Re­por­ta­je

Metabolismo len­to

Mujer (Panama) - - Index -

To­dos te­ne­mos ami­gos que lle­van un es­ti­lo de vi­da de bue­na ali­men­ta­ción y ejer­ci­cios, al­gu­nos de ellos con re­sul­ta­dos in­creí­bles y otros con re­sul­ta­dos que tar­dan en lle­gar. Por más que sue­ne te­rri­ble, hay a quie­nes les cues­ta ba­jar o su­bir de pe­so por cul­pa de su metabolismo.

El metabolismo es el con­jun­to de reac­cio­nes quí­mi­cas que per­mi­te con­ver­tir los ali­men­tos en la ener­gía que ne­ce­si­ta­mos pa­ra nues­tro ru­ti­na dia­ria. Nues­tro or­ga­nis­mo fun­cio­na en un cons­tan­te y de­li­ca­do ba­lan­ce en­tre pro­duc­ción y ad­mi­nis­tra­ción de ener­gía.

Se­gún la nu­tri­cio­nis­ta Sara Sal­da­rria­ga, de My Cli­nic, en Con­da­do del Rey, la can­ti­dad de ca­lo­rías que una per­so­na de­be con­su­mir de­pen­de­rá de va­rios fac­to­res, pe­ro los más re­le­van­tes son: ran­go de edad, es­ta­tu­ra, pe­so, ni­vel de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y si tie­ne en­fer­me­dad que in­ter­fie­ra con su ac­ti­vi­dad fí­si­ca o ali­men­ta­ción. “En ge­ne­ral, una mu­jer de­be con­su­mir en­tre 1,600 y 1,800 ca­lo­rías, y un hom­bre, en­tre 1,800 y 2,000 ca­lo­rías. Es­ta di­fe­ren­cia en­tre se­xos se de­be a que un hom­bre ne­ce­si­ta más ca­lo­rías por su ma­sa mus­cu­lar y por su al­tu­ra”, co­men­tó la nu­tri­cio­nis­ta.

Cuan­do de me­ta­bo­lis­mos se ha­bla, tam­bién se trae a la me­sa la glán­du­la ti­roi­dea, que es un ór­gano que se­cre­ta hor­mo­nas que se en­car­gan de con­tro­lar el metabolismo, ya sea len­to o rá­pi­do. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les se re­la­cio­na con un metabolismo óp­ti­mo, pe­ro de­pen­dien­do de las afec­cio­nes de la per­so­na. La úni­ca for­ma de con­tra­rres­tar su efec­to es con me­di­ca­ción.

Ca­da per­so­na tie­ne or­ga­nis­mos y ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes, pe­ro es muy co­mún es­cu­char más ca­sos so­bre metabolismo len­to. “Pue­den ser por va­rian­tes ge­né­ti­cas y va­rian­tes am­bien­ta­les, es­ta úl­ti­ma tie­ne que ver con el es­ti­lo de vi­da de la per­so­na. El metabolismo len­to tam­bién se de­be a la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ho­ras de sue­ño, es­trés y el he­cho de sal­tar­se las co­mi­das, es­to des­en­ca­de­na un des­or­den hor­mo­nal que afec­ta el metabolismo len­to y se tra­du­ce a que se gas­te me­nos ca­lo­rías”, nos co­men­tó la nu­tri­cio­nis­ta Sara.

La ma­yo­ría de las per­so­nas

pue­den pa­de­cer de metabolismo len­to son los adul­tos, ya que tie­nen me­nos ma­sa mus­cu­lar. Pa­ra que una per­so­na que­me ca­lo­rías de­be te­ner más ma­sa mus­cu­lar, es por eso que a las per­so­nas que bus­can per­der pe­so les su­gie­ren die­tas ba­jas en ca­lo­rías, pe­ro al­ta en pro­teí­nas.

El metabolismo len­to, y el más te­mi­do por to­dos, es el que afec­ta más. Por ello con­ver­sa­mos con dos chi­cas de dis­tin­tas eda­des y ru­ti­nas pa­ra que nos con­ta­ran su ex­pe­rien­cia en la pér­di­da de pe­so.

Lui­sa, de 33 años, tie­ne una ru­ti­na de tra­ba­jo que le im­pe­día co­mer a las ho­ras ade­cua­das y po­der ha­cer ejer­ci­cio con re­gu­la­ri­dad. “Bá­si­ca­men­te mi tra­ba­jo de ocho ho­ras es de­trás de un es­cri­to­rio. Soy com­mu­nity ma­na­ger lo que no per­mi­te ser muy ac­ti­va. De­bo es­tar cons­tan­te­men­te de­trás de una pan­ta­lla y, por su­pues­to, co­mía cual­quier co­sa”. Cuan­do de­ci­dió per­der al­gu­nas li­bras se le hi­zo im­po­si­ble, que pen­sa­ba que co­mien­do en­sa­la­das lo re­sol­ve­ría, pe­ro tu­vo que vi­si­tar un nu­tri­cio­nis­ta pa­ra que le cam­bia­ra la ali­men­ta­ción y po­der des­per­tar su metabolismo.

