COA­CHING pa­ra la Au­to­rea­li­za­ción II

Like Magazine - - Reflections -

Cuan­do me con­sul­tan so­bre es­te te­ma me di­cen: Doc­tor, es que mi hi­jo tie­ne Ba­ja Au­to­es­ti­ma y que­re­mos que se la suba. Waoooo... ¿Qué es la Au­to­es­ti­ma, al­go que se sube y se ba­ja, se po­ne y se qui­ta, se tie­ne o no se tie­ne?

¿Sa­bes cuán in­te­li­gen­te eres? ¿Te has rea­li­za­do un Test de In­te­li­gen­cia (IQ)? ¿Y uno de In­te­li­gen­cia Emo­cio­nal (EQ)? Sa­bes que el IQ mi­de nues­tra in­te­li­gen­cia de ca­rác­ter aca­dé­mi­co (ló­gi­co-ra­cio­nal y ver­bal-lin­güís­ti­co) y que es­tas In­te­li­gen­cias son só­lo el 20% y es la que se eva­lúa pa­ra de­cir que so­mos real­men­te in­te­li­gen­tes?, y se des­cri­ben co­mo in­te­li­gen­cias del he­mis­fe­rio iz­quier­do. En el he­mis­fe­rio de­re­cho te­ne­mos otras 7 que ha­cen que nues­tra na­tu­ra­le­za hu­ma­na sea aún más in­tere­san­te y son el 80% res­tan­te de nues­tra in­te­li­gen­cia. Es­tas son las In­te­li­gen­cias: Vi­sual-Es­pa­cial, Ki­nes­té­si­ca-Mo­vi­mien­to, Na­tu­ra­lis­ta-Eco­ló­gi­ca, Mu­si­cal-Rít­mi­ca, In­tra­per­so­nal, In­ter­per­so­nal y Glo­bal. Es­tas 3 úl­ti­mas for­man la IN­TE­LI­GEN­CIA EMO­CIO­NAL IN­TE­GRAL. Es cu­rio­so ya que aun­que es­tos des­cu­bri­mien­tos tie­nen va­rias dé­ca­das de evo­lu­ción hoy to­da­vía nues­tra edu­ca­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na si­gue sien­do in­ver­sa; se de­di­ca 80% de la edu­ca­ción al 20 % de nues­tras in­te­li­gen­cias del He­mis­fe­rio Iz­quier­do y el 20% de la edu­ca­ción al 80% de las in­te­li­gen­cias del He­mis­fe­rio De­re­cho.

Así es que de­di­que­mos ana­li­zar las 3 que for­man la In­te­li­gen­cia Emo­cio­nal In­te­gral ya que ellas son las que van a me­dir, al fi­nal, la po­ten­cia­li­dad de nues­tras ca­pa­ci­da­des pa­ra lo­grar me­tas y ser real­men­te exi­to­sos.

El pri­me­ro en ha­blar de In­te­li­gen­cia Emo­cio­nal fue Aris­tó­te­les, (300 a.c.) cuan­do en su Éti­ca a Ni­có­mano di­jo: Cual­quie­ra pue­de po­ner­se fu­rio­so... Eso es fá­cil. Pe­ro es­tar fu­rio­so con la per­so­na co­rrec­ta, en la in­ten­si­dad co­rrec­ta, en el mo­men­to co­rrec­to, por el mo­ti­vo co­rrec­to... Eso no es fá­cil”.

Es has­ta los años 90 que el tér­mino de In­te­li­gen­cia Emo­cio­nal se acu­ña y Se­gún Sa­lo­vey y Ma­yer (1990): “Es un sub­con­jun­to de la In­te­li­gen­cia So­cial que com­pren­de la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar los sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes pro­pias así co­mo la de los de­más, de dis­cri­mi­nar en­tre ellos y uti­li­zar es­ta in­for­ma­ción pa­ra guiar nues­tro pen­sa­mien­to y nues­tras ac­cio­nes”

El con­cep­to lle­ga a ser ple­na­men­te co­no­ci­do con los es­tu­dios que se dan en los años 90, (La Dé­ca­da del Ce­re­bro) con los gran­des ade­lan­tos de la Neu­ro­cien­cia y la apa­ri­ción del Fa­mo­so li­bro de Daniel Go­le­man, IN­TE­LI­GEN­CIA EMO­CIO­NAL.

