UBALDO DA­VIS

GE­NE­RA­CIÓN X

Like Magazine - - Cover Story -

Es pro­duc­tor y due­ño de La Cás­ca­ra, Ubaldo Da­vis es co­no­ci­do co­mo uno de los crea­ti­vos y hu­mo­ris­tas pa­na­me­ños con más tra­yec­to­ria y éxi­to a la ho­ra de lle­gar­le al pú­bli­co.

Co­no­ci­do por ser un crí­ti­co cons­truc­ti­vo de to­das las si­tua­cio­nes que aque­jan al país, Ubaldo Da­vis ini­ció ha­ce más de 20 años con su pro­yec­to in­sig­nia “La Cás­ca­ra”, y des­de en­ton­ces brin­da un sor­bo de hu­mor úni­co a to­dos los que lo si­guen de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

Es pa­dre, es­po­so y un je­fe ex­cep­cio­nal. Se au­to­de­no­mi­na “chef ho­ga­re­ño” y siem­pre tie­ne un co­men­ta­rio jo­co­so y “sin pe­pi­tas en la len­gua”.

¿Có­mo ju­ga­bas de niño?

Yo ven­go de la ge­ne­ra­ción de “com­pa­ñe­ri­to pío-pío”, ju­gá­ba­mos “la tie­ne” y la ma­yo­ría de to­dos nues­tros jue­gos eran en la ca­lle. Cuan­do en­tró la con­so­la de vi­deo­jue­gos Ata­ri co­men­zó en­ton­ces to­do es­to que ve­mos aho­ra.

En el en­torno la­bo­ral ¿cuál es tu prio­ri­dad, ex­pec­ta­ti­vas y am­bien­te ideal?

Mi en­torno la­bo­ral per­fec­to es co­mo el que ten­go, es una es­pe­cie de una “ca­sa club” don­de to­do el mun­do se sien­te en un Goo­gle pa­na­me­ño. Mi em­pre­sa es bas­tan­te in­for­mal, tra­ta­mos de que la gen­te se sien­ta a gus­to, no ha­ce­mos las co­sas tan cua­dra­das. Los chi­cos pue­den ir ves­ti­dos co­mo quie­ran, in­clu­so en shorts. No creo en eso de que hay que ser tan cua­dra­dos en la ofi­ci­na, y uno de­be ser más fle­xi­ble.

¿Có­mo de­fi­nes a una per­so­na exi­to­sa?

Es una per­so­na fe­liz. El éxi­to no es­tá ni en el di­ne­ro, ni en los tro­feos o en lo que te ga­nas. Si eres fe­liz con po­co, ya eres exi­to­so.

¿Cuál fue el avan­ce tec­no­ló­gi­co que mar­có tu épo­ca?

El in­ter­net, abrió un mun­do de po­si­bi­li­da­des, y jun­to con la compu­tado­ra se pue­de de­cir que es al­go com­pa­ra­do con el in­ven­to de la rue­da.

¿Qué pers­pec­ti­va tie­nes so­bre las de­más ge­ne­ra­cio­nes?

Uno siem­pre di­ce “en mi épo­ca fue me­jor”, y eso es to­tal­men­te fal­so. En tu épo­ca fue me­jor, por­que era tu épo­ca. Yo con­si­de­ro que to­das son bue­nas y van ha­cia me­jor.

Los jó­ve­nes de hoy en día pue­den ha­cer 20 mil co­sas que no­so­tros no. Los de mi épo­ca pue­den ha­cer una, y si aca­so dos, pe­ro los de hoy ha­cen cin­co y a la mis­ma ve­lo­ci­dad; ellos vie­nen con ese “chip”.

El ser hu­mano siem­pre se adap­ta, y es­te es el ca­so.

En el plano fa­mi­liar, se pos­ter­ga un po­co el te­ner hi­jos por­que vi­vi­mos en una épo­ca de mu­cho es­trés, pe­ro creo que eso si­gue sien­do un fuer­te en las áreas de ca­pi­ta­les o en las ur­bes. Si te vas al in­te­rior, la gen­te si­gue te­nien­do bas­tan­tes hi­jos.

¿Des­de cuándo re­cuer­das que el te­ma de “Ge­ne­ra­cio­nes” em­pe­zó a ser co­men­ta­do tan­to en los ám­bi­tos la­bo­ral, pre­fe­ren­cias, con­su­mo, es­ti­lo de vi­da?

No sé si al­gu­na ge­ne­ra­ción es me­jor que la otra, to­do es­to tie­ne que ver con lo que es­té pa­san­do, las cir­cuns­tan­cias, lo que vi­vie­ron.

Hay ge­ne­ra­cio­nes que na­cie­ron en una épo­ca de más di­ne­ro, más pri­vi­le­gios y una economía más flu­yen­tes que las otras. Pe­ro sien­to que to­das le brin­dan al­go bueno al mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.