El doc­tor Geor­ge Black­burn, quien fue una emi­nen­cia en in­ves­ti­ga­cio­nes de nu­tri­ción y obe­si­dad, reali­zó una se­rie de es­tu­dios so­bre el metabolismo y la edad.

El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que, pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, la ta­sa me­ta­bó­li­ca es­tá en su pun­to más al­to a los 27 años y lue­go co­mien­za a des­cen­der, tres por cien­to ca­da cin­co años. Es­to quie­re de­cir que, en­tre los 27 y los 47, la ta­sa me­ta­bó­li­ca pue­de des­cen­der has­ta en un 12 por cien­to. Esa ba­ja sig­ni­fi­ca que el cuer­po ne­ce­si­ta me­nos ener­gía pa­ra fun­cio­nar. Por

LA IN­GES­TA DE TÉ NO ES NIN­GU­NA LE­YEN­DA, SI TOMAS DOS TA­ZAS DE TÉ VER­DE AL DÍA QUEMARÁS 50 CA­LO­RÍAS. AUN­QUE TE PA­REZ­CA PO­CO, ESO EQUI­VA­LE A UNA PÉR­DI­DA DE 4.5 LI­BRAS AL AÑO.

ejem­plo, si a los 27 se ne­ce­si­tan 1,800 ca­lo­rías dia­rias, a los 37 so­lo ne­ce­si­ta 1,692. Si la per­so­na con­ti­núa co­mien­do las mis­mas 1,800 ca­lo­rías dia­rias, esas 108 ca­lo­rías de más van a trans­for­mar­se en li­bras. En 33 días, las 108 ca­lo­rías se­rán ya una li­bra más de gra­sa cor­po­ral. Pe­ro lue­go de un año, se ha­brán con­ver­ti­do en ¡11 li­bras más!

Mien­tras que Ca­ro­li­na, con 26 años, cam­bian­do al­gu­nos há­bi­tos vio re­sul­ta­dos más rá­pi­dos que ella. Evi­den­te­men­te, sus ru­ti­nas son dis­tin­tas, por lo que sus cuer­pos reac­cio­na­ron dis­tin­to. “Ten­go un

pro­ble­ma en la co­lum­na por lo que me man­ten­go ha­cien­do ejer­ci­cio, no ne­ce­sa­ria­men­te co­mo bien. Y creo que por eso no subo de pe­so sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, pe­ro úl­ti­ma­men­te he de­ja­do de com­prar co­mi­da en la ca­lle, y con mi ru­ti­na de ejer­ci­cios, he no­ta­do un cam­bio en lo que va del año”, di­jo or­gu­llo­sa de sus 10 li­bras que ha per­di­do en tres me­ses.

¿Se pue­de des­per­tar el metabolismo?

Sí, es po­si­ble, pe­ro ne­ce­si­tas ha­cer al­gu­nos ajus­tes en tu ali­men­ta­ción y ru­ti­na de ejer­ci­cios. Por eso con­sul­ta­mos a ex­per­tos pa­ra que nos die­ran sus con­se­jos:

- Zai­da Bet­han­curt, due­ña de Lap­so Stu­dio: “Co­mer ba­lan­cea­do y en­tre­nar pe­sa­do”. - Gisela Ruiz, en­tre­na­do­ra per­so­nal: “Prin­ci­pal­men­te se de­ben ha­cer de 5 a 6 co­mi­das pe­que­ñas pa­ra que el metabolismo se man­ten­ga tra­ba­jan­do, y no ten­ga que es­pe­rar mu­cho en­tre una co­mi­da y otra. El cuer­po es una má­qui­na per­fec­ta que se ade­cua a la fal­ta de nu­trien­tes y au­to­má­ti­ca­men­te se ha­ce más len­to pa­ra pre­ve­nir una au­sen­cia”. Y re­co­men­dó al­gu­nos ali­men­tos co­mo: la pi­mien­ta y la ca­ne­la.

- Ma­ría Isa­bel García, en­tre­na­do­ra y pro­fe­sio­nal en Cien­cia del de­por­te, nos re­co­mien­da, de igual for­ma, co­mer de 6 a 7 ve­ces al día y rea­li­zar ejer­ci­cios de ba­ja intensidad no me­nos de 40 mi­nu­tos. En otra eta­pa cuan­do la per­so­na ha per­di­do pe­so, pue­de com­bi­nar los ejer­ci­cios de cir­cui­tos un po­co más in­ten­sos.

GINA PRESTÁN gina.pres­tan@epa­sa.com @Gi­naP­res­tan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.