Ho­gar

Mascotas fe­li­ces

Mujer (Panama) - - Index - MACARENA BA­CHOR macarena.ba­chor@epa­sa.com @ma­qui­ba­chior

5 re­glas de oro que de­bes cum­plir si has de­ci­di­do te­ner a tu com­pa­ñe­ro fiel, sea ga­to o pe­rro, en un apar­ta­men­to.

Pen­sar te­ner un pe­rro o al­gu­na mas­co­ta en un apar­ta­men­to pue­de que pa­ra mu­chos sea al­go cruel, pe­ro la ver­dad es que, por di­fe­ren­tes ca­sos, hay mu­chos ho­ga­res don­de se de­be con­vi­vir con es­ta reali­dad. Por eso, hoy da­re­mos al­gu­nas re­glas de oro pa­ra que tu mas­co­ta pue­da adap­tar­se a es­te es­ti­lo de vi­da lo me­jor po­si­ble.

Sé rea­lis­ta

Hay al­gu­nas ra­zas y tem­pe­ra­men­tos de mascotas que no son bien adap­ta­dos a la vi­da del apar­ta­men­to. Los pe­rros que son de muy al­ta ener­gía, por ejem­plo, co­mo un la­bra­dor, real­men­te no pue­den es­tar li­mi­ta­dos a un pe­que­ño es­pa­cio. A me­nu­do la frus­tra­ción de es­tar en­ce­rra­do y abu­rri­do se tra­du­ce en com­por­ta­mien­tos des­truc­ti­vos co­mo mas­ti­car. Por eso es me­jor to­mar una de­ci­sión sa­bia si tu mas­co­ta en­tra den­tro de es­ta des­crip­ción.

De­dí­ca­le tiem­po to­dos los días

No es op­cio­nal. Es­ta es una de las con­si­de­ra­cio­nes que de­bes te­ner en cuen­ta an­tes de to­mar una de­ci­sión. Una mas­co­ta que vi­ve en apar­ta­men­to, más si ha­bla­mos de un pe­rro, ne­ce­si­ta­rá tiem­po fue­ra de él. Ca­mi­na­tas. Ase­gú­ra­te de re­ser­var tiem­po pa­ra la ac­ti­vi­dad to­dos los días, y re­co­no­cer que los pa­seos de correa se­rán par­te de tu ru­ti­na dia­ria de aho­ra en más.

Man­tén una ru­ti­na

Mu­chas mascotas ne­ce­si­tan de una ru­ti­na cons­tan­te, más si no tendrán de­ma­sia­do es­pa­cio pa­ra su dis­ten­sión. Tra­ta de sa­car a tu mas­co­ta to­dos los días en el mis­mo ran­go ho­ra­rio, y de igual ma­ne­ra, es­ta­ble­ce un ho­ra­rio pa­ra su co­mi­da. De es­ta ma­ne­ra su cuer­po co­men­za­rá a pro­ce­sar los ali­men­tos al­re­de­dor de su ho­ra­rio y él es­ta­rá lis­to pa­ra ir al ba­ño cuan­do lo sa­cas.

La adap­ta­ción pue­de to­mar tiem­po

Los apar­ta­men­tos pue­den ser rui­do­sos. A me­nu­do se en­cuen­tran en las zo­nas ur­ba­nas con trá­fi­co, bi­ci­cle­tas y otros ani­ma­les. No asu­mas que tu mas­co­ta se sen­ti­rá có­mo­da con to­das es­tas co­sas nue­vas. Pue­de que ten­gas que pre­sen­tar­le es­tos cam­bios ur­ba­nos len­ta­men­te y de una ma­ne­ra se­gu­ra y tran­qui­la pa­ra que ella se sien­ta có­mo­da.

En­tre­na­mien­to

Un pe­rro que la­dra cons­tan­te­men­te no se­rá re­ci­bi­do fa­vo­ra­ble­men­te en un am­bien­te de apar­ta­men­to. Con­sul­ta con tu ve­te­ri­na­rio so­bre el en­tre­na­mien­to de com­por­ta­mien­to si tu pe­rro la­dra mu­chí­si­mo.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.