HABLEMOS DE CABALLEROS

Mujer (Panama) - - Editorial -

Sí, hablemos un ra­to de caballeros, es­tos se­res con los que, en oca­sio­nes, no po­de­mos vi­vir, pe­ro sin ellos se­ría ca­si im­po­si­ble. Quie­ro acla­rar que es­toy fe­liz­men­te ca­sa­da, ma­dre de 2 hom­bres (19-17) y es in­creí­ble y fas­ci­nan­te co­mo en oca­sio­nes es­tos pe­que­ños caballeros ven la vi­da tan di­fe­ren­te des­de chi­cos a co­mo lo ve­ría­mos no­so­tras las mu­je­res. Es­tas lí­neas no se tra­tan de una gue­rra de se­xos, to­do lo con­tra­rio, y lo di­go con ba­ses por­que cre­cí en­tre 5 her­ma­nas mu­je­res. En oca­sio­nes, sien­to que mi mi­sión en la vi­da es ex­clu­si­va­men­te ha­cer de mis 2 hi­jos chi­cos de bien, con va­lo­res y prin­ci­pios, de ba­ses só­li­das pa­ra que pue­dan ser ex­ce­len­tes com­pa­ñe­ros, pa­dres y es­po­sos el día de mañana, pe­ro es­tas lí­neas tam­po­co se tra­tan de mis hi­jos, se tra­tan de es­tos caballeros que a ve­ces nos sor­pren­den, otras ve­ces nos dis­gus­tan, y mu­chas ve­ces nos enamo­ran y nos cues­ta com­pren­der sus respuestas, com­por­ta­mien­to y ac­ti­tu­des.

Pa­ra po­der en­ten­der, quie­ro ci­tar las pa­la­bras del re­co­no­ci­do John Gray, con su guía prác­ti­ca “Los hom­bres son de Mar­te y las mu­je­res de Ve­nus”, en la que ex­pli­ca a la per­fec­ción lo di­fe­ren­te que so­mos con vi­ven­cias reales y có­mo re­sol­ver con­flic­tos. “Sin el co­no­ci­mien­to de sus di­fe­ren­cias, los hom­bres y las mu­je­res se en­fren­tan unos a otros y, en ge­ne­ral, nos sen­ti­mos frus­tra­dos o enoja­dos con el se­xo opues­to por­que he­mos ol­vi­da­do esa ver­dad im­por­tan­te, ya que es­pe­ra­mos que el se­xo opues­to sea más co­mo no­so­tros. De­sea­mos que quie­ran lo que que­re­mos y sientan lo que sen­ti­mos”. Es­ta ac­ti­tud nos dis­po­ne a sen­tir­nos de­cep­cio­na­dos una y

“NO ES LA CAR­NE Y LA SAN­GRE, SINO EL CO­RA­ZÓN, LO QUE NOS HA­CE PA­DRES E HI­JOS”.

otra vez y nos im­pi­de to­mar el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra co­mu­ni­car en for­ma afec­tuo­sa cuá­les son nues­tras di­fe­ren­cias.

Por eso, chi­cas, to­men el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra dia­lo­gar con sus pa­re­jas, co­mu­ni­car­les lo que sien­ten y lo que les gus­ta, ya que al fi­nal del día, de eso se tra­ta, del po­der com­par­tir tu vi­da en pa­re­ja pa­ra cre­cer y ma­du­rar jun­tos y sa­ber cuán­do ce­der, ya que por más que en oca­sio­nes ellos nos dis­gus­ten, se­ría ca­si im­po­si­ble vi­vir sin ellos...

A to­dos esos pa­dres de fa­mi­lia, de san­gre o de co­ra­zón, ¡fe­liz día!■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.