UN HOM­BRE A LA MO­DA

Mujer (Panama) - - Entre Bambalinas -

No sue­lo ha­blar mu­cho de las ten­den­cias de hom­bre por va­rios mo­ti­vos, el pri­me­ro por­que sin­ce­ra­men­te es mu­cho más di­ver­ti­da la mo­da de mu­jer que la de hom­bre y quie­nes ten­gan hi­jos lo sa­ben per­fec­ta­men­te, no se pue­de com­pa­rar la va­rie­dad a la ho­ra de com­prar pa­ra una ni­ña que a la ho­ra de ves­tir a un ni­ño.

Y es­to no es por­que no ha­ya ten­den­cias mas­cu­li­nas o por­que no sean in­tere­san­tes, pe­ro sí es cier­to que to­da­vía vi­vi­mos en so­cie­da­des don­de los pa­rá­me­tros so­cia­les no per­mi­ten mu­cho a los hom­bres sa­lir­se de la lí­nea, y los que se sa­len son rá­pi­da­men­te til­da­dos de es­to o aque­llo. Pe­ro en es­ta oca­sión voy a con­tar­les un par de ten­den­cias mas­cu­li­nas que son fá­cil­men­te apli­ca­bles ca­si a la mo­da dia­ria de ca­da hom­bre.

En pri­mer lu­gar em­pe­za­re­mos con los co­lo­res, el hom­bre sa­le de los co­lo­res tie­rra clá­si­cos y pue­de in­cor­po­rar co­lo­res más vi­vos, es­pe­cial­men­te el ama­ri­llo. No ha­ce fal­ta que se vis­tan de ama­ri­llo de los pies a la ca­be­za si no que­re­mos pa­re­cer­nos al “po­lli­to ama­ri­llo”, pe­ro pue­den po­ner­le al­gún to­que de co­lor a su “look”.

Otra ten­den­cia fá­cil­men­te apli­ca­ble son los “prints”. El ca­mu­fla­je y los flo­ra­les tie­nen la mis­ma fuer­za en hom­bres que lo tie­nen en las ten­den­cias fe­me­ni­nas, así que pue­den usar­lo con ple­na se­gu­ri­dad, si no se atre­ven a usar­lo en su día a día, o a mez­clar­lo con sus “looks” pa­ra la vi­da co­ti­dia­na, llé­ven­lo en si­tua­cio­nes más de fin de se­ma­na, en mo­men­tos más ca­sua­les y dis­ten­di­dos y, so­bre to­do, no los mez­clen en­tre sí. No siem­pre más es más... mu­chas ve­ces más es me­nos.

Pa­ra los hom­bres se acor­tan los pan­ta­lo­nes y se es­tre­chan en la par­te de aba­jo, pe­ro ¡ojo! No es­ta­mos ha­blan­do de los “skin­nies”. Es­ta­mos so­lo di­cien­do que se es­tre­chan un po­co, o sea que el pan­ta­lón de tra­je ya no se­rá rec­to y an­cho has­ta la al­tu­ra del ta­cón por en­ci­ma del za­pa­to, sino que pa­ra los que quie­ran es­tar más a la mo­da, los pan­ta­lo­nes se­rán cor­tos a la al­tu­ra del to­bi­llo, jus­to has­ta don­de em­pie­za el za­pa­to, y se­rán un po­co mas es­tre­chos.

En­tre los ac­ce­so­rios que más va­mos a ver en­tre los hom­bres es­tá la mo­chi­la. La mo­chi­la se con­vier­te en el bol­so de los hom­bres, se­rá un in­dis­pen­sa­ble, en to­do ti­po de “look” ya sea pa­ra ir a la ofi­ci­na o pa­ra sa­lir al ci­ne, el hom­bre lle­va­rá su mo­chi­la al hom­bro.

Y en cues­tión de za­pa­tos lo más des­ta­ca­do se­rán las san­da­lias de cue­ro. Los más osa­dos las lle­va­rán con me­dias y par­te de su “look” cor­po­ra­ti­vo, y los más con­ven­cio­na­les las usa­rán en sus “looks” más ca­sua­les, pe­ro co­mo sea, las san­da­lias en los hom­bres con o sin cal­ce­ti­nes se ve­rán por to­dos la­dos.

Si van a atre­ver­se a la com­bi­na­ción san­da­lia con me­dia, por fa­vor ten­gan en cuen­ta que la me­dia es tan­to o más im­por­tan­te que la san­da­lia, así que no pue­den usar esa me­dia des­trui­da que tie­nen en el ca­jón que usan pa­ra to­do, tam­po­co pue­den usar me­dias de de­por­te, tie­nen que bus­car una me­dia que no sea de tra­je ni de de­por­te, son me­dias ca­sua­les, de al­go­dón, que ten­gan al­gún in­te­rés par­ti­cu­lar, ya que po­dría­mos de­cir que en el mo­men­to en que la com­bi­nan con una san­da­lia, la me­dia pa­sa a ser par­te in­te­gran­te de la san­da­lia.

Así que, ya sa­béis, es­tas son al­gu­nas de las ten­den­cias que fá­cil­men­te se pue­den in­cor­po­rar en los “looks” mas­cu­li­nos pa­ra es­tar a la mo­da sin ra­yar en lo ex­tra­va­gan­te.■

OLGA RECIO @olga.recio

Di­se­ña­do­ra, em­pre­sa­ria, con­sul­to­ra, ma­má y so­bre to­do mu­jer. Ciu­da­da­na del mun­do, aman­te del ar­te y de la cul­tu­ra. "Vis­te vul­gar y so­lo ve­rán el ves­ti­do, vis­te ele­gan­te y

ve­rán a la mu­jer".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.