Per­so­na­je

Ja­vier Saiach

Mujer (Panama) - - Index - AGUSTINA BA­JAS Y MACARENA BA­CHOR re­vis­ta­mu­jer@epa­sa.com

¿Có­mo lle­gas­te al mun­do del di­se­ño de mo­da?

Me tras­la­dé a Pa­ra­guay de chi­co, allí vi­vía mi pa­dre. Co­men­cé a ha­cer ar­qui­tec­tu­ra, com­ple­men­ta­do a eso me ha­bían con­tra­ta­do pa­ra ha­cer un tra­ba­jo de de­co­ra­ción, gano el pre­mio a me­jor even­to pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra un pro­duc­to de la mar­ca Dior. Des­pués tra­ba­jé pa­ra la mar­ca Gi­venchy, y a par­tir de eso co­men­cé a re­ci­bir ten­ta­cio­nes pa­ra tra­ba­jar con dis­tin­tas mar­cas has­ta que lle­gó una que me se­du­jo y tu­ve mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia di­se­ñan­do, fue ha­cien­do jeans y pren­das de “prêt à por­ter” y le su­ma­ba pe­dre­ría, pin­tu­ras a mano, de­ta­lles de pie­les. Allí co­men­zó un ca­mino que real­men­te fue in­creí­ble. Al año y me­dio es­ta­ba vis­tien­do a una de las ce­le­bri­da­des más im­por­tan­tes de Ar­gen­ti­na, Ara­ce­li Gon­zá­lez. A par­tir de ahí, no pa­ré.

¿Có­mo fue el pro­ce­so de tra­ba­jar pa­ra una mar­ca a co­men­zar la tu­ya pro­pia?

Ese año en el que to­do ocu­rrió rá­pi­do co­men­cé a via­jar mu­cho por tra­ba­jo, lle­gó un mo­men­to en el que di­je “bas­ta”, ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de po­ner­nos las pi­las en el tra­ba­jo en sí y co­men­zar a en­fo­car­me pa­ra te­ner una tien­da, y así fue co­mo lle­gué a es­tar en uno de los pri­me­ros lu­ga­res de Asun­ción, Pa­ra­guay, y a par­tir de eso, mi co­ra­zón em­pe­zó a pe­dir­me un po­qui­to más de lo que ya ha­bía al­can­za­do, y de­ci­dí vol­ver a Ar­gen­ti­na, a los dos me­ses tu­ve mi pri­me­ra pá­gi­na Vo­gue. Y lle­vó prác­ti­ca­men­te 18 años de lle­var mi pro­pia mar­ca.

¿Por qué ra­zón le acon­se­ja­rías a una mu­jer in­ver­tir en al­ta cos­tu­ra?

Por­que real­men­te es un mi­mo al al­ma. La mu­jer ves­ti­da de al­ta cos­tu­ra no se sien­te de la mis­ma ma­ne­ra que ves­ti­da de “prêt à por­ter”, por­que en la al­ta cos­tu­ra tie­nes un re­la­cio­na­mien­to y una ma­gia muy gran­de con el di­se­ña­dor. Bá­si­ca­men­te se te cons­tru­ye to­do pa­ra ti, y por­que es muy má­gi­co sen­tir­se úni­ca y sa­ber que una es la po­see­do­ra de una pren­da que so­la­men­te la tie­ne uno. Es to­tal­men­te al­go per­so­nal.

¿Có­mo de­fi­ni­rías tu es­ti­lo a la ho­ra de di­se­ñar?

Am­plia­men­te fe­me­nino, su­ge­ren­te y siem­pre con un to­que de “sexy”.

¿Quie­nes son tus referentes en el mun­do de la mo­da?

Me en­can­ta el an­ti­guo Va­len­tino, me gus­tan al­gu­nas co­sas de Er­dem, Ca­va­lli en al­gu­nas co­sas y Dol­ce & Gab­ba­na en otras.

Hu­bo mu­chas ce­le­bri­da­des ar­gen­ti­nas que te con­fia­ron el di­se­ño de sus ves­ti­dos de no­via, ¿qué con­se­jo le da­rías a una mu­jer que es­tá en esa bús­que­da?

Lo pri­me­ro es que sea fiel a sí mis­ma, que no se dis­fra­ce de no­via por­que to­das las mu­je­res cuan­do lle­gan por pri­me­ra vez a lo del di­se­ña­dor quie­ren es­tar dis­fra­za­das, qué quie­ro de­cir con es­to, ven en Pin­te­rest o en al­gu­nos lu­ga­res que usan el guan­te, el to­ca­do, el ve­lo, los aros... quie­ren to­do. Y mu­chas ve­ces di­go que to­do no es pa­ra to­das. La no­via tie­ne que es­tar muy cui­da­da y de eso se tra­ta un po­co lo que ocu­rre cuan­do al­guien vie­ne a mi es­tu­dio, por ejem­plo.

Si tu­vie­ras que ves­tir a una mu­jer en el mun­do, ¿quién se­ría y por qué?

A la je­que­sa de Ca­tar, sin du­da. Por­que me pa­re­ce una mu­jer con una edad ma­du­ra, creo que tie­ne un po­co más de 60, a pe­sar de es­tar to­tal­men­te ta­pa­da si­gue sien­do “sexy”, y me pa­re­ce que de­mos­tró al mun­do que lo “sexy” no es la ro­pa, sino la ac­ti­tud.

¿Cuál es tu opi­nión con res­pec­to a la ten­den­cia ‘fast fas­hion’?

Bá­si­ca­men­te, te­ne­mos una cons­truc­ción y una de­cons­truc­ción de ca­da co­sa que ha­ce­mos. O sea, a no­so­tros nos en­can­ta to­do lo que se ela­bo­ra rá­pi­do y que es ca­si el “ready to wear” des­car­ta­ble, sé ad­mi­rar­lo y me en­can­ta co­mo tem­po­ra­da, pe­ro no­so­tros no ha­ce­mos ro­pa de esa ma­ne­ra, sino atem­po­ral. Me pa­re­ce que es vá­li­do pa­ra ga­nar mu­cho di­ne­ro, pe­ro no pa­ra un “pla­card”, na­die guar­da ese ti­po de ro­pa pa­ra to­da la vi­da.■

EL DI­SE­ÑA­DOR ARGENTINOPARAGUAYO

LLE­GÓ AL ISTMO PA­RA COM­PAR­TIR SU AR­TE, DI­SE­ÑOS METICULOSOS Y EXCEPCIONALES

PA­RA ENGRANDECER

AL SE­XO FE­ME­NINO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.