Vea­mos la pri­me­ra, LA IN­TE­LI­GEN­CIA IN­TRA­PER­SO­NAL: “con­sis­te en el con­jun­to de ca­pa­ci­da­des que nos per­mi­ten for­mar el me­jor y más pre­ci­so y ve­rí­di­co mo­de­lo de no­so­tros mis­mos, así co­mo uti­li­zar di­cho mo­de­lo pa­ra desen­vol­ver­nos de ma­ne­ra efi­cien­te en la vi­da”. Es­ta in­te­li­gen­cia nos per­mi­te po­der desa­rro­llar un pro­ce­so de au­to­co­no­ci­mien­to que fa­ci­li­te el desa­rro­llo de ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des pa­ra ac­tuar de la for­ma más co­rrec­ta y aser­ti­va po­si­ble en re­la­ción con­si­go mis­mo.

La se­gun­da es LA IN­TE­LI­GEN­CIA IN­TER­PER­SO­NAL: “se de­fi­ne co­mo la ca­pa­ci­dad de com­pren­der y en­ten­der a los de­más se­res hu­ma­nos, y re­la­cio­nar­nos con ellos de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca, pa­ra dar los me­jo­res y más efi­cien­tes re­sul­ta­dos po­si­bles en la co­mu­ni­ca­ción in­ter­per­so­nal”. Ella nos per­mi­te es­ta­ble­cer las fron­te­ras per­so­na­les ade­cua­da­men­te y usar el po­ten­cial de nues­tros po­de­res per­so­na­les: pen­sar, sen­tir, de­cir y ha­cer pa­ra lo­grar la me­jor co­mu­ni­ca­ción po­si­ble con las otras per­so­nas y ga­ran­ti­zar éxi­to en lo per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

La ter­ce­ra es LA IN­TE­LI­GEN­CIA GLO­BAL: “es aque­lla que nos per­mi­te en­ten­der y res­pon­der al mis­mo tiem­po, y de ma­ne­ra equi­li­bra­da, a to­das las cir­cuns­tan­cias de la vi­da lo­gran­do una co­mu­ni­ca­ción in­te­gral con to­do tan­to en lo po­si­ti­vo co­mo en lo ne­ga­ti­vo, per­mi­tien­do una vi­sión tras­cen­den­te de la vi­da”. Es tam­bién lla­ma­da La In­te­li­gen­cia Es­pi­ri­tual ya que per­mi­te ese con­tac­to con el to­do de las co­sas y es la que nos co­nec­ta con to­da la hu­ma­ni­dad, to­do el uni­ver­so y nos per­mi­te te­ner una per­cep­ción de nues­tro ver­da­de­ro sen­ti­do de la vi­da.

Cuan­do po­de­mos po­ner es­tas 3 In­te­li­gen­cia en ac­ción nos con­ver­ti­mos en per­so­nas con ca­pa­ci­da­des su­pe­rio­res a las que nos pue­de dar las In­te­li­gen­cias Aca­dé­mi­cas. No ob­vie­mos que és­tas son bá­si­cas pa­ra lo­grar las me­tas, al­can­zar ob­je­ti­vos y te­ner éxi­tos en la vi­da, pe­ro la IN­TE­LI­GEN­CIA EMO­CIO­NAL IN­TE­GRAL nos va a ga­ran­ti­zar ese éxi­to y, lo más im­por­tan­te, nos da­rá el dis­fru­te por to­do lo que po­da­mos ha­cer y te­ner y nos con­ver­ti­rá de for­ma au­tén­ti­ca y ver­da­de­ra en per­so­nas real­men­te in­te­li­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.