ARRI­BA LAS MU­JE­RES PO­DE­RO­SAS

Mujer (Panama) - - Editorial -

Lle­gó mar­zo, y con él ce­le­bra­mos el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer. Quie­ro em­pe­zar es­ta no­ta ci­tan­do las pa­la­bras de Mary Wolls­to­ne­craft: “no de­seo que las mu­je­res ten­gan po­der so­bre los hom­bres, sino so­bre sí mis­mas”. Di­cho es­to quie­ro des­ta­car que el em­po­de­ra­mien­to se cen­tra en la igual­dad de gé­ne­ro, no so­lo co­mo de­re­chos hu­ma­nos, sino tam­bién co­mo el me­dio pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos de desa­rro­llo del mi­le­nio y el desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Mi men­sa­je es­te mes, tan im­por­tan­te, es que sim­ple­men­te tomes el con­trol de tu reali­dad de vi­da, y da­te la opor­tu­ni­dad de apli­car to­do lo que has apren­di­do de ma­ne­ra cons­tan­te y con­sis­ten­te en to­dos los dis­tin­tos as­pec­tos, sea tra­ba­jo, fa­mi­lia, sa­lud, etc.

Sea­mos par­te de es­te mo­vi­mien­to mo­ti­va­dor y sal­ga­mos a lu­char por nues­tros de­re­chos. So­mos un equi­li­brio en la so­cie­dad, es­ta­mos ocu­pan­do car­gos y ro­les que qui­zás an­tes eran im­po­si­bles pre­ten­der que una mu­jer ocu­pa­ra.

El em­po­de­ra­mien­to alu­de al pro­ce­so a tra­vés del cual las mu­je­res asu­men el con­trol to­tal de sus vi­das, es­ta­ble­cen agen­das pro­pias, ad­quie­ren ha­bi­li­da­des y así au­men­tan su au­to­es­ti­ma, so­lu­cio­nan pro­ble­mas y desa­rro­llan la au­to­ges­tión.

To­do es­to no pa­ra ser más que los hom­bres. El verdadero fe­mi­nis­mo no se tra­ta de ser más que na­die, se tra­ta de que to­dos po­da­mos go­zar de los de­re­chos, pri­vi­le­gios, pe­ro tam­bién res­pon­sa­bi­li­da­des.

En el ca­mino de es­ta lu­cha, que lle­va ya si­glos, el hom­bre jue­ga un pa­pel pre­pon­de­ran­te. El se­xo mas­cu­lino no es el enemi­go. Phum­zi­le Mlam­bo-Ng­cu­ka, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de ONU Mu­je­res, ha si­do en­fá­ti­ca al res­pec­to: en la lu­cha por la igual­dad de gé­ne­ro es in­dis­pen­sa­ble la par­ti­ci­pa­ción mas­cu­li­na. Si al­go pue­de con­tri­buir a ace­le­rar una ten­den­cia que no po­drá ser re­ver­ti­da, es eso: que los hom­bres, de cual­quier par­te y con­di­ción, se in­vo­lu­cren en es­ta lu­cha, y lo ha­gan por sus hi­jas, sus es­po­sas, sus ma­dres...

Fes­te­je­mos los avan­ces que he­mos lo­gra­do has­ta aquí en es­ta lu­cha, fes­te­je­mos lo que sig­ni­fi­ca pa­ra el mun­do que exis­tan las mu­je­res, pe­ro no ol­vi­de­mos de dia­ria­men­te edu­car a los que te­ne­mos a nues­tro al­re­de­dor acer­ca de la im­por­tan­cia que tie­ne el res­pe­tar la voz, la li­ber­tad, la dig­ni­dad y la hu­ma­ni­dad de hom­bres y mu­je­res, ni­ños y ni­ñas, ado­les­cen­tes y per­so­nas ma­yo­res.■

“NO DE­SEO QUE LAS MU­JE­RES TEN­GAN PO­DER SO­BRE LOS HOM­BRES, SINO SO­BRE SÍ MIS­MAS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.