­no­lo­gía.

Yo vi­vo en Na­tá, cuan­do ven­go aquí la gen­te es­tá cha­tean­do y ma­ne­jan­do. Hay que de­fi­nir las co­sas, o se ha­ce una o se ha­ce la otra.

¿Des­de cuándo re­cuer­das que el te­ma de “Ge­ne­ra­cio­nes” em­pe­zó a ser co­men­ta­do tan­to en los ám­bi­tos la­bo­ral, pre­fe­ren­cias, con­su­mo, es­ti­lo de vi­da?

Es di­fí­cil de­fi­nir esas co­sas, real­men­te el mo­men­to vi­vi­do mío pue­do de­cir que fue de una bo­ni­ta ge­ne­ra­ción, la pue­do de­fi­nir así: Ha­bía per­so­nas que es­ta­ban en las dro­gas y nos de­cían “pe­lao’ te vas de aquí”, y yo com­pren­día; pe­ro hoy no, hoy te di­cen “¿pe­lao’ tú quie­res?”, ya no hay esa fuer­za de vo­lun­tad pa­ra de­cir “no”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.