JU­VEN­TUD Y CRUEL­DAD: MEZ­CLA PE­LI­GRO­SA

Mujer (Panama) - - Consultorio -

Ha­ce dos se­ma­nas, tu­vi­mos una se­rie de acon­te­ci­mien­tos muy violentos en nues­tro país: ase­si­na­to, robos en pleno día, in­ten­to de secuestro has­ta un video vi­ral en el que un ga­to es ma­ta­do por unos jó­ve­nes con ex­pli­ca­cio­nes muy preo­cu­pan­tes. Mu­chos en las re­des ge­ne­ra­ron una crí­ti­ca muy fuer­te por ha­ber­le da­do tan­ta im­por­tan­cia al ac­to de cruel­dad con­tra el ani­mal, pe­ro es­te “me­ro” ac­to es una se­ñal de alar­ma de un pro­ble­ma ma­yor: el ini­cio de mu­chas más con­duc­tas vio­len­tas en el fu­tu­ro. In­clu­so, aun­que to­dos los even­tos men­cio­na­dos an­te­rior­men­te pa­re­cen ser ais­la­dos, exis­ten po­si­bles si­mi­li­tu­des: 1) Los im­pli­ca­dos pue­den ha­ber desa­rro­lla­do des­de la in­fan­cia un trastorno de la con­duc­ta 2) En los adul­tos pue­de evo­lu­cio­nar en un trastorno de per­so­na­li­dad an­ti­so­cial.

So­le­mos cul­par de to­do es­to a la fal­ta de edu­ca­ción, lo cual no es fal­so, pe­ro exis­ten otros as­pec­tos in­flu­yen­tes en es­tas con­duc­tas y co­no­cién­do­las se pue­de dar la de­tec­ción tem­pra­na de es­tas con­duc­tas an­ti­so­cia­les y de­lic­ti­vas en los ni­ños an­tes que sea de­ma­sia­do tar­de y po­der rea­li­zar un ar­duo tra­ba­jo psi­co­ló­gi­co.

El trastorno de la con­duc­ta es un diag­nós­ti­co com­ple­jo, pe­ro es­tas sue­len ser las se­ña­les de aler­ta: com­por­ta­mien­to re­pe­ti­ti­vo y per­sis­ten­te de no res­pe­tar los de­re­chos de los de­más, agre­sión a per­so­nas o ani­ma­les, des­truc­ción de la pro­pie­dad, men­ti­ras fre­cuen­tes, ro­bo, e in­cum­pli­mien­to gra­ve de las nor­mas. Tam­bién se de­tec­ta una fal­ta gran­de de em­pa­tía y en oca­sio­nes pi­ro­ma­nía. Es­tos tras­tor­nos son más co­mu­nes en los va­ro­nes y pue­den ini­ciar des­de la in­fan­cia o en la ado­les­cen­cia.

Se ha mos­tra­do que los ni­ños que re­ci­ben una crian­za ex­tre­mis­ta --co­mo lo son los pa­dres ex­ce­si­va­men­te rí­gi­dos, que cas­ti­gan fí­si­ca­men­te y ver­bal­men­te, o por to­do lo con­tra­rio, que son de­ma­sia­do per­mi­si­vos, sin mos­trar nin­gu­na con­se­cuen­cia-- son más pro­pen­sos a mos­trar es­tas con­duc­tas. A es­to se aña­de, cre­cer con pro­ble­mas so­cio­eco­nó­mi­cos, au­sen­cia de ape­go, ca­ren­cia de va­lo­res, ha­ber si­do abu­sa­do, ha­ber vis­to otros mal­tra­tar o tor­tu­rar, y no ha­ber apren­di­do a ma­ne­jar emo­cio­nes (en es­pe­cial la ira) o im­pul­sos, en­tre otros fac­to­res.

Si no se co­rri­ge a tiem­po es­to, po­si­ble­men­te pue­de con­ver­tir­se en un trastorno de la per­so­na­li­dad an­ti­so­cial en la adul­tez. De es­te trastorno se sue­len uti­li­zar po­pu­lar­men­te los tér­mi­nos “so­ció­pa­ta” y “psi­có­pa­ta”. El so­ció­pa­ta sue­le na­cer con un tem­pe­ra­men­to nor­mal que lue­go cam­bia por la ca­ren­cia afec­ti­va y moral y ca­si siem­pre ac­túa por im­pul­so a di­fe­ren­cia del psi­có­pa­ta, que se ob­ser­van al­te­ra­cio­nes en la fun­ción ce­re­bral des­de tem­prano y sue­le pla­ni­fi­car mi­nu­cio­sa­men­te sus ac­tos de vio­len­cia. Son mu­chas más las di­fe­ren­cias.

Lo que no se res­ca­ta en la in­fan­cia pue­de es­ta­ble­cer­se en for­ma de per­so­na­li­dad en la adul­tez, en la que no hay con­cien­cia de las nor­mas, se ac­túa sin pen­sar en las con­se­cuen­cias, y hay fal­ta de re­mor­di­mien­to. Es­tos in­di­vi­duos ni si­quie­ra logran ver que es­tán co­me­tien­do un de­li­to o ha­cien­do al­go mal has­ta que otra per­so­na se los se­ña­le. Es por es­to por lo que más que nun­ca de­be­mos pres­tar­les más aten­ción a es­tos ac­tos de cruel­dad o a las de­más con­duc­tas men­cio­na­das, ya que si no son de­tec­ta­das a tiem­po, con un par de años más, nin­gu­na co­rrec­ción y ma­las in­fluen­cias, pue­den ter­mi­nar sien­do los nue­vos de­lin­cuen­tes de nues­tro país, es­ta vez no con cruel­dad ani­mal, sino con un ar­ma en la mano y de­ci­sio­nes im­pul­si­vas.■

Psi­có­lo­ga y Te­ra­peu­ta Fa­mi­liar, de Pa­re­jas e In­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to, el amor pro­pio y el

bie­nes­tar in­te­gral, to­dos po­de­mos al­can­zar nues­tro má­xi­mo po­ten­cial.

MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­rio@epa­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.