SO­BRE LAS RE­DES Y EL ODIO

Mujer (Panama) - - Actualidad - DEBBIE KUZNIECKY pro­duc­cion@pa­na­mas­treetsty­le.com @De­bKuz

Usual­men­te no es­cri­bo mi opi­nión, no es­cri­bo so­bre mis sen­ti­mien­tos ni me gus­ta ha­blar so­bre mí mis­ma. Hay co­sas más im­por­tan­tes que mi pro­pia his­to­ria. Y creo que es­te te­ma, aún sien­do de opi­nión per­so­nal, se des­ta­ca co­mo una de ellas. Re­cuer­do la pri­me­ra vez que ha­blé so­bre el te­ma de la bur­bu­ja de las re­des so­cia­les, en es­pe­cial en­fo­ca­do a lo re­la­cio­na­do con los “blog­gers” e “in­fluen­cers” ha­ce ya dos años, so­bre có­mo se ha­bía mo­di­fi­ca­do una in­dus­tria de co­no­ci­mien­to y ac­ce­so di­rec­to, a un mun­do va­cío lleno de su­pues­tos ex­per­tos y mu­chas men­ti­ras su­pues­tas a ser verdades. Iró­ni­co, lo sé, vi­nien­do de al­guien con unos ini­cios co­mo los míos. Pe­ro quie­ro pen­sar que ven­go de la ge­ne­ra­ción preo­cu­pa­da, co­mo yo que me in­quie­té por es­tu­diar al­go re­la­cio­na­do con la mo­da una vez em­pe­cé con el blog por­que te­nía mie­do que al­guien cues­tio­na­ra mis cre­den­cia­les, cu­rio­so ¿no? Ya ese no es el mun­do don­de vi­vi­mos.

La reali­dad es que las re­des so­cia­les se han vuel­to pe­li­gro­sas, no so­lo por­que se han con­ver­ti­do en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vo sin las res­pon­sa­bi­li­da­des del mis­mo, sino que se han trans­for­ma­do en una he­rra­mien­ta di­rec­ta de in­for­ma­ción no cu­ra­da y so­bre to­do mu­cho odio, y de es­to se tra­ta es­ta co­lum­na.

Ha­ce un par de se­ma­nas, tu­ve la ma­la ex­pe­rien­cia de vi­vir to­do aque­llo que me preo­cu­pa de las re­des. In­va­sión de pri­va­ci­dad por me­dios ma­si­vos, trans­for­ma­ción de la in­for­ma­ción a ma­ne­ra ama­ri­llis­ta y no in­ves­ti­ga­da y so­bre to­do la ca­pa­ci­dad del ser hu­mano de es­cu­dar­se de­trás de una pan­ta­lla y un te­cla­do pa­ra ex­pre­sar un odio in­des­crip­ti­ble. Es­ta­mos crean­do una ge­ne­ra­ción de co­bar­des y no po­de­mos per­mi­tir­lo. ¿Qué le da pie a una per­so­na que no te co­no­ce a in­sul­tar­te, desear­te el mal a ti y a tu fa­mi­lia, de es­cri­bir­te men­sa­jes di­rec­tos con pa­la­bras tan hi­rien­tes que te sa­can de con­tex­to por unos se­gun­dos? To­das esas co­sas sin de­cír­te­las a la ca­ra por­que sien­ten que a tra­vés de esa red so­cial tie­nen el de­re­cho, y eso es ex­tre­ma­da­men­te preo­cu­pan­te.

Es ver­dad que re­ci­bir to­do ti­po de men­sa­jes es nor­mal al ser fi­gu­ra pú­bli­ca y uno co­mo adul­to pen­san­te pue­de apren­der a no to­mar na­da de eso per­so­nal, pe­ro el pro­ble­ma real ra­di­ca en nues­tros jó­ve­nes que re­ci­ben es­te ti­po de “cy­ber bull­ying” to­dos los días co­mo nue­va ma­ne­ra de acoso. Ya ese acoso “nor­mal” de las es­cue­las no se que­da ahí, los si­gue a su es­pa­cio seguro del ho­gar en un ce­lu­lar, “ta­blet” o compu­tado­ra. Los ni­ños son crue­les y mu­cho más aún sin te­ner que de­cir­lo a la ca­ra. Un jo­ven en cre­ci­mien­to con su au­to­es­ti­ma en desa­rro­llo no pue­de re­ci­bir es­te ti­po de acoso cons­tan­te de sus com­pa­ñe­ros sin te­ner con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras. Es­ta es una reali­dad que se es­tá vi­vien­do mun­dial­men­te y de­be pa­rar.

Siem­pre tra­to de sa­car lo po­si­ti­vo de las ma­las ex­pe­rien­cias, y re­ci­bir esos in­sul­tos y men­sa­jes de odio me ayu­da­ron a abrir los ojos a una reali­dad en cons­tan­te cre­ci­mien­to. El nom­bre de es­ta co­lum­na es ‘Pty en Po­si­ti­vo’ y así de­be ter­mi­nar, con una mi­ra­da po­si­ti­va y pa­ra mí es abrien­do el de­ba­te a con­ver­tir el acoso ci­ber­né­ti­co a uno ile­gal y pe­na­li­za­do. Las pa­la­bras ha­bla­das se las lle­va el vien­to, las es­cri­tas no.